Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un satélite para descifrar los secretos del Sol

El satélite desplegará todos sus paneles. (Foto: http://www.hessi.ethz.ch)

HESSI es el nombre de un satélite suizo-estadounidense, cuya misión es investigar el origen de las explosiones solares.

Este 5 de febrero, poco antes de las 22 horas (hora suiza), despegó el cohete Pegasus de Cabo Cañaveral, Florida. Lleva el encargo de colocar en órbita el satélite HESSI, nacido de una colaboración entre el Instituto Paul Scherrer, la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, EPFZ, la NASA y la Universidad de Berkeley, en Florida.

Muchos científicos dejarán volar sus sueños con HESSI. El satélite analizará en los próximos tres años el espectro energético de las explosiones solares.

Reproducir el mecanismo de las explosiones

Se trata de estudiar las erupciones violentas que sacuden periódicamente la superficie del sol y envían al espacio chorros de partículas cargadas.

Después de varios años, los expertos tratan de reproducir el mecanismo responsable de tales explosiones, que liberan energía en el orden de mil millones de megatones y calientan los gases de la atmósfera solar hasta registrar incluso temperaturas de cien millones de grados.

Este fenómeno es también relacionado con la aparición de manchas solares, cuya densidad en la superficie solar es variable y llega a su punto máximo cada once años.

Las partículas emitidas por el sol, protones y electrones, se reúnen en los estratos superiores de la atmósfera terrestre. Al chocar éstas con los átomos que encuentran en su camino, emiten rayos X y rayos GAMMA.

Captar radiaciones

El trabajo del satélite HESSI será captar y analizar esas radiaciones, con la finalidad de obtener informaciones detalladas sobre la energía de las partículas.

Las imágenes del espectro energético de las partículas, transmitidas a la Tierra por satélite, serán accesibles a los científicos del mundo entero a través de la página en Internet de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich. Proporcionarán índices importantes acerca del origen y la dinámica de las explosiones.

La particularidad de esta misión está en la elevadísima resolución de los instrumentos utilizados, resolución superior a aquella de los telescopios lanzados en los últimos años.

HESSI, de 293 kilos de peso, es alimentado por dos paneles solares y ha sido construido en Estados Unidos. Los expertos del Instituto Paul Scherrer han realizado el telescopio y los aparatos ópticos. Mientras que el equipo de astrónomos y programadores de la Escuela Politécnica de Zúrich se encargó de crear el paquete informático (software) que permitirá elaborar y analizar las informaciones.

Maria Cristina Valsecchi


Enlaces

×