Navigation

“Los extranjeros deberían tener un ministro”

L'écrivain suisse à succès Lukas Bärfuss. Keystone

El escritor suizo, Lukas Bärfuss, lanzó una idea iconoclasta en forma previa a la elección este miércoles (20.09) del nuevo miembro del Gobierno suizo: Merced a que casi una tercera parte de la población en Suiza tiene pasaporte extranjero, uno de los siete ministros del Ejecutivo helvético debería ser extranjero.

Este contenido fue publicado el 19 septiembre 2017 - 14:29

Lukas Bärfuss es conocido por no tener pelos en la lengua cuando se trata de criticar a su país. Nadie ha olvidado ‘Die Schweiz ist des WahnsinnsEnlace externo’ (‘Suiza es la locura’), un ensayo publicado en un periódico alemán en el que arregló sus cuentas con Suiza justo antes de las elecciones parlamentarias de 2015.

Hoy, de nuevo el escritor da de qué hablar con una tesis explosiva.

Este miércoles, el Parlamento debe elegir a un nuevo consejero federal (ministro) para suceder a Didier Burkhalter, quien presentó su dimisión. El Consejo Federal (Gobierno) está integrado por siete miembros y uno de los reclamos es que la región suiza de habla italiana esté nuevamente representada.

En una entrevistaEnlace externo publicada en diversos diarios suizos de lengua alemana, Lukas Bärfuss declaró: “Es naturalmente legítimo que los ciudadanos del Tesino quieran un consejero federal. Pero antes de eso, en realidad, son los extranjeros quienes deberían tener uno”.

Lukas Bärfuss

El famoso escritor y dramaturgo suizo Lukas BärfussEnlace externo nació en Thun en 1971. Es autor de numerosas novelas y piezas de teatro en las que aborda temas actuales y perturbadores como el papel de la ayuda al desarrollo en el genocidio ruandés, el suicidio de su hermano, el acoso o la vida sexual de una joven con discapacidad mental - una pieza traducida a una docena de idiomas y adaptada al cine bajo el título ‘DoraEnlace externo o las neurosis sexuales de nuestros padres’. Bärfuss vive con su familia en Zúrich.

End of insertion

Una tercera parte de la población de Suiza es extranjera y por lo tanto nunca tendrá la oportunidad de acercarse a un puesto en el Consejo Federal. Según Bärfuss, es importante que toda la población esté representada en el Gobierno. “¿Por qué una persona que vive y trabaja aquí, envía a sus hijos a la escuela y paga impuestos no tienen voz en política?”, inquiere el escritor.

A la objeción de los periodistas, que señalan que la nacionalidad es una forma de lealtad, Bärfuss responde: “Está bien, pero nunca me han cuestionado sobre esa lealtad. Yo era suizo incluso antes de tener nombre”. La conexión con la sociedad es ciertamente esencial, pero no depende del pasaporte.

La petición de Lukas Bärfuss es bastante utópica: la Constitución Federal establece que solamente las ciudadanas y los ciudadanos suizos pueden ser elegidos para el Consejo Federal. En algunos cantones, los extranjeros tienen derecho a votar y a ser votadosEnlace externo en elecciones municipales y cantonales. A escala federal, sin embargo, la doble nacionalidad de dos candidatos al Gobierno generó polémica cuando la derecha nacionalista puso en tela de juicio su lealtad a Suiza. En otras palabras, un consejero federal extranjero es, en la Suiza de hoy, lisa y llanamente imposible desde un punto de vista político.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.