Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

V Centenario de la Reforma “Como Alicia en el país de las maravillas”

Christina Aus der Au preside las Jornadas Evangélicas Alemanas en el año en el que se cumple el V centenario de la Reforma protestante.

Christina Aus der Au preside las Jornadas Evangélicas Alemanas en el año en el que se cumple el V centenario de la Reforma protestante.

(kirchentag.de)

La suiza Christina Aus der Au presidirá las Jornadas Evangélicas Alemanas que se celebrarán del 24 al 28 de mayo en Berlín y Wittenberg, en el marco del V Centenario de la Reforma protestante. Se espera la participación de cientos de miles de personas en los distintos actos programados. Retrato de la teóloga y filósofa suiza.

Los preparativos del gran acontecimiento marchan según lo previsto. Para la teóloga de Turgovia esta actividad pública le proporciona la gran oportunidad de mantener encuentros apasionantes y a veces inesperados. Al principio se sintió un poco como “Alicia en el país de las maravillas”, dice riendo.

Sus colegas no escatiman elogios sobre ella: la califican de abierta, entusiasta, competente y comunicativa. “Realmente la persona adecuada para un trabajo en el que hay que convencer a mucha gente”, afirma un miembro de la dirección de las Jornadas Evangélicas Alemanas (Deutscher Evangelischer Kirchentag, DEK).

En 2007, mientras animaba una reunión de las Jornadas Evangélicas celebradas en Colonia, Christina Aus der Au sintió por primera vez el poder de seducción y fascinación que emanaba del acto. “Me entusiasmó totalmente”. Ese mismo año resultó elegida a la presidencia colegiada del DEK, siendo el único miembro no alemán de los 30 que lo componen.

Unos años después, en 2013, entró a formar parte del comité ejecutivo por un periodo de seis años. Posteriormente, formó un trio con el exministro alemán de Asuntos Exteriores Frank-Walter Steinmeier, que el 12 de febrero pasado fue elegido presidente de la República Federal, y con Andreas Barner, expresidente del grupo farmacéutico Boehringer Ingelheim. Los tres asumen, por turnos, la presidencia de las Jornadas Evangélicas. Y este año de celebración del V Centenario de la Reforma le corresponde a Christina Aus der Au la presidencia de las Jornadas.

Debatir, rezar, celebrar

Gentes de las más diversas procedencias acudirán a las Jornadas EvangélicasEnlace externo para debatir, rezar y celebrar conjuntamente. Participarán tanto jefes de Estado como simples feligreses, ya sean creyentes o no cristianos. Iglesia, sociedad civil, política, cultura y economía tendrán aquí un espacio de intercambio, sin prejuicios, sobre pertinentes cuestiones sociales desde el punto de vista de la fe. Durante las últimas Jornadas Evangélicas, celebradas en 2015 en Stuttgart, más de 95 000 personas participaron solo en el acto religioso de clausura.

La edición de 2017 estará enteramente dedicada a los 500 años de la Reforma. Suiza tardará todavía algunos años en poder celebrar el V Centenario de sus reformadores Zwingli y Calvino. Christina Aus der Au es un poco su representante, pero recuerda al mismo tiempo hasta qué punto la imagen alemana de la Reforma está dominada por Lutero. “Muchas manifestaciones giran en torno a Lutero. Su personalidad es simplemente arrolladora”.

Calvino y Zwingli en la sombra

Se percibe una ligera crítica al hecho de que Lutero sea una figura de tal magnitud que haga que sus compañeros de viaje permanezcan hasta ahora en la sombra. “Pero, claro, son igual de importantes”, afirma Aus der Au.

Las Jornadas Evangélicas Alemanas comparten esta opinión que se ve además confirmada por la elección de Christina Aus der Au a la presidencia. “Ha sido una buena idea poner a la cabeza a una suiza que no es luterana”, añade. Y, sonriendo, hace notar hasta qué punto esta argumentación es típicamente suiza, ya que relega a un segundo plano sus propias competencias.

“Fui también elegida porque, gracias a mi bagaje económico y mi conocimiento teológico, puedo contribuir al éxito de las Jornadas Evangélicas”, afirma. Tuvo que acostumbrarse primero al modo de comunicar que se estila en Alemania, más directo y firme. “En Alemania puedes hablar sin complejos de tus aptitudes”. Sencillamente es otro estilo de comunicación. “En Suiza eso sería calificado de arrogante”.

Acercamiento poco común entre política e Iglesia

“Me ves” reza el eslogan de las 36ª Jornadas Evangélicas, una buena elección según la teóloga. Porque Dios nos ve a cada uno de nosotros, creas en Él o no. Para ella es especialmente importante llegar a cada persona. “Nos gustaría dialogar”. Ver al otro y percibirlo de modo consciente son condiciones previas ineludibles para el diálogo.

Además, estas Jornadas Evangélicas están predestinadas, porque desde hace decenas de años en ellas se encuentran los que aprecian el diálogo crítico entre religión y sociedad, los que festejan su fe en común, pero también aquellos que simplemente se mueven por la curiosidad.

Christina Aus der Au supone que la cercanía existente en estas Jornadas entre política e iglesia –y que puede también encontrarse en la presidencia colegiada de su organización– no funcionaría igual de bien en Suiza. En su país de origen, ambas partes hacen todo lo posible por mantener las distancias. Ella considera que “Suiza está más secularizada que Alemania”.

Por motivos de trabajo Aus der Au viaja regularmente a Berlín. Y le encanta la diversidad de esa gran capital. “Allí se puede charlar rápidamente con la gente”. En su ciudad de origen, Frauenfeld, cantón de Turgovia, la gente es más reservada. Desde allí, esta mujer de 50 años se desplaza todos los días a sus lugares de trabajo, las universidades de Zúrich y Basilea. Su cargo de presidenta de las Jornadas Evangélicas Alemanas solo es exclusivamente honorífico.

En Basilea, esta teóloga y filósofa enseña en la Facultad de Teología; en Zúrich, dirige, desde 2010, el Centro para el Desarrollo de la Iglesia. En este último caso, sus obligaciones son similares a las de las Jornadas Evangélicas: acercar la teología a la fe vivida.

En Frauenfeld Christina Aus der Au vive con su marido, un alemán del norte, y su hija de 8 años. “Por desgracia, ahora no dispongo de tiempo suficiente para ellos”, se lamenta. Le quedan todavía dos años en el cargo. Luego, la presidencia de las Jornadas Evangélicas cambiará y entonces podrá disfrutar de tiempo para ella misma, su familia y sus aficiones. “Hace mucho tiempo que no leo una buena novela policiaca”.


Traducción del alemán: José M. Wolff

×