Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Marcha de apoyo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el 26 de abril de 2017, en Caracas

(afp_tickers)

El gobierno de Venezuela comenzará el viernes su proceso de retiro de la Organización de Estados Americanos (OEA), enfrentado a una creciente presión internacional y a una ola de protestas que deja una treintena de muertos.

"Somos libres de la OEA y más nunca volveremos, que se queden con su entelequia, hoy Venezuela amaneció más libre que ayer. La OEA pal'carajo", clamó este jueves el presidente venezolano Nicolás Maduro, en un acto público.

Alegando "intervencionismo e injerencismo" de un grupo de países, a través de la OEA y encabezados por Estados Unidos, Venezuela se aparta voluntariamente del organismo en un hecho inédito -Cuba fue expulsada en 1962 y readmitida en 2009 aunque se rehúsa a regresar.

Estaba previsto que la carta que da inicio al proceso de retiro -que tarda 24 meses- se entregara este jueves a la Secretaría General en Washington, pero ello ocurrirá el viernes, dijeron a la AFP fuentes oficiosas.

La canciller Delcy Rodríguez anunció la decisión el miércoles luego de que la OEA, con el voto de 19 países, convocara a una reunión de cancilleres, para evaluar la grave crisis venezolana.

"El entreguismo de algunos países de nuestra región lo pagarán caro", manifestó la canciller, al llamarlos una "comparsa de Judas que pretenden la intervención".

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, insiste en la aplicación de la Carta Democrática -para casos de ruptura del orden constitucional- al acusar al gobierno de Maduro de convertirse en una "dictadura".

"Es un tribunal de la inquisición antivenezolano", subrayó el presidente socialista, quien calificó a Almagro de "arrastrado".

- "Bullying diplomático" -

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que Venezuela es un "lío" y que está "muy triste" por la situación en ese país, y la Eurocámara urgió a Bruselas a estudiar "otras medidas" para "restablecer la plena democracia" venezolana.

"Al imperialismo le digo: Ya basta. No se metan más con Venezuela", respondió Maduro, mientras que su canciller acusó a la Eurocámara y a la OEA de "alentar a los violentos".

"Retirarse de la OEA aislaría mucho más a Venezuela y dejaría en entredicho que sigue siendo una democracia. Sin duda es una medida desesperada, pues el gobierno busca retirarse antes que le apliquen" sanciones, afirmó a la AFP Diego Moya-Ocampos, analista del IHS Markit Country Risk (Londres).

En busca de solidaridad, que este jueves le dio su aliado Cuba, Venezuela pidió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) una reunión para el 2 de mayo, donde, según Rodríguez, Venezuela combatirá el "bullying diplomático" de la OEA.

El organismo continental subió el tono a inicios de abril con una resolución según la cual en Venezuela se violó el orden constitucional cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se adjudicó las funciones de la Asamblea Nacional.

Para Julio Borges, presidente del Parlamento -único de los poderes públicos controlados por la oposición-, salir de la OEA "es una constatación" de que el gobierno de Maduro está "derrotado".

- "Elecciones sí, diálogo no" -

El Parlamento aprobó este jueves, en sesión especial en el Parque Miranda, en el este de la ciudad, un manifiesto en el que pidió apoyo internacional para lograr una "elección presidencial anticipada".

Maduro, cuyo mandato concluye en enero de 2019, ha hecho llamados al diálogo y dice querer elecciones, pero se refiere a las regionales, que en 2016 fueron postergadas y aún no tienen fecha, descartando un adelanto de las presidenciales de diciembre de 2018.

"No creemos en diálogos construidos con base en la fuerza y la represión", añadió el documento parlamentario.

Luego de la sesión, los opositores fueron a la Plaza Altamira, considerado feudo opositor, donde el miércoles murió un joven de 20 años, según la oposición por el impacto de una bomba lacrimógena en el pecho.

La oposición planea ir el viernes a las cárceles a pedir la liberación de "presos políticos" y el 1 de mayo, siempre de masivas concentraciones chavistas, convocó a una "gran marcha", cuando se cumplirá un mes de movilizaciones.

La oposición promete seguir en las calles, pues asegura que la salida de Maduro es la única forma de resolver la grave crisis económica que sufre el país con las mayores reservas petroleras del mundo.

Más de 70% de venezolanos, según encuestas privadas, reprueba la gestión del mandatario, agobiados por la escasez de alimentos y medicinas y de una inflación que según el FMI llegará al 720,5% este año, la más alta del mundo.

Las protestas han derivado en choques entre fuerzas de seguridad y manifestantes, disturbios y saqueos, que dejan 28 muertos y cientos de heridos y detenidos.

AFP