Navigation

Villiger aboga por una mayor transparencia en la cumbre del FMI y Banco Mundial

Suiza quiere interceder en favor de una mayor transparencia para reducir los riesgos colaterales de la globalización, según declaró este miércoles el titular helvético de Finanzas ante la asamblea anual del FMI y del Banco Mundial en Praga.

Este contenido fue publicado el 27 septiembre 2000 - 18:01

"Si la mundialización crea perspectivas formidables, también abre la puerta a nuevos riesgos. Estos van desde la inestabilidad financiera hasta la transmisión de enfermedades", señaló Kaspar Villiger en su alocución ante la asamblea anual de las instituciones de Bretton Woods en la capital checa.

El ministro suizo de Finanzas recordó, en ese sentido, que en algunos países la crisis financiera de 1998 dejó reducidos a la nada los progresos obtenidos durante varios años.

En un proceso de mundialización irreversible, el mandato atribuido al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial es cada vez más exigente. Para poder afrontarlo con eficacia, las instituciones de Bretton Woods deben estrechar la cooperación y concentrar sus esfuerzos en las tareas fundamentales, señaló Villiger.

Es importante disponer de mejores datos y de una política más transparente para responder a las exigencias de los mercados. El FMI y el Banco Mundial han registrado progresos considerables en esos dos ámbitos, según el jefe de la delegación suiza en Praga.

Reforma de los instrumentos de crédito del FMI

La reforma de los instrumentos de crédito del FMI está destinada a optimizar la prevención de crisis financieras y a garantizar que, dado el caso, se disponga de medios suficientes para enfrentarlas. Por ello es necesario que el sector financiero privado participe en la búsqueda de soluciones a tales crisis, precisó Villiger.

Asimismo es deseable que, no sólo los países emergentes o en transición, sino también los centros financieros importantes, se sumen al Programa de Asesoramiento en el Sector Financiero (FSAP, en su sigla inglesa) del FMI, destinado a detectar a tiempo los focos potenciales de inestabilidad en los diferentes países.

Lucha contra la pobreza

El Banco Mundial necesita una estrategia a largo plazo para luchar contra la pobreza. Según Villiger, éste debe ser un objetivo prioritario. En ese sentido, el titular helvético se declaró un partidario convencido de la condonación de la deuda a los países más desfavorecidos.

Sin embargo, subrayó que se trata de encontrar un equilibrio entre la rapidez de la intervención y la calidad de las iniciativas encaminadas a aliviar la deuda de los países pobres (HIPC). Las naciones que aspiran a beneficiarse de ese programa deberán aplicar una política económica sana, mejorar la gobernalidad y luchar contra la pobreza, reiteró.

Villiger incitó a todos los estados dispuestos a contribuir a la iniciativa de desendeudamiento a atenerse a sus promesas para garantizar la financiación a largo plazo del programa HIPC.

Hasta ahora son 10 los países que podrán beneficiarse de ese programa. Varios estados quieren extender la lista a una veintena de naciones de aquí a fines de año. La condonación de la deuda se eleva a unos 50.000 millones de dólares. Suiza asumirá cerca de 93 millones de dólares (160 millones de francos).

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.