Navigation

Votación electrónica: Suiza saca buenas notas

La votación por Internet sería más rápida que el voto por correo. swissinfo.ch

Votar por Internet está desde hace años en la lista de preferencias de la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE), pero el camino a recorrer aún es largo. No obstante, en comparación internacional el país alpino está bien posicionado, dice un experto a swissinfo.

Este contenido fue publicado el 22 agosto 2008 - 08:01

Robert Krimmer es director del Centro de Competencia para la Votación y Participación Electrónica en Viena. Entrevista.

El centro ha elaborado un índice sobre la disposición de 31 estados a introducir la votación electrónica. El índice evalúa criterios jurídicos, políticos, sociales y técnicos.

swissinfo: ¿Dónde se sitúa Suiza en el contexto internacional en su índice?

Robert Krimmer: En comparación europea, Suiza está bien posicionada. Tiene una larga experiencia en el voto por correo. Los ensayos en los cantones han sido positivos y desde hace casi diez años existe un amplio debate político.

Por delante de Suiza se sitúan sólo Gran Bretaña, Estonia y los Países Bajos. Países como Austria o Alemania aún no han realizado votaciones electrónicas jurídicamente válidas.

Internet está generalmente más difundido en Gran Bretaña; además, se gastó más dinero y los proyectos de 'votación-e' contaron con un amplio apoyo institucional. El debate político, sin embargo, no está tan extendido como en Suiza.

swissinfo: ¿Por qué tarda Suiza tanto en introducir la votación electrónica?

R.K.: La principal razón es que hay muchos poderes que participan en la toma de decisión. Cada cantón dispone de su propio sistema electoral y tiene la competencia para decidir si quiere introducirlo o no. Esto significa que los políticos sopesan qué consecuencias tendrá para sus expectativas de voto la introducción del sistema electoral.

Solemos hablar de la 'paradoja del intermediario': los políticos deciden sobre el funcionamiento del proceso electoral, que les afecta directamente porque son mandatarios elegidos. Por eso quieren que el sistema los beneficie.

En general se parte del hecho que el voto electrónico tiene un impacto neutral sobre la votación, es decir, que no favorezca a ninguno de los partidos políticos. Pero los políticos no creen eso. En la investigación se discute si el medio influye en la decisión del votante o no.

swissinfo: Aparte de los inconvenientes políticos y administrativos, ¿es la votación electrónica un sistema electoral fiable?

R.K.: La identificación del votante y el voto anónimo se pueden garantizar en un principio. Una condición previa para el anonimato es que el votante tiene que disponer de un ordenador con un sistema que elimina de manera efectiva los virus.

Es una de las tareas principales: confiar en que el elector mantenga su ordenador bajo control y que emplee un escáner antivirus actualizado.

Pero esto también vale para el voto por correo. El votante no rellena su papeleta de voto en un restaurante, lo hace en la privacidad de su hogar.

swissinfo: En Estados Unidos (2ª posición en el ránking), la votación-e tiene una tradición más larga que en Europa, pero al mismo tiempo también es verdad que aún no ha habido proyectos de votación electrónica a distancia que pasaron del estadio de planificación. ¿Por qué tiene tantas dificultades la democracia más vieja del mundo?

R. K.: En EEUU rige un sistema electoral muy descentralizado. Las votaciones-e requieren, sin embargo, de grandes estructuras con más fondos, de las que no se dispone en el ámbito local.

En segundo lugar, tras el desastre electoral de Florida en 2000, la administración electoral estadounidense se ha concentrado en el recuento correcto y no en la ampliación del número de votantes. Por eso se ha optado por las máquinas de votación y no por el voto por Internet.

No obstante, existen ejemplos como las 'primarias' de los demócratas del extranjero que se han procesado vía Internet. Y hasta ahora se han desarrollado sin problemas, a pesar de algunas discusiones públicas.

swissinfo: Venezuela, en cambio, se sitúa con su 22ª posición en el tercio inferior de su ránking. Ocupa incluso la última posición si se toma como indicador el criterio político. ¿Por qué ocupa una posición tan mala?

R. K.: El problema en Venezuela no es el sistema del voto electrónico, sino el entorno político. En esta categoría ocupa el último rango.

En lo concerniente al acceso y el uso de Internet se encuentra en el último tercio del escalafón. El sistema de la votación-e y las máquinas de votación disponen de un alto estándar técnico. Pero por problemas políticos —me refiero a la estatalización, la obstrucción de la oposición que se ha retirado del proceso electoral, y el banco de datos 'Maisanta'— el país obtiene un resultado malo.

A diferencia de Europa o Norteamérica, las tentativas por introducir el voto electrónico en Sudamérica no se fundamentan sobre la idea de la democratización, es decir, la voluntad de aumentar la cuota de participación de las personas con derecho de voto, sino sobre el propósito de obtener el control sobre todos los ámbitos del proceso de votación.

swissinfo: Portugal ha obtenido una clasificación bastante buena en el índice (14ª plaza). ¿Por qué?

R.K.: Portugal dispone de las condiciones previas para la realización de votaciones por Internet. Su posición intermedia en el ránking la debe, sin embargo, sobre todo a sus déficits en el sistema informático y en el acceso a Internet.

swissinfo: España no está mucho mejor clasificada (13ª posición). ¿Dónde se encuentran sus déficits?

R.K.: La situación en España es comparable a la de Portugal, con la única diferencia de que los españoles son mejores en el sector informático; sin embargo, las condiciones jurídicas para la votación-e no son tan buenas como en el país vecino.

Entrevista swissinfo: Andreas Kaiser/Geraldo Hoffmann
(Traducción del alemán: Antonio Suárez Varela)

RÁNKING

Clasificación de los 31 Estados según su estado de preparación para la introducción del voto electrónico (entre paréntesis: puntuación alcanzada de un total de 100).

1. Reino Unido (70,60)
2. EEUU (66,68)
3. Estonia (66,60)
4. Holanda (62,90)
5. Suiza (61,79)
6. Austria (59,96)
7. Suecia (59,89)
8. Alemania (59,07)
9. Bélgica (56,95)
10. Finlandia (56,79)
11. Francia (56,66)
12. Dinamarca (54,54)
13. España (53,36)
14. Portugal (53,04)
15. Italia (47,06)
16. Eslovaquia (44,20)
17. Irlanda (42,86)
18. Luxemburgo (41,74)
19. Grecia (41,23)
20. Eslovenia (40,56)
21. Hungría (39,31)
22. Venezuela (38,57)
23. Malta (38,34)
24. Rusia (37,88)
25. Rep. Checa (37,05)
26. Lituania (36,10)
27. Letonia (34,63)
28. Rumania (33,88)
29. Polonia (33,87)
30. Bulgaria (29,37)
31. Chipre (28,17)

End of insertion

VOTO ELECTRÓNICO

En colaboración con la Confederación, los cantones de Ginebra, Neuchâtel y Zúrich han realizado proyectos piloto de votación-e entre 2001 y 2005.

A raíz de las experiencias positivas se han prolongado los proyectos. En 2008 se realizan por primera vez proyectos pilotos de votación electrónica con participación de ciudadanos suizos del exterior.

En junio, por ejemplo, han podido dar su voto electrónico los suizos del extranjero que estaban registrados en 'Guichet Unique' (taquilla única) en el cantón de Neuchâtel y que tenían residencia en un estado miembro de la Unión Europea o en un estado signatario del Convenio de Wassenaar.

El semicantón de Basilea-Ciudad es el próximo que quiere iniciar un ensayo piloto que involucra a los ciudadanos del exterior.

End of insertion

'MAISANTA' EN VENEZUELA

El denominado banco de datos 'Maisanta' fue establecido por iniciativa del presidente Hugo Chávez y contiene datos de 12 millones electores. En sus ficheros también están registrados las convicciones políticas de los votantes y los votos que han emitido en el referéndum del 15 de agosto de 2004 que decidió sobre el futuro de Hugo Chávez como presidente de Venezuela.

Un CD con los datos apareció en público y a razón de la información almacenada en este soporte digital se cree que fue elaborado por 'agentes del gobierno' que han tenido acceso a las urnas electrónicas.

'Maisanta', el nombre del banco de datos, se eligió en homenaje al bisabuelo de Chávez. Según informaciones de la prensa, el Gobierno venezolano usa esas informaciones para perseguir a oponentes políticos: el que no votó para el presidente en el último referéndum tiene dificultades para conseguir un pasaporte o un puesto de trabajo en la administración pública.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo