Navigation

Y si algún día Suiza sobrevolara Marte...

El aparato pesará tres kilos y tendrá una total autonomía de vuelo. EPFL

La Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) estudia un proyecto de avión solar marciano sin piloto.

Este contenido fue publicado el 28 enero 2004 - 12:07

El ‘Sky-Sailor’ deberá ser probado este verano en cielo helvético y antes de volar, quizá algún día, en la atmósfera del planeta rojo.

“Estamos tratando de optimizar la estructura, el control de la aerodinámica y la gestión de la energía solar de un avión capaz de volar en la atmósfera marciana de manera completamente autónoma”, explica Roland Siegwart, responsable del proyecto.

Dotado con minicámaras, el planeador sería capaz de obtener vistas globales muy precisas del suelo de Marte. Podría estudiar sitios difícilmente alcanzables para vehículos como el móvil Spirit de la Agencia espacial estadounidense (NASA) que recorre actualmente el suelo del planeta rojo.

Un enorme desafío

“Antes que nada debemos estudiar cómo integrar las celdas solares a las alas del planeador. Esas celdas –que utilizan algunos satélites-, deberían formar parte de la superficie de las alas del avión”, indica Roland Siegwart.

De acuerdo con los primeros estudios de factibilidad, el Sky-Sailor tendrá una hélice en la punta y una total autonomía de vuelo.

Para Stéphane Michaud, uno de los investigadores del proyecto de la EPFL, el primer desafío será el de crear un avión de poca envergadura: apenas tres metros, con un peso máximo de tres kilos.

Además, el aparato deberá ser capaz de sobrevivir en la atmósfera marciana, que es 80 veces menos densa que la de la Tierra.

Prueba en la estratosfera

Para principios del próximo verano, la EPFL contempla una primera prueba de su planeador, en fibra de carbón y balsa (una madera muy ligera utilizada para la construcción de maquetas), cuyas alas serán recubiertas de celdas solares.

El lugar del vuelo aún no está definido, pero será sin duda un lugar despejado, cerca del aeropuerto. “Nuestro objetivo es hacer volar el avión durante 24 horas continuas, en condiciones estables y a baja altitud”, subraya el profesor Siegwart.

“Soy optimista. En caso de éxito, podríamos lograr un contrato de la Agencia Espacial Europea (ESA) para el estudio de factibilidad de un avión más sofisticado”.


El prototipo definitivo tendrá que volar el invierno próximo en el cielo suizo. El avión deberá alcanzar una altitud de entre 15 y 35 kilómetros. Una prueba ideal, puesto que en la estratosfera la densidad del aire es semejante a la de la atmósfera de Marte.

Misión a Marte

Dentro de algunos años la ESA podría ordenar la construcción de un avión solar que sería integrado a una sonda enviada a la órbita marciana.

En el marco del proyecto Aurora, de explotación del sistema solar, la ESA prevé el envío de diversas misiones a Marte en los próximos años.

En el 2009, se tratará de buscar formas de vida, pasadas o presentes, amén de que en el 2015 está prevista una misión para repatriar las muestras del suelo marciano.

Por el contrario, no se ha fijado ninguna fecha para el envío de un avión europeo del tipo ‘Sky-Sailor’ a Marte.

La NASA deberá desarrollar en el 2007 un avión a propulsión química en el planeta rojo.

swissinfo y agencias

Contexto

La EPFL obtuvo un contrato en el marco del ‘Star Tiger’, un programa internacional de investigación de alto nivel de la Agencia Espacial Europea.

El contrato es para el estudio preliminar de factibilidad de un avión para enviar a Marte.

El proyecto está dirigido por el Laboratorio de Sistemas Autónomos de la institución.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.