Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ya es legal la entrega de datos del UBS al fisco de EEUU



Un fallo del TAF permitirá al UBS entregar información de sus clientes a EE UU.

Un fallo del TAF permitirá al UBS entregar información de sus clientes a EE UU.

(Keystone)

El Tribunal Administrativo Federal (TAF) avaló (19.07) la entrega a Washington de información sobre una cuenta sospechosa de evasión fiscal. Un fallo que sienta precedente para otorgar datos de otras 4.450 cuentas.

El tribunal era el principal opositor al acuerdo amigable que firmaron UBS y el IRS en el verano del 2009 por considerarlo ilegal. Tras el aval del Parlamento en junio, el TAF termina de abrir compuertas.

El Tribunal Administrativo Federal (TAF) presentó ayer (19.07) el fallo que aguardaban Washington y la plaza financiera suiza.

El banderazo que permitirá al UBS cumplir al Internal Revenue Service (IRS) la promesa de transmitir -antes del 19 de agosto- información confidencial sobre 4.450 cuentas de estadounidenses que evadieron a su fisco local vía sus cuentas en Suiza.

El TAF anunció que el acuerdo entre UBS y el fisco de EEUU, aprobado por el Parlamento suizo el pasado 17 de junio, ya puede ser aplicado sin reparos.

Y detalla que su cumplimiento tiene validez incluso cuando llegar a contraponerse a alguna de las leyes nacionales o la Convención Europea de los Derechos del Hombre (CEDH).

La razón: el derecho internacional está por encima del derecho nacional, y el llamado ‘Acuerdo UBS’ quedó inscrito en la primera categoría tras su aprobación en el Legislativo suizo.

Cambio de rumbo

El anuncio del TAF no hizo alusión directa a las 4.450 cuentas que dieron origen a una larga disputa entre Washington y Berna en 2009, y que derivaron en el acuerdo extrajudicial que comprometía al UBS a entregar información protegida por el “secreto bancario”.

Pero el viraje manifestado por el TAF otorga al UBS pleno derecho para transmitir de forma masiva las coordenadas que le fueron solicitadas sin violentar la legislación helvética.

Consultado al respecto por swissinfo.ch, Andrea Arcidiacono, portavoz del TAF, confirmó que con este fallo individual el Tribunal reconoce que la transmisión de información es posible ya que adquirió la base legal de la que carecía.

Al cuestionarle qué sucederá con los recursos interpuestos por clientes del UBS antes de la intervención parlamentaria, Arcidiacono explicó que el Tribunal mantiene 96 casos abiertos.

Alrededor de 80 son parecidos al recurso que rechazó ayer el Tribunal, por lo que podría intuirse un desenlace semejante para ellos. Pero detalló que son los abogados y los clientes implicados los que deben determinar su estrategia a seguir, y si retiran o no los recursos que interpusieron ante el TAF.

El futuro

Como se dijo, la sentencia del TAF sienta precedente, pero no anula en derecho que posee todo cliente inconforme con la transmisión de sus datos al gobierno de EEUU a manifestarse.

Siempre es posible interponer un recurso porque cada caso es distinto y se evaluará de forma autónoma, aclara Andrea Arcidiacono.

Información preliminar de la Administración Federal de Contribuciones (AFC) revela que el UBS ha entregado ya casi 50% de las coordenadas comprometidas, lo que equivale a la entrega de datos sobre unas 2.200 cuentas.

Así, durante las próximas cinco semanas la AFC deberá entregar el resto de la información al gobierno de EEUU.

Sin duda, la administración helvética y su plaza financiera eran los primeros interesados en el cumplimiento del Acuerdo UBS, único camino viable para evitar sanciones estadounidenses que habrían resultado costosas para la iniciativa privada helvética y que habrían puesto en riesgo, incluso, la licencia de operación del banco en EEUU, su segundo gran mercado después de Europa.

Tras la amnistía, el rigor

Cabe recordar que a partir de septiembre del 2009, el UBS envió cartas personalizadas a los titulares de las cuentas de mayor riesgo por “corresponder a los criterios establecidos por el IRS para entablar demandas administrativas”.

Lo que dicho sin rodeos, significó advertir a los titulares de las cuentas que estaban en la mira del IRS por sospechas de evasión vía sus operaciones off-shore.

UBS los exhortó a acogerse a la amnistía fiscal ofrecida por la administración Obama y les advirtió que ante una solicitud expresa de información por parte del IRS, el banco estaría obligado a entregar dichos datos a la Administración Federal de Contribuciones (AFC) helvética, que a su vez retransmitiría la información a Washington.

El UBS dejó claro también que los clientes que decidieran mantener deliberadamente sus cuentas ocultas, o interponer un recurso de inconformidad ante el TAF, podían hacerlo, pero conociendo que una copia de dicho procedimiento sería transmitido obligatoriamente ante la Justicia de EEUU.

El IRS dio cuenta de un total de 7.500 contribuyentes que acudieron de forma voluntaria, sin aclarar en qué bancos extranjeros y países tenían sus cuentas.
A partir de ahora, las pesquisas se intensificarán y también las sanciones que reciban los evasores.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

EL ESCÁNDALO UBS

En junio de 2007, el Internal Revenue Service (fisco estadounidense , IRS) comenzó a investigar al UBS por promover la evasión entre sus clientes americanos entre 2001 y 2007.

En 2008 se confirmó el fraude tras la confesión del ex directivo del UBS, Bradley Birkenfeld.

En febrero de 2009, el IRS consiguió que el UBS le entregara 250 nombres de clientes sospechosos de evasión y fraude, y pagara una multa de 780 millones de francos por su delito. Pero EEUU iba por más y pidió las coordenadas de otros 52.000 clientes.

Tras un intenso tironeo que trascendió al UBS y al IRS para convertirse en un debate entre gobiernos, se logró un acuerdo extrajudicial en agosto del 2009, mismo que fue calificado como ilegal por parte del TAF en enero del 2010.

A partir de entonces inició una nueva fase de negociación que desembocó en un debate parlamentario que dotó de personalidad jurídica al Acuerdo UBS en junio pasado.

El UBS es producto de la fusión entre la Sociedad de Bancos Suizos (SBS) y la Unión de Bancos Suizos (UBS) realizada en 1998.

En el presente tiene presencia en 51 países y cuenta con 71.000 empleados.

La cámara baja suiza aceptó (17.06) con 81 votos a favor; 63, en contra; y 47 abstenciones, el “Acuerdo UBS” que autoriza al banco número uno de Suiza a entregar información confidencial de 4.450 cuentas de evasores al gobierno de EEUU. El Senado lo había avalado sin contratiempos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×