"Advertimos un futuro complejo, difícil, duro..."

Uno de los empleados de Milkaut evacuado tras las inundaciones en Franck testimonia ante las cámaras de TV. swissinfo.ch

Enclavada en 'la cuenca lechera' del país, la cooperativa santafecina de origen helvético, Milkaut, atraviesa una situación crítica a raíz de las inundaciones que castigan el litoral argentino.

Este contenido fue publicado el 02 abril 2007 - 21:58

Federico Eberhardt, gerente general de la empresa y descendiente de suizos, asegura que "vienen tiempos difíciles" pero que la prioridad es "proteger a los empleados" y sus casi 1.200 fuentes de trabajo.

Desde 1925, hasta la actualidad, el control de Milkaut está a cargo del Grupo cooperativa AUT (Asociación Unión Tamberos), conformado por los descendientes de los 29 suizos que la crearon.

Federico Eberhardt, biznieto de uno de sus fundadores, está actualmente al frente de la gerencia general de la compañía, y le toca vivir uno de los momentos más difíciles de la historia de Milkaut y de Franck, su pueblo. Entrevista.

swissinfo: Milkaut es, en cierta forma, el motor económico de Franck y de varios pueblos vecinos, que hoy están bajo el agua. ¿Cómo evaluaría esta situación?

Federico Eberhardt: Esto que está pasando nunca sucedió en esta zona. La magnitud de las lluvias que hemos tenido ha provocado una situación crítica, dramática en Franck, que es una población de alrededor de 5.000 personas.

swissinfo: ¿Tienen conocimiento de la cantidad de empleados que se ven afectados por el temporal?

Federico Eberhardt: Sí, tenemos una enorme cantidad de personal afectado y como consecuencia de esta situación los hemos liberado de asistir a sus responsabilidades laborales.

La empresa ha privilegiado la situación del personal y hemos puesto todos nuestros recursos para tratar de proteger la vida, la salud y los bienes de los empleados.

swissinfo: ¿Cómo evaluaría la situación por la que está atravesando la empresa?

Federico Eberhardt: Varias razones se suman para producir esta situación de gravedad absoluta. En principio, Franck ha quedado aislada como consecuencia del cierre de todas las rutas, motivo por el cual no podemos recibir leche en la planta principal.

Además, gran parte de nuestros proveedores de leche, también descendientes de suizos en su mayoría, tienen sus campos absolutamente cubiertos de agua, y en muchos casos han abandonado su posibilidad de extracción de leche a la espera de que la situación y las condiciones climáticas mejoren.

Es decir, no llega leche a nuestra planta, porque está aislada, y lo que hemos hecho es mantener los diagramas de emergencia previstos para estos acontecimientos, y la leche que puede ser retirada ha sido derivada a otras empresas.

También ha habido dificultades de provisión de energía, hemos carecido de mano de obra, y desde hace varios días estamos incapacitados de suministrar productos a nuestros clientes.

swissinfo: El panorama parece difícil...

Federico Eberhardt: Advertimos un futuro complejo, difícil, duro. Todavía con un nivel de imprecisión e incertidumbre muy grande porque estamos aguardando que mejoren las condiciones climáticas, y como consecuencia de ello podamos tener mayores certezas respecto de los daños que se han producido en todas aquellas explotaciones agropecuarias que eran proveedoras de leche para la cooperativa.

swissinfo: En lo personal, ¿usted también fue afectado, más allá de la situación de la empresa?

Federico Eberhardt: Uno de los 29 suizos que fundó Milkaut fue mi bisabuelo, Roberto Eberhardt. Y por 81 años nosotros entregamos la leche interrumpidamente a esta empresa a lo largo de cuatro generaciones.

Desde hace cuatro días nosotros no podemos entregar la leche, el campo está aislado, los caminos están cerrados -sólo se llega en lancha, algo increíble-, y gran parte de la hacienda está en algunas pequeñas lomas que tiene el campo, sin posibilidades de alimentarse.

Estamos viendo cuánto demorará el agua en retirarse, y esto nos dará una idea de la magnitud que esta catástrofe ha tenido en el estado corporal de la hacienda, y qué nivel de mortandad hemos tenido.

swissinfo: ¿Tienen algún cálculo hecho que permita estimar el tiempo que va a llevar recuperar los campos?

Federico Eberhardt: El tiempo que lleve reparar las pasturas, que podamos nuevamente contar con alimento de base pastoril para el rodeo de tambo, es bastante indefinido, pero entendemos que pasarán varios meses antes de que podamos iniciar la actividad con características de normalidad.

Vamos a tener un período prolongado de ausencia de leche, y esta situación se reitera en una cantidad importante de productores. Yo estuve conversando con muchos de ellos, y casi todos están viviendo historias muy parecidas a la nuestra.

Estamos hablando de una zona que tiene una extensión de 100 kilómetros cuadrados, que incluye poblaciones como Humboldt, Pilar, San Jerónimo Norte, Las Tunas, Franck y Esperanza. Todas zonas que claramente han sido afectadas durísimo por este fenómeno.

swissinfo: ¿Sabe cuál es el alcance de esta 'catástrofe' entre los suizos y descendientes del lugar?

Federico Eberhardt: Hay mucha gente que ha sufrido esta situación y está claro que muchas de las familias suizas de estos lugares que le menciono han padecido, al igual que el grueso de la población, más de un metro de agua en sus viviendas, habiendo perdido sus pertenencias, sus recuerdos y una cantidad de cosas que es difícil mensurar.

Se han perdido muchas cabezas de ganado, muchas cosechas y la producción de leche va a tener una reducción significativa.

swissinfo: Ante este cuadro, ¿qué esperan en el corto y mediano plazo? ¿Cuáles son los planes a seguir?

Federico Eberhardt: Lo primero en esto es proteger la vida y la seguridad de la gente. Nosotros hemos tratado de trabajar en torno a eso y nos hemos concentrado en que haya alimentos, bebidas, ropa, medicamentos y atención sanitaria a todos los afectados. Nuestras energías han estado concentradas en eso.

A partir de ahora comenzaremos el trabajo de reconstrucción. Yo les he sugerido que las empresas de la zona y las autoridades deberíamos tener una actuación unificada, conjunta y coordinada, tanto en la valuación de daños, como en la presentación ante las autoridades provinciales y nacionales, tratando de encontrar mecanismos de apoyo a al producción.

swissinfo: ¿Y desde el punto de vista de Milkaut?

Federico Eberhardt: Intentaremos encontrar eco en el gobierno, para que de alguna manera se nos reconozca el esfuerzo que estamos haciendo para mantener esta planta abierta durante el tiempo que sea necesario, trabajando en volúmenes menores y tratando de recuperar lo que hoy no está.

Intentaremos mantener los niveles de actividad de la gente. No queremos que se pierdan fuentes de trabajo y vamos a solicitar a las autoridades que nos acompañen con algún tipo de apoyo para que lo antes posible podamos recobrar los niveles de actividad que teníamos.

swissinfo: ¿Han evaluado pedir algún tipo de apoyo a Suiza para la empresa?

Federico Eberhardt: Milkaut es una empresa modelo. Una empresa que me llena de orgullo personal. Es hermosa, bien puesta, de primer nivel, con tecnología del primer mundo, que cuida los máximos estándares de calidad, con la prolijidad y el cuidado que ponen los suizos en todas las cosas.

Aquí destacamos todo el tiempo lo importante que es para nosotros que esto se conozca desde Suiza. Que Suiza sepa que hay un grupo de gente que está empeñada en hacer bien las cosas, que trata de mantener alto el prestigio, que está orgullosa de su origen y que está hoy viviendo una situación muy difícil.

Seguramente aquí harán falta recursos financieros importantes, y tal vez, en algún momento, a partir de su sólida estructura financiera, Suiza pueda darnos algún tipo de asistencia crediticia en condiciones propias de las que daría a empresas del primer mundo, porque Milkaut es una empresa que tranquilamente puede someterse a ese tipo de evaluaciones.

swissinfo, Norma Domínguez desde Buenos Aires

Datos clave

- En 'Milkaut' trabajan alrededor de 1.200 personas de la zona, y tiene su estructura fabril más importante en Franck, localidad donde ocupa de manera directa a más de 500 personas.

- Como consecuencia de estas inundaciones, Franck ha tenido el 90 por ciento de sus viviendas afectadas y muchísimos de sus habitantes han debido ser evacuados de sus casas.

- Las inundaciones han colocado a la empresa láctea en una situación complicada, y se calcula que el tiempo de recuperación de los niveles de producción puede promediar el año.

End of insertion

Orígenes de Milkaut

- La historia de Milkaut comenzó el 9 de octubre de 1925, cuando se fundó Asociación Unión Tamberos (AUT) en Franck, provincia de Santa Fe, donde 29 productores lecheros se agruparon guiados por el espíritu cooperativo.

- En 1926 se inauguró en la localidad de Las Tunas la primera cremería, y rápidamente fueron sucediéndose otras dentro del departamento Las Colonias.

- Ya en marzo de 1936 nació la marca comercial 'Milkaut', y desde 1942 en adelante, fueron multiplicándose las cremerías hasta llegar a 22 en 1953, año en el que, con 700 productores asociados, se inscribió la sociedad bajo la forma legal de Cooperativa.

End of insertion

Milkaut actualmente

- Milkaut, es controlada por la Asociación Unión Tamberos Cooperativa -AUT (con sede en Franck, Santa Fe) que posee más del 53% de las acciones y nuclea a 650 tamberos.

- Dentro de Argentina, destacado país lácteo, Milkaut se halla en la cuenca lechera más importante, situada en la región central de la provincia de Santa Fe. En la localidad de Franck, departamento Las Colonias, Milkaut concentra su casa central y su principal complejo industrial.

- A finales del año pasado, 'Milkaut' se asoció con la francesa Bongrain, que le aportará sus quesos Santa Rosa, Adler y Bavaria, además de sus plantas, a cambio de un 40% del paquete accionario.

- Hoy la firma cooperativa de origen helvético es 'modelo' en su rubro y es la tercera empresa láctea de la Argentina.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo