Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

'Dr. Doom' augura la peor crisis de la historia

Faber es conocido por su visión encontrada de la economía.

(Keystone)

El gurú financiero suizo Marc Faber comenta a swissinfo que vislumbra tiempos difíciles en el futuro para las bolsas mundiales e incluso la bancarrota de los Estados Unidos. También piensa que las bolsas se mantendrán en níveles bajos por un tiempo prolongado.

Faber, también conocido como 'Dr. Doom' por su visión contraria de la economía, reside en Asia desde hace 35 años. Entrevista.

Él es un hombre orquesta: asesor de inversiones, financiero, autor de éxito y editor de la publicación mensual 'The Gloom Boom and Doom Report'.

Faber es también miembro de varios consejos de administración y comités de inversión.

swissinfo: Usted predijo la crisis de la Bolsa de 1987 y la de Asia y como resultado se hizo famoso. ¿Previó también la llegada de la crisis actual?

Marc Faber: Era muy evidente que teníamos una burbuja de crédito. Estuve advirtiendo sobre esto durante años y no sólo en el sector hipotecario. Lo que me sorprendió fue que la aseguradora de los Estados Unidos -AIG- casi desaparece y que las acciones del UBS cayeran por debajo de los 20 francos.

swissinfo: ¿Cómo se produjo esta situación?

M.F.: La burbuja de crédito ha estado creciendo los últimos 25 años. Hemos presenciado, en particular en los últimos 7 años, un increíble aumento del crédito, que alimentó el desarrollo económico.

Entonces hubo cambios estructurales en la economía, por ejemplo, el hundimiento de los ratios de ahorro que ha tenido efecto sobre el consumo y en las tasas de crecimiento.

La situación empeoró en 2001 en los Estados Unidos cuando el Banco Central rebajó la tasa de interés desde el 6,5% hasta un insólito 1% en 2003. Esta ultra expansiva política monetaria llevó al aumento del crédito, que era cinco veces más alto que el crecimiento de la economía. El incremento de la burbuja y después la crisis fueron las consecuencias lógicas.

swissinfo: ¿Hemos tocado fondo?

M.F.: Creo que estamos cerca. Aunque también pienso que estaremos estancados en este punto bajo durante mucho tiempo. El que piense que se solucionará pronto es un ingenuo. Es bastante posible que mundialmente las bolsas experimenten un desarrollo similar al producido en Japón en las últimas dos décadas (el índice Nikkei cayó desde 39.000 puntos a 8.000).

Japón también mostró que la gran cantidad de dinero inyectada para estimular los mercados no tuvo el efecto deseado y produjo grandes agujeros en las arcas estatales.

swissinfo: Usted es conocido por nadar contracorriente de los criterios convencionales aunque está de acuerdo con la línea de pesimismo reinante.

M.F.: No tanto. Me siento incluso más pesimista que muchos (risas). Mire lo que ocurrió, entre 1980 y 2007 la gente ahorró de sus beneficios y no de sus ingresos. Esto fue bien mientras las propiedades y las participaciones fueron incrementado su valor cada año.

Hoy en día esas personas están fuertemente endeudadas y sólo están comenzando a ahorrar poniendo un freno en su consumo.

De esta forma es cómo cada economía se viene abajo, con o sin la inyección de capital por parte de los gobiernos. Con la mejor de las voluntades, no veo un solo catalizador que pueda guiar hacia un nuevo mercado alcista mundial. Por el momento, todo se ha ido por el desagüe.

swissinfo: ¿En qué difiere la actual crisis de las anteriores?

M.F.: En los pasados años todo se acabó: acciones, bienes, productos de consumo, propiedades inmobiliarias, arte e incluso los bonos. Esta combinación es extremadamente excepcional. Hemos observado la burbuja de inversión más grande en la historia de la humanidad.

La actual situación es posiblemente peor que la crisis económica global de 1929. Y esto gracias a Alan Greenspan y Ben Bernanke (el antiguo y el actual presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, respectivamente). Estos dos caballeros tienen que explicar sus masivos errores.

swissinfo: Los gobiernos ofrecen garantías y surten de billones a los mercados. ¿Es esto un error?

M.F.: Sí. Las pérdidas están ahí y alguien tiene que cargar con ellas. Hay dos posibilidades.

Los bancos se hunden y los corredores de apuestas se quedan sin nada, como en el caso de Lehman Brothers, o gobiernos metiendo dinero en el sistema financiero con lo que los payasos financieros incompetentes en la Bahnhofstrasse (centro financiero de Zúrich) y Wall Street pueden continuar comiendo en lujosos restaurantes.

Estoy claramente a favor de lo primero ya que las consecuencias de estas intervenciones estatales son déficits presupuestarios masivos. Para financiarlos, los gobiernos tienen que adquirir dinero.

Para esto tienen que tomarlo prestado, lo que hace que el Estado se endeude y eleve el pago de intereses. Los economistas estadounidenses han llegado a la conclusión, tras examinar las tendencias, de que se producirá una bancarrota en el estado norteamericano.

swissinfo: ¿Usted comparte esa visión?

M.F.: Al 100%. El gobierno estadounidense tendrá en el futuro nuevas deudas de al menos un billón de dólares al año. Cantidad que se suma a la del actual endeudamiento público de 10 billones de dólares.

Y eso que no se tiene en cuenta los programas estatales para estimular la economía. El gobierno no tendrá otra alternativa que emitir (imprimir) dinero, que a largo plazo generará inflación.

swissinfo: ¿Cómo contempla usted el futuro más cercano?

M.F.: Más positivamente. Los mercados están totalmente infravalorados, así que calculo una recuperación, a corto plazo, de fácilmente en torno al 20 o 30%.

swissinfo: ¿Cuándo?

M.F.: En los próximas dos o tres semanas.

swissinfo: Eso no es exactamente mucho a la vista de las pérdidas masivas.

M.F.: No. Si lanzas una pelota de tenis con sólo un poco de aire dentro, no bota muy alto.

swissinfo: ¿Está cuestionando el concepto de producir dinero de las acciones?

M.F.: No. La idea sigue válida pero hay que ser realista. Ajustada por la inflación y con una perspectiva a largo plazo se podría ganar de media el 3% con las acciones de los Estados Unidos.

Las promesas, a largo plazo, del 8% hechas por los banqueros y los pseudo-asesores de inversión para atraer a sus clientes son absolutamente basura.

swissinfo: Parecía durante mucho tiempo que Suiza se libraría del cataclismo. ¿Cuál es su opinión?

M.F.: La industria de exportación se verá muy afectada. La gente en Suiza tendrá que acostumbrarse a la bancarrota, en particular en la industria de maquinaria.

swissinfo, Fabian Gull, Bangkok
(Traducción: Iván Turmo)

Marc Faber

Marc Faber nació en Zúrich y se graduó en Economía en la Universidad de Zúrich.

Entre 1970 y 1978 trabajó en White Weld & Company en Nueva York, Zúrich y Hong Kong.

De 1978 a 1990 fue director de Drexel, Burnham y Lambert en Hong Kong.

Vive y trabaja en el norte de Tailandia, mantiene su oficina en Hong Kong.

Es un hombre orquesta: asesor de inversiones, financiero, autor con grandes ventas y responsable de la publicación mensual llamada 'The Gloom Boom and Doom Report'.

Fin del recuadro

CRONOLOGÍA DE LA CRISIS 'SUBPRIME'

2007

Marzo: El sector hipotecario estadounidense anuncia que los créditos morosos y con riesgo de impago suman ya 6,2 millones de contratos.

Agosto: American Home Mortage se declara en suspensión de pagos. La Comisión de Valores estadounidense comienza a investigar a Goldman Sachs, Merril Lynch y Bear Stearns.

Diciembre: El gobierno de EEUU anuncia un programa para ayudar a 1,2 millones de personas que no pueden pagar sus hipotecas. La Fed hace equipo con el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco Nacional Suizo (BNS) para inyectar liquidez a los mercados.

2008

Enero: Aunque el presidente estadounidense George W. Bush anuncia un plan para reactivar la economía, las bolsas mundiales se desploman ante las primeras señales de riesgo de recesión.

Marzo: JP Morgan anuncia la compra de Bear Stearns, que se halla completamente descapitalizado.

Julio: El gigante hipotecario de EEUU, IndyMac Bank, es intervenido por el gobierno de Bush.

Septiembre: Sucede exactamente lo mismo con Fannie Mae y Freddie Mac.

Simultáneamente, 10 bancos internacionales anuncian la creación de una línea de créditos por 70.000 millones de dólares para apoyarse entre sí en caso de riesgo de quiebra.

Lehman Brothers se declara en bancarrota.

La Fed y el BCE inyectan más de 125.000 millones de dólares a los mercados.

Washington Mutual quiebra, el gobierno de EEUU lo interviene y se vende JP Morgan.

EEUU acuerda un plan de rescate bancario por 700.000 millones de dólares, aprobado tras muchos contratiempos, por el Capitolio.

Octubre: Los gobiernos europeos anuncian sus propios planes para rescatar a sus bancos. Suiza procede igualmente al destinar recursos públicos para salvaguardar al UBS y anunciar que un fondo soberano de Qatar hará lo propio con el Credit Suisse.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×