Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

'Littering': ¿falta de basureros o de civismo?

Zúrich, al término de la 'Street Parade'.

(Keystone Archive)

Ese fenómeno, que consiste en arrojar los desperdicios a la vía pública, afecta a todas las ciudades suizas y cuesta millones de francos anuales al país.

Buena parte de los desechos son recipientes de comidas rápidas o bebidas y el problema obedece, sobre todo, a una cuestión de actitud...

"Es un fenómeno que se inscribe en una ola que es mucho más importante. No es solamente un problema de desechos, de 'littering', es un problema de comportamiento. En mi opinión, es también una forma de individualismo", señala a swissinfo Jack Ganguin, responsable de la Gestión de Desechos del cantón de Berna.

"Hay una disminución del respeto del espacio público", enfatiza.

En efecto, aun cuando las ciudades suizas poseen una infraestructura suficiente y adecuada para la colecta de los desperdicios, muchas personas prefieren deshacerse de ellos tirándolos por el camino.

¿Rebelión? ¿Provocación?

"Ese es el problema. Existen suficientes contenedores para la basura, y la gente no los usa. No sabemos por qué. ¿Por la mera conveniencia de evitar un mínimo esfuerzo? ¿Por provocación? ¿Por rebelión...?, inquiere Ganguin.

Más aún, si esas personas encuentran papeles tirados en la calle "tienen menos problemas para abandonar también sus propios papeles o sus propios envoltorios. Si todo estuviera limpio, tendrían menos ganas de arrojar al suelo la servilleta de su sándwich o la botella plástica de su agua mineral", añade.

Este problema de la vía pública sucia en las ciudades suizas es más o menos reciente y se percibe muy claramente al término de concentraciones masivas (manifestaciones, desfiles, conciertos...) o luego de la pausa para el almuerzo. La mayor parte de los residuos que quedan en las calles procede de alimentos.

Comidas rápidas, desechos instantáneos...

"Los modos de vida han cambiado. Cada vez más se come de manera rápida a mediodía. Cada vez hay más envoltorios y no se sabe qué hacer. Entonces las personas se deshacen de ellos como sea aun cuando haya recipientes para la basura a disposición".

Propio de las grandes ciudades de todo el mundo, el fenómeno del 'littering' despierta la inquietud de autoridades, medios académicos, ambientalistas... en Suiza. El pasado lunes (27.03) un centenar de representantes de municipios y cantones se reunieron en la ciudad de Zúrich para analizar el problema.

Durante el encuentro se presentó un estudio realizado por la Universidad de Basilea en cinco ciudades helvéticas y según el cual sólo el 70% de la basura es depositada de manera correcta, mientras que el 30% restante es arrojada a la vía pública. De esta última proporción, el 52% corresponde a envoltorios de comida rápida y el resto a hojas de publicidad o periódicos viejos.

Código de conducta

Ese mismo día, la Unión de Ciudades Suizas (UVS) y el Organismo para los problemas de mantenimiento de calles, depuración de aguas tratadas y eliminación de desechos (ORED), en coordinación con las autoridades comunales, presentaron un Código de Conducta para los comercios de comida para llevar y para los organizadores de concentraciones masivas.

La idea es que mediante la aplicación de diversas estrategias, tales como el incremento y la diversificación de los contenedores de basura en las áreas cercanas y dentro de los establecimientos de alimentos, organización de jornadas de limpieza, distribución suplementaria de servilletas sólo a solicitud del cliente, entre otras, autoridades, comerciantes y consumidores puedan poner coto a ese problema de 'littering'.

Acerca de las posibles soluciones para resolver el problema que nos ocupa, Jack Ganguin refiere que son diversas las posibilidades, incluida la aplicación del Código de Conducta y, por supuesto, la educación en el seno del hogar...

"Si uno tiene hijos y los educa de manera correcta no van a arrojar su basura en el suelo de su casa, como tampoco lo van a hacer en el espacio público. Eso equivaldría a vaciar las migajas en la alfombra."

El recurso del castigo

Se puede sensibilizar aún más a los jóvenes; establecer compromisos con los establecimientos de comidas rápidas para que se comprometan un poco más en la recuperación de los envoltorios; emplear empaques retornables. "Hay muchas pistas", subraya nuestro interlocutor.

Pero, si todas esas medidas no funcionan, siempre queda el recurso de la aplicación de multas.

"No es un tema que nos guste abordar, pero quizá haya que hacerlo algún día".

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Contexto

De acuerdo con la Oficina Federal del Medio Ambiente, los Bosques y el Paisaje (OFEFP), en el 2004 se produjeron en Suiza 2'580'000 de toneladas de desechos urbanos. De ese total, el 91% fueron incinerados.

Según la ORED, el tratamiento de la basura cuesta a Suiza 350 millones de francos anuales, de los cuales el 10% se emplea en la limpieza del 'littering'.

Un estudio efectuado por la Universidad de Basilea en cinco ciudades encontró que 70% de la basura es depositada en contenedores mientras que el 30% restante es arrojada a la vía pública.

De ese porcentaje, más de la mitad está formado por recipientes desechables de comidas y bebidas y 24% por periódicos viejos y hojas de publicidad.

Fin del recuadro


Enlaces

×