Navigation

¿Tequila para todos?

La ceremonia de la firma del tratado de libre comercio entre México y la EFTA, presidida por el ex mandatario mexicano Ernesto Zedillo. Keystone Archive

México y Suiza estrechan sus relaciones comerciales. El próximo 1 de julio entra en vigor el tratado de libre comercio suscrito con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), de la que Suiza es miembro.

Este contenido fue publicado el 12 junio 2001 - 12:07

Bajo los auspicios de la Cámara de Comercio Latinoamericana en Suiza un grupo de expertos de ambos países analizaron este lunes (11.06.) el alcance del nuevo 'puente trasatlántico de comercio' entre México y la Confederación Helvética.

Enrique Loaeza y Tovar, embajador de México en Berna, enfatizó la espectacular apertura y liberalización de la economía mexicana.

México firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá, en vigor desde 1994, y otro pacto similar con la Unión Europea (UE) el año pasado. Para diversificar aún más su comercio exterior, el país ha firmado acuerdos con Israel y con casi una docena más de países de Centro y Sudamérica, así como de Asia.

Suiza, país que no es miembro de la UE, busca intensamente nuevas alianzas de comercio multilateral. El tratado con México, suscrito en noviembre pasado, tiene un carácter modélico para Suiza, señala Christian Etter, director de la Secretaría de Estado de Economía (Seco).

Con su industria altamente sofisticada y un sector de servicios diversificado, el país alpino necesita cada vez más relaciones preferenciales con socios grandes en otras regiones del mundo para no sufrir las discriminaciones entre los bloques económicos.

El mercado doméstico es pequeño y, por lo tanto, Suiza no tiene otra opción que exportar sus productos y servicios. Sólo así la economía helvética podrá mantener su posición en un entorno internacional cada vez más competitivo.

Para obtener una ventaja comparativa internacional, México y Suiza rebasaron en sus negociaciones el marco estricto de un tratado de libre comercio. El pacto incluye no solamente el intercambio de mercancías bajo términos preferenciales, sino también las ramas de inversión, servicios, propiedad intelectual y la agilización administrativa, entre otros.

Las negociaciones fueron particularmente arduas en los sectores agrícola y textil, según Stefan Moser, miembro de la delegación negociadora de la Seco. Suiza representa un mercado interesante para los productos agrícolas mexicanos (azúcar, flores, miel, frutas, tequila, banano, café) dentro de la EFTA.

Se logró un acuerdo satisfactorio excluyendo los productos lácteos, carnes y granos. En la rama textil, de crucial importancia para México, se alcanzó un entendimiento basado en cuotas.

El potencial de crecimiento comercial entre México y la EFTA es enorme. El país es el cuarto socio económico de Suiza en el continente americano. Las exportaciones helvéticas a México totalizan actualmente 1.000 millones de francos.

Para asegurar nuevos mercados y evitar discriminaciones futuras, Suiza negociará nuevos tratados de libre comercio en el marco de la EFTA, entre otros con Canadá, Chile, Singapur, Sudáfrica, Corea del Sur y con MERCOSUR (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay).

Erwin Dettling, Zúrich

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.