Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Año positivo para la cooperación

El apoyo a los más necesitados, entre los objetivos de las ONG suizas.

(Keystone Archive)

A pesar de la compleja coyuntura internacional marcada por los hechos del 11 de septiembre, la cooperación suiza califica al 2001 como positivo.

La tendencia belicista mundial nacida luego de los sucesos de Nueva York y Washington de septiembre pasado marcan a fuego todas las relaciones internacionales, incluidas las de cooperación al desarrollo.

"Influyen también el quehacer cotidiano de nuestras organizaciones que trabajan, justamente, en ese aspecto específico del plano internacional", afirma Pepo Hofstetter, responsable de prensa de la Comunidad de Trabajo (CT).

Esta agrupación aglutina a las cinco principales ONG de cooperación suiza: Pan para el Prójimo, Acción Cuaresma, Helvetas, Caritas y Swissaid.

Para Hofstetter, "es preocupante percibir que las intervenciones militares se convierten en moneda corriente, sean éstas en Afganistán o en Palestina y cierran espacios de participación".

Así se expresó la minúscula representación de la sociedad civil internacional - y también helvética- autorizada a participar en la reciente Cumbre de Duhá, Qatar, del 9 al 12 de noviembre pasado.

Este evento convocado por la Organización Mundial del Comercio (OMC) restringió considerablemente la participación de las ONG.

"Percibimos con preocupación esa tendencia de imposición de la visión geopolítica estadounidense que tiende a reducir los espacios de participación, que lleva a clasificar y dividir el mundo entre 'países buenos y malos' y que entiende la cooperación como un componente de esa lógica", explica con preocupación Hofstetter.

La reflexión en torno al décimo aniversario del Programa de Desendeudamiento Creativo fue un momento muy fuerte del año y todas las iniciativas sobre la temática del Agua Potable, indica Hofstetter a modo de balance anual.

Importante colaboración Estado-ONG suizas

Hablar de Estado y sociedad civil conduce a Hofstetter a evaluar las relaciones entre la Comunidad de Trabajo y la Agencia Suiza para el Desarrollo y Cooperación (COSUDE).

La colaboración con COSUDE es excelente. "Tal vez porque ellos también deben confrontarse a las temáticas sociales en los países del Sur, deben comprobar la extrema complejidad que se vive allí y eso facilita hablar un lenguaje casi común", sentencia el portavoz de la CT.

Evaluación compartida por Denis Cattin, secretario general de UNITE, plataforma que reúne a unos 30 ONG que aseguran hoy más de 150 puestos de voluntarios suizos en 40 países del Sur.

"Se han fortalecido las muy buenas relaciones con COSUDE, quien nos sostiene activamente no sólo con un importante financiamiento del personal suizo expatriado, sino también compartiendo una visión común en lo que hace a nuestro trabajo de relaciones internacionales y que nos alienta a la tarea de información en Suiza sobre la práctica de nuestros voluntarios y contrapartes", enfatiza Cattin.

Para Cattin los aspectos más importantes que vivió su plataforma en el año, fue el fortalecimiento del trabajo en red, marcado en el terreno por las coordinaciones de los voluntarios suizos; el esfuerzo de alguno de los miembros de UNITE para profundizar la tarea de sensibilización y la activa participación en las celebraciones del 2001: Año internacional de los voluntarios, decretado por las Naciones Unidas y que permitió revalorizar el impacto del trabajo voluntario.

Este esfuerzo de apertura tuvo un momento muy significativo para el mundo de la cooperación solidaria al desarrollo cuando una delegación de parlamentarios suizos se dirigió a Brasil a inicios del año, enfatiza en diálogo con swissinfo, Pierre-Yves Maillard, secretario de la ONG, E-CHANGER una de las más activas de UNITE.

"A través de la experiencia que nos da el trabajo con una veintena de voluntarios en ese país sudamericano - todos asociados a sólidas contrapartes del movimiento social- organizamos esa delegación de personalidades políticas, que luego de visitar proyectos, participó en el primer Foro Social Mundial de Porto Alegre a inicios de febrero.", comenta Maillard.

"En el 2002 volvemos a repetir esa delegación a Brasil" anuncia. Será entre el 26 de enero y el 5 de febrero.

Se reunirá a 8 o 9 parlamentarios y a una docena de periodistas de todo el país convocados por el sindicato Comedia y a algunos representantes de la 'otra Suiza', es decir de la sociedad civil helvética preocupada en lo que pasa en el Sur.

Sergio Ferrari


Enlaces

×