Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

ABB, hacer más con menos

ABB tiene su sede principal en Zúrich-Oerlikon.

(Keystone)

En un contexto de competencia internacional implacable y reducción de costos, el trabajo con las universidades ayuda a las grandes empresas a sobrevivir y maximizar ganancias.

Los acuerdos con el MIT y Cambridge son los más destacados, su relación con América Latina es menos prolífica.

Si una sola frase tuviera que describir al gigante tecnológico ABB, esa sería sin duda: renovarse o morir.

Lo mismo en el presente que a finales del siglo XIX, cuando la iniciativa de Charles E. Brown, apasionado de todo aquello que significara movimiento, dio vida a la empresa.

Actualmente, ABB es una de las 10 empresas más rentables de Suiza, vende sus productos en 120 países, posee oficinas en 87 naciones y emplea a más de 120.000 personas.

Y dicho perfil es posible en gran medida gracias a que a partir de 1995 decidió estrechar su relación con las principales universidades del mundo.

Cambridge y el MIT

A diferencia de empresas como Nestlé, Novartis o Adecco, los proyectos que desarrolla ABB con la academia no busca tanto la formación de los estudiantes o egresados, para inducir tácitamente el consumo de sus productos.

Su objetivo central es más bien aprovechar el conocimiento técnico de los expertos universitarios para aplicarlo en su operación cotidiana.

Por ello, también a diferencia de otras compañías de origen suizo, su relación directa se ha dado sobre todo con universidades de primer nivel de Estados Unidos y Europa, como el MIT y Cambridge.

Concretamente, el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) es uno de los decanos internacionales (fundado en 1861) en el campo del desarrollo de la ciencia a favor de la industria.

A esto se debe que muchas empresas del mundo establezcan nexos con su departamento de investigación. Y sólo en 2005, la iniciativa privada invertirá 170 millones de dólares (205 millones de francos suizos), en el área innovación e investigaciones de laboratorio del MIT, 35% de estos recursos correrán a cargo de ABB.

Con la británica Universidad de Cambridge, la compañía de robótica estableció un programa de investigación con el Laboratorio Cavendish, al que encarga proyectos ligados a la automatización de sistemas y con el que periódicamente desarrolla seminarios para incentivar la relación empresa-universidad.

Opera también con el área de manufacturas y su programa de lideres.

Menos cerca de Iberoamérica

Menos desarrolladas que sus vecinas, las universidades de Iberoamérica también están en la mira de ABB pero a través de otro tipo de proyectos. Su interés en este caso está más ligado al apoyo con infraestructura.

En España, por ejemplo, tiene relación con Murcia. Y a partir del hecho concreto de la escasez de recursos hídricos en esta región española, ABB decidió instalar un centro dedicado al control, gestión y optimización del uso del agua. Para operarlo pide la ayuda y asesoría de la Universidad de Murcia, experta en automatización de servicios para el suministro de este líquido.

En Perú, ABB tiene un acuerdo con la Universidad de Piura que opera a través de la Asociación Internacional para el Intercambio de Estudiantes para Experiencias Técnicas (IAESTE).

Este último se encarga de seleccionar alumnos en activo y egresados de la universidad para enviarlos después a realizar prácticas profesionales en ABB en Zúrich.

En Colombia, por citar otro ejemplo, la Universidad Distrital de Bogotá impartirá el mes próximo (12.12 al 16.12), un seminario destinado a ingenieros especializados en "Automatización Industrial", y éste estará a cargo de Hubert Kirrmann, uno de los responsables del Centro de Investigación de ABB, en Baden, además de ser Profesor de la Escuela Politécnica Federal de Lausana y responsable del Laboratorio de Modelado de Sistemas.

Y en Colombia, para citar un tercer ejemplo, ABB desarrolla jornadas de apoyo al sector educativo con la Universidad de la Salle, en las que se ocupa sobre todo de formalizar el donativo de computadoras para instituciones educativas; es decir, los ordenadores que dejan de ser operativos en las oficinas de ABB, pero que son utilizables, son trasladados a escuelas de educación básica y media.

Ganar ante todo

Andreas Poncet, responsable de Investigación Corporativa de ABB en Suiza, pone las cosas en claro y sin maquillajes altruistas.

Los dueños del capital en el mundo enfrentan decisiones cada vez más complejas. La competencia es férrea, los recursos limitados y las reglas medioambientales cada vez más estrictas en prácticamente todos los países.

Por ello, el sólo camino para asegurar la supervivencia de largo plazo es maximizar las ganancias optimizando las operaciones.

Y en este proceso, destaca el funcionario de ABB, la interacción con las universidades más destacadas del mundo ha sido estratégica para nosotros.

La primera relación estrecha que ABB estableció con la academia fue con la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, el ETH, a quien ABB pidió buscar alternativas para mejorar la producción en diversos ámbitos.

Y obtuvieron extraordinarios resultados en materia de aparatos de comunicación, censores, y transmisión de datos y avances en algoritmos computacionales que habrían sido impensables hace apenas 12 años.

Y entrevistado por swissinfo, Thomas Schmidt, vocero de ABB, explica que para la empresa es muy valioso aprovechar la experiencia con la que cuentan las universidades.

Al cuestionarle qué sucede cuando alguno de los hallazgos de los científicos e investigadores universitarios puede convertirse en un producto o sistema de alta rentabilidad para ABB, explica que cada caso es diferente.

Cuando establecemos los proyectos con las universidades se fijan los objetivos y se aclara desde el principio qué sucedería en cada caso, y si ABB tiene derecho o no a la explotación de las conclusiones a las que se llegó en los trabajos que son financiados por nuestra compañía.

Y es una fórmula atractiva porque redunda en beneficio para las dos partes, motivo por el cual ABB seguirá fortaleciéndola.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

· ABB tiene presencia en 120 países
· Emplea a más de 120.000 personas.
· En 1995, ABB decidió estrechar sus relaciones con universidades.

Fin del recuadro

Contexto

· ABB mantiene una estrecha relación con las universidades mas importantes de Estados Unidos, Asia y Europa.

· Para Andreas Poncet, responsable de Investigación y Desarrollo de ABB en Suiza, los dueños del capital en el mundo enfrentan decisiones cada vez más complejas, y ante la férrea competencia, tienen que buscar alternativas.

· Una de ellas, es trabajar con universidades que les permitan desarrollar productos o procesos de automatización, como el MIT o la Universidad de Cambridge.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×