Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ackermann, nuevo hombre fuerte del 'Deutsche Bank'

El 'Deutsche Bank' , en la ciudad de Francfort.

(Keystone)

El suizo, de 53 años, se impuso en la lucha interna por el poder del principal banco comercial de Alemania.

El nuevo presidente designado del 'Deutsche Bank' desató así una revolución en el sector bancario alemán.

En la reunión del consejo de administración del 'Deutsche Bank', celebrada este miércoles (31.01.02) en la ciudad de Francfort del Meno, Ackermann recibió la aprobación de sus planes para una completa renovación de la estructura directiva de esa institución crediticia.

Según estos proyectos, el portavoz del directorio del banco tendrá mayor influencia que hasta ahora, y su función se equiparará a la de los jefes de operaciones de las compañías estadounidenses.

Primera decisión

En un primer paso, el consejo aprobó la implementación de un comité ejecutivo que será constituido bajo la tutela del directorio del 'Deutsche Bank'. El comité dirigirá las áreas operativas e informará directamente a Ackermann sobre sus tareas. Los otros cuatro miembros del directorio -que será reducido de ocho a cinco elementos- se integrarán con los directores de las áreas operativas en el comité ejecutivo y asumirán tareas administrativas.

Hace un año exactamente el consorcio 'Deutsche Bank' redujo también sus cinco áreas de negocios a un modelo de dos pilares. Los miembros del directorio, por supuesto, no estaban demasiado entusiasmados con las reformas, pero los planes de Ackermann pudieron seguir adelante y comenzar a hacerse realidad con el patrocinio del presidente del consejo de administración Hilmar Kopper.

Uno de los miembros del directorio, Thomas Fischer, jefe del área de operaciones, presentó durante la sesión de este miércoles su renuncia por adelantado, extrayendo sus consecuencias tras el prolongado conflicto interno en torno a las reformas de la estructura directiva del banco. Fischer será sustituido por Hermann-Josef Lambertin, quien en un principio se había opuesto también a las reformas y había pensado asimismo presentar su dimisión, debido a que en esta transformación debía dejar el sector que atiende directamente los negocios de clientes privados.

También Michael Philipp, especialista en banca de inversión, quien fue reclutado hace dos años para trabajar con Edson Mitchell, recientemente fallecido, dejará también el directorio del consorcio 'Deutsche Bank' por propia decisión. Philipp asumirá en el futuro la responsabilidad directa en el sector de los negocios de clientes privados y manejo de inversiones. Jürgen Fitschen es el tercer miembro del directorio que abandonará este órgano para hacerse cargo en adelante del área 'Corporate and Investmentbanking'.

Una estrategia de discreción

Durante 16 meses el suizo "Joe" Ackermann, como lo llaman internamente en el banco, se mantuvo en un discreto segundo plano evitando apariciones públicas y todo contacto con la prensa desde que fue elegido en septiembre de 2000 como sucesor del actual portavoz del directorio Rolf Breuer para sortear irritaciones y situaciones molestas. Breuer permanecerá en el cargo hasta la próxima asamblea general de accionistas del 'Deutsche Bank' que se celebrará en mayo.

Ahora, según ha trascendido, Ackermann ha defendido sus planes argumentando que "el banco necesita una clara estructura directiva, como premisa para mejorar sus operaciones y negocios". Como la legislación alemana no prevé el cargo de jefe ejecutivo de operaciones como en Estados Unidos, Ackermann ideó en su proyecto una vía que permita llegar a ese objetivo con la creación de un comité ejecutivo.

Lo que ha quedado claro también en esta reunión es que el 'Deutsche Bank' no trasladará por ahora su sede central a Londres, como se rumoreaba recientemente. Rolf Breuer salía al paso de esas especulaciones recientemente afirmando que no tiene sentido una decisión de esa naturaleza. Ackermann también es partidario de mantener, por lo menos por el momento, la casa matriz en Francfort, aunque como banco mundial el 'Deutsche Bank' tiene miles de empleados en Londres y Nueva York para atender sus negocios en el área de banca de inversiones.

"La sede del 'Deutsche Bank' continuará siendo Francfort", sostuvo un banquero en que pidió no ser identificado. "Un traslado al Támesis sería una falsa señal para los mercados y un gol en contra", concluyó. Pero, en definitiva, una decisión de este tipo forma parte de las opciones que tendrá a mano el nuevo jefe ejecutivo de operaciones, es decir Josef "Joe" Ackermann.

Juan Carlos Tellechea, Berlín


Enlaces

×