Navigation

Acuerdos de país a país, ante el 'impasse' de la OMC

Pascal Couchepin con el ministro de Hacienda español, Cristóbal Montoro, en octubre pasado. Keystone

El ministro de Economía, Pascal Couchepin, indica que Suiza gana un franco sobre dos en sus exportaciones y por lo tanto el país "no puede quedarse dormido" en política comercial mientras continúa el bloqueo de las negociaciones multilaterales en la OMC.

Este contenido fue publicado el 13 diciembre 2000 - 08:53

Después de firmar una declaración de cooperación entre la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA en su sigla inglesa) y el MERCOSUR. el consejero federal reconoció que, durante los pasados años, muchos países habían puesto sus esperanzas en las negociaciones comerciales internacionales efectuadas bajo el patrocinio de la OMC.

Pero el callejón sin salida en el que se encuentran las actuales tratativas mundiales, especialmente por el tema de la agricultura, obliga a todos los países, grandes y pequeños, a conformar zonas de libre comercio que eliminan las dificultades aduanales, tarifarías y demás, de país a país.

"Estos acuerdos no son una alternativa a la OMC, pero si son un complemento. Estos últimos años habíamos puesto muchas esperanzas en la reactivación de las negociaciones multilaterales en la OMC. Pero, en la medida en que ellas tardan, hay que encontrar soluciones para evitar que nos tomen en desventaja. Esa solución son los acuerdos bilaterales" indicó Couchepin a swissinfo.

"Si la OMC esta bloqueada, lo que va a suceder es que los países ricos van a hacer acuerdos de libre comercio entre ellos. Y, en consecuencia, la OMC perderá interés para los países ricos. ¡Pero esa no es nuestra intención! La OMC es indispensable, hay que continuar manteniéndola, sosteniendo su dinamismo" acentuó el ministro.

"En la espera, hacemos estos acuerdos de libre comercio que liquidan dificultades de país a país. Un país rico es un país que comercia", subrayó Couchepin, quién termina el año tras realizar una serie de viajes a diversos países hispanos.

En su visita a España, a finales de octubre, el ministro de Economía advirtió el dinamismo de ese país, al que calificó como "el mejor discípulo de la Unión Europea".

También se dijo sorprendido por el desarrollo comercial de España en Latinoamérica, tras constatar su participación en esa región durante visita a Chile y Argentina. "En América del Sur nos dicen: los españoles están redescubriendo nuestro continente con tres carabelas: Santa Telefónica, Santa Iberia y Santa BCH", comentó el ministro.

"Durante el viaje, encontramos a una serie de hombres de negocios, entre ellos, los accionistas principales de Bonafon y, unos días mas tarde, Bonafon se encontró como socio de Swisscom. Y la operadora Telefónica entró a las subastas de la UMTS en Suiza. Entonces, si se quiere conocer un poco la realidad económica europea, hay que conocer a los españoles", explicó Couchepin durante una entrevista a swissinfo.

Sobre los resultados concretos de su visita a Chile y Argentina, Couchepin indicó que Chile, desde el punto de vista económico, marcha bien: "Vamos a comenzar a negociar este acuerdo de libre comercio con Chile. En Argentina, llegamos en el momento de la crisis".

"Los argentinos tienen algo muy positivo. Nunca rechazaron pagar su deuda. Ese es el signo, por supuesto, de un país que, a lo largo de muchos años, asume sus compromisos" consideró el ministro.

Tras su visita a esos dos países el jefe de asuntos económicos de Suiza se dirigió a México para firmar, el 27 de noviembre, el acuerdo de libre comercio entre ese país y la EFTA, justo 4 días antes del cambio de Gobierno. Al respecto, comentó Couchepin: "Yo creo que es un buen signo porque ese país se volvió democrático".

"México es un país que construye su prosperidad sobre los intercambios comerciales. De 34.000 millones, sus exportaciones subieron a más de 120.000 millones de dólares. Es un buen socio para todos nosotros" agregó.

Tras la firma, el martes 12 de diciembre, de la Declaración de cooperación entre los países del EFTA y del MERCOSUR, el ministro Couchepin reconoció la existencia de problemas muy complejos que ocuparán mucho tiempo para lograr un convenio de libre comercio entre ambas asociaciones.

Finalmente, al preguntar si el dinamismo de la política comercial de Suiza en el plano internacional es obligado por las circunstancias, Couchepin respondió: "Ganamos un franco sobre dos en las exportaciones, no podemos permanecer dormidos".

Enrique Dietiker

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.