Afrontar los fantasmas de Srebrenica

Una sobreviviente de Srebrenica en el Cementerio-Memorial de Pococari. Keystone

Unos 50 sobrevivientes de la masacre de Srebrenica que viven en Suiza participaron este lunes en las ceremonias conmemorativas 10 años después de las atrocidades.

Este contenido fue publicado el 11 julio 2005 - 11:43

Unos 8.000 musulmanes fueron asesinados tras la invasión de las tropas serbias de Bosnia, de esa pequeña ciudad que había sido declarada "segura" por la ONU.

Unos 50.000 oficiales y deudos de las víctimas se reunieron en el Memorial de Protocari, cerca de Srebrenica, para conmemorar la masacre y enterrar a centenares de cadáveres hallados en tumbas comunes de las colinas vecinas.

Ese genocidio constituyó el capítulo más sangriento de la guerra de Bosnia entre 1992 y 1995. El antiguo líder serbio de Bosnia, Radovan Karadzic, y el ex comandante en jefe de la armada, Ratko Mladic, fueron condenados por su actuación en la masacre por el Tribunal Penal Internacional para la otrora Yugoslavia (TPIY), pero ambos siguen en libertad.

Fahrudin Salihovic, presidente de la Asociación de Sobrevivientes de la Drina-Srebrenica y antiguo alcalde de la ciudad, declaró a swissinfo que no pasa un día sin pensar en los trágicos acontecimientos de julio de 1995.

"Me es imposible olvidar que en 5 días, jóvenes y viejos fueron asesinados con una barbarie excepcional", confía a swssinfo. "Los recuerdos persisten, sobre todo cuando se acerca el aniversario de la masacre".

Fahrudin Salihovic, quien vive en Ginebra, no pudo asistir a la conmemoración puesto que su permiso de residencia no le permite salir de Suiza. No oculta su decepción.

Una etapa del proceso de duelo

Marc Walter, psiquiatra de Lausana que ha atendido a sobrevivientes de Srebrenica, está convencido de que la ceremonia de este lunes constituye una etapa importante en el proceso de duelo.

Subraya que es la primera vez que numerosos supervivientes regresan al lugar tras la masacre que "les representa todavía un peso enorme".

"Muchos quieren afrontar el pasado, dar testimonio ante el mundo de lo que pasó. Otros van para enterrar -simbólica o físicamente- a las personas que perdieron", agrega el psicólogo a swissinfo.

La suiza Carla del Ponte, procuradora del TPIY brilla también por su ausencia en la conmemoración de este lunes.

La semana pasada, su portavoz confirmó que la fiscal rechazaba asistir "mientras que Karadzic y Mladic permanezcan en libertad".

La procuradora de la ONU expresó en diversas ocasiones su frustración ante la incapacidad de las autoridades competentes para entregarlos a la justicia internacional.

"Vergüenza y deshonor"

"La señora Del Ponte no puede afrontar a las víctimas mientras que Karadzic y Mladic mantienen la impunidad, diez años después de su inculpación por parte del TPIY", declaró la portavoz Florence Hartmann.

"Es una vergüenza y un deshonor que los dos principales genocidas de Srebrenica no hayan sido entregados todavía a la justicia".

Fahrudin Salihovic comparte esa opinión pero se dice convencido de que Mladic, Karadzic y "otros criminales de guerra" comparecerán un día ante la Corte de La Haya.

En vísperas de este aniversario, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR, con sede en Ginebra), lanzó un llamado para reactivar los esfuerzos tendientes a esclarecer la suerte de más de 14.5000 víctimas cuyo paradero se desconoce aún.

Esa cifra incluye unas 5.500 personas desaparecidas en los trágicos acontecimientos de Srebrenica y sus alrededores. "El derecho de las familias de conocer la suerte de sus parientes -reconocido por el derecho humanitario internacional- debe ser defendido y respetado, indicó el CICR en un comunicado.

swissinfo, Adam Beaumont
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Datos clave

11 de julio de 1995: los Serbios de Bosnia desbordan a los casos azules holandeses y toman el control de Srebrenica, donde miles de civiles se habían refugiado.

12 de julio: los serbios separan a los hombres de entre 12 y 65 años. Millares de otros combatientes huyen del lugar a lo largo de "la ruta de la muerte".

13 de julio: primeras ejecuciones de musulmanes. Los cadáveres de un alto número de víctimas son arrojados a fosas comunes.

End of insertion

Contexto

De 1992 a 1995, Bosnia Herzegovina fue el escenario de una guerra interétnica entre musulmanes, croatas y serbios con un saldo de unos 250.000 muertos.

Alrededor de 2 millones de personas fueron desplazadas por el conflicto, más de 10.000 de entre ellas se refugiaron en Suiza.

Nueve diputadas federales suizas viajaron a Srebrenica, donde se reunieron con viudas de las víctimas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo