Navigation

Al fin la estadística suiza es eurocompatible

La estadística, herramienta necesaria para la gestión del estado Keystone

Uno de los nueve acuerdos de la segunda fase de negociaciones entre Suiza y Bruselas (Bilaterales II), se refiere a las estadísticas. Pronto el gobierno suizo lo rubricará.

Este contenido fue publicado el 11 junio 2004 - 14:06

Sin embargo, la Oficina Federal de Estadística (OFS) aún tiene mucho que hacer para armonizar sus normas técnicas y alcanzar el tren europeo.

“Una de las metas del acuerdo estadístico es obtener datos objetivos y comparables con los de la Unión Europea en todos los campos necesarios para el desarrollo de nuestras relaciones. Es decir, en todos aquellos terrenos donde hemos concluido acuerdos bilaterales”, explica Gabriel Gamez, encargado del tema en la OFS.

Para dirigir un país es necesario conocerlo y, por consecuencia, censarlo. Esta es la misión que desde 1860 cumple la Oficina Federal de Estadística, OFS. Esta misión legal va acompañada del delicado encargo de fijar el índice de precios indispensable para orientar la política económica.

La estadística es pues la base de la política. Para discutir y llegar a acuerdos es necesario hablar el mismo idioma estadístico. Es decir, utilizar datos que sean comparables. Por ejemplo en materia de cálculo de salarios, inmigración, transportes, etc.

El acuerdo bilateral sobre la estadística permitirá entonces a Suiza acabar su ajuste a los estándares de Eurostat, Oficina de Estadísticas comunitarias.

De este modo, los datos suizos serán por fin publicados por Eurostat, junto con aquellos de los Estados miembros de la UE. Esto mejorará considerablemente la visibilidad de Suiza.

Gabriel Gamez está convencido incluso de que este nuevo instrumento “permitirá reforzar la posición de Suiza en relación con la UE”.

Un proceso de 5 años

Para adaptarse a las normas comunitarias, la OFS, cuya nueva y muy reciente sede fue inaugurada a fines de mayo último, en Neuchâtel, calcula que necesita entre 3 y 5 años.

Este ejercicio de ajuste costará cerca de 30 millones de francos suizos por año, además de un presupuesto anual de 82 millones de francos, incluidos los costos de un personal que será ampliado a unos 500 puestos de trabajo.

También está incluida la contribución de Suiza a Eurostat, estimada inicialmente en 9 millones de francos, pero que, según Gabriel Gamez, podrá ser menos onerosa.

“ La Confederación nada nos ha prometido todavia. Es nuestro cálculo de costos realizado en el momento del comienzo del proceso. Después descenderá a un ritmo más normal”, agrega Gabriel Gamez.

No obstante, estos 30 millones suplementarios permitirían colmar el retardo acumulado frente a la UE, en particular en el campo de la salud y la economía.

Margen de maniobra limitado

El ajuste a las normas europeas también debería ser benéfico para Suiza. Podría llenar importantes lagunas en las estadísticas oficiales, sobre todo en terrenos políticos particularmente sensibles como son los seguros de enfermedad, las jubilaciones, las finanzas públicas y la formación.

Estos campos de acción siguen en manos de las respectivas oficinas federales suizas que, por fuerza, trabajan de manera segmentada. O son también competencia de los cantones, en virtud del federalismo.

“Como por azar, estos terrenos delicados que tienen dificultad para tener una imagen coherente de la situación, son aquellos en que los cantones tienen más prerrogativas”, señala Gabriel Gamez.

Es por este motivo que algunos exigen una verdadera descentralización de la OFS. Es el caso de Antoine Gualtierotti, profesor de estadística en el Instituto de Altos Estudios de Administración Pública (IDEAP). “El director de la OFS no tiene ni la responsabilidad ni los medios directos para responder a las necesidades”, advierte.

En efecto, la Oficina, sola, no puede tomar la decisión de investigar sobre un asunto u otro. Todas las actividades requieren una base legal (con mandato del parlamento) y de un presupuesto adecuado, atribuido por el gobierno.

Por esta razón, concluye Gualtierotti, “la OFS es totalmente dependiente de la ley y de los presupuestos”.

Instrumento de reactivación

Pero los tiempos cambian. Presionados por la globalización, los mercados superan las fronteras cantonales y suizas. “Nuestro modo de ver las cosas no es pues ni más fiable ni más pertinente”, añade Gamez.

Debe recordarse que el PIB de Suiza se ha quedado atrás y que su crecimiento es el más débil entre los países ricos. Para que Suiza forme parte del grupo de países europeos que han reencontrado un crecimiento económico, debe tomar medidas económicas y sociales.

Se observa que los países que han logrado un mejor retorno al crecimiento, como Suecia y Holanda, tienen una cultura estadística fuerte.

Así pues, para que Suiza vuelva a encontrar su vitalidad –Gabriel Gamez está convencido- “necesita reunir datos fiables y es esto lo que permitirá el acuerdo bilateral”.

Con o sin adhesión a la UE. Porque en este caso, es asunto de la política.

swissinfo, Isabelle Eichenberger
(Traducción: Jaime Ortega)

Datos clave

En 2000, expertos canadienses de la ‘Peer Review’, practicaron una auditoría en la OFS.

Concluyeron que en la OFS había una cierta falta de independencia política y administrativa, una falta de flexibilidad y de coordinación con otras oficinas.

Por su parte, la OFS ha hecho esfuerzos para mejorar el análisis y la presentación de los datos recogidos.

End of insertion

Contexto

La estadística, reflejo del país, es un instrumento indispensable para tomar decisiones políticas y económicas.

El acuerdo bilateral sobre la estadística permitirá comparar de manera objetiva los datos suizos con los de la UE, principal socio económico.

Suiza participará en proyectos de Eurostat, Oficina de Estadísticas de la UE, en sus campos específicos de competencia.

El acuerdo aumenta la visibilidad de Suiza, ausente de las estadísticas europeas por falta de datos comparables.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.