Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Al rescate de los mercados financieros

Ante las turbulencias que viven las bolsas, los bancos centrales actúan.

(Keystone)

Los seis bancos centrales más importantes del mundo, entre ellos el de Suiza, Estados Unidos y la Unión Europea, pactan una estrategia conjunta para proveer al sistema financiero de la liquidez que le hace falta.

El objetivo es facilitar a la banca internacional los dólares que requiere para sus operaciones cotidianas, con lo que buscan reestablecer la confianza de los ahorradores.

El sistema financiero internacional se encuentra en 'shock' absoluto. En los cinco continentes, los usuarios de los bancos se hacen dos preguntas cada vez con más insistencia: ¿Qué está por venir? y ¿están a salvo mis ahorros? No existe respuesta única.

Aquellos inversores que destinaron parte de su patrimonio a la adquisición de productos emitidos y garantizados por Lehman Brothers –en EEUU o en cualquier otro país del orbe- podrían perder parte de su patrimonio.

Sin embargo, aunque se trata de una desafortunada minoría, la intranquilidad cunde ya entre todos los inversores del mundo.
Y como la mancuerna 'temor-mercados financieros' jamás ha arrojado un buen saldo, los bancos centrales salieron esta semana a 'blindar' el sistema bancario internacional.

Hace sólo tres días, 10 bancos privados del mundo, incluidos los suizos UBS y Credit Suisse, constituyeron un fondo de emergencia de 70.000 millones de dólares para apoyarse entre sí en caso de riesgo de quiebra.

Este jueves (18.09), los seis bancos centrales más importantes del planeta se sumaron al esfuerzo a través de un ambicioso mecanismo para garantizar liquidez en dólares a la banca privada.

Swap multilateral

La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), el Banco Central Europeo (BCE), el Banco Nacional de Suiza (BNS), el Banco de Japón, el Banco Central Canadiense, y el Banco de Inglaterra acordaron desde ayer (18.09) y hasta el 30 de enero del 2009 inyectar al mercado bancario la liquidez que requiera mientras dure la volatilidad actual.

Expresado en palabras simples, esto significa abastecer a los bancos privados de los dólares que requieran para cumplir con todos los compromisos que tienen con sus clientes particulares y empresariales.

Cuando hay pánico, los inversores tienden a retirar fondos de forma masiva, una dinámica que puede quebrar a un banco aunque sus finanzas sean sólidas.

El acuerdo se materializará a través de un 'swap' que permitirá a los bancos centrales prestarse dólares de forma recíproca en el corto plazo, de modo que cada uno sea capaz de estabilizar su propio sistema financiero cuando le haga falta.

Más y más dólares

El acuerdo entre bancos centrales incluye varias medidas de carácter técnico:

1) Los seis institutos monetarios acordaron aumentar hasta 180.000 millones de dólares (200.747 millones de francos suizos) la inyección total de dólares que están dispuestos a ofrecer al sistema financiero mundial para evitar una crisis sistémica.

2) Adicionalmente, se aumentaron los 'swaps' bilaterales que existen entre la Fed y otros bancos centrales. Concretamente, con el Banco de Japón se fijó en 60.000 millones de dólares.

3) El 'swap' bilateral entre la Fed y el Banco de Inglaterra se pactó en 40.000 millones de dólares.

4) La línea de intercambio de dólares entre la Fed y los bancos de Canadá y Suiza, se fijó en 10.000 millones de dólares, respectivamente.

"Un compromiso que responde", en opinión de Masaaki Shirakawa, presidente del Banco de Japón, a "la necesidad de adoptar medidas rápidas que amainen la tensión que existe en los mercados financieros internacionales".

Una situación que se agrava paulatinamente desde agosto del 2007, mes en el que estalló la crisis de los 'subprime' (créditos hipotecarios de mala calidad).

La misión del BNS

En este acuerdo entre bancos centrales, el BNS jugó un papel vital.
Cada 24 horas, el BNS emitirá ofertas para pensiones de títulos contra dólares estadounidenses y aumentará el tamaño de las subastas (28 y 84 días) que realiza cotidianamente.

Esto significa que el BNS está dispuesto a ofrecer 10.000 millones de dólares –límite máximo diario– a los bancos privados para financiarse en dólares.

Con respecto a las operaciones a 28 días, el banco central helvético decidió aumentar de 6.000 a 8.000 millones de dólares su oferta de divisa verde para las operaciones pactadas en este plazo.

Y en el caso de las operaciones con vencimiento a 84 días, incrementó su oferta de 6.000 a 9.000 millones de dólares.

Un flujo de divisas estadounidenses que, en opinión de los bancos centrales, devolverá la confianza a los inversores y apuntalará a un sistema financiero completamente debilitado.

Las primeras reacciones de las bolsas de valores no fueron lo positivas que esperaban las autoridades monetarias. Caídas en las bolsas de EEUU y Europa acusan los temores de un riesgo mayor.

Sin embargo, en medio de la confusión, cada protagonista intenta sortear con tino e inteligencia la que se ha convertido ya en la peor crisis financiera del último siglo.

swissinfo, Andrea Ornelas

CONTEXTO

Un banco central es la institución encargada de manejar la política monetaria de una nación. Se ocupa de emitir billetes y monedas, pero sobre todo de garantizar la estabilidad de precios a través de herramientas como las tasas de interés o la inyección de dinero al interior del sistema financiero.

El Banco Nacional de Suiza (BNS) cuenta con una estructura poco convencional porque es una institución propiedad de los cantones y los bancos cantonales.

La Fed estadounidense es el banco central más poderoso del mundo. Se trata de un consorcio público-privado que se encarga de supervisar y regular las instituciones bancarias para proteger el sistema financiero.

El Banco Central Europeo (BCE) es el banco central que rige la zona euro, integrada por 15 países de la Unión Europea (UE): Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Malta, Holanda y Portugal.

Fin del recuadro

Multa a Credit Suisse

Credit Suisse fue condenado este jueves (18.09) por la Corte de Nueva York, a cargo del fiscal general Andrew Cuomo, a indemnizar a un grupo de clientes por el equivalente a 620 millones de francos suizos.

El banco número dos de Suiza invirtió recursos de su clientela en los llamados 'Auction Rate Securities' (ARS), instrumentos que entrañaban un riesgo elevado de pérdida, situación de la que no fueron informados los usuarios de este banco.

Además, Credit Suisse deberá pagar una multa de 16,5 millones de francos suizos.

Cabe recordar que el pasado 8 de agosto el UBS corrió la misma suerte pero a una escala mucho mayor.

Tuvo que devolver más de 11.000 millones de dólares a 40.000 clientes estadounidenses que invirtieron en los bonos con intereses definidos por subasta (los referidos ARS por sus siglas en inglés).

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes