Navigation

Altermundialistas condenan destrozos en Ginebra

Manifestantes bloquean los puentes de Ginebra. Keystone

Los organizadores de la jornada de protesta contra la Cumbre del G8 condenaron enérgicamente los disturbios y destrozos de la noche del sábado.

Este contenido fue publicado el 01 junio 2003 - 11:10

Un grupo destruyó vitrinas del centro de Ginebra, algunos automóviles y atacaron edificios públicos.

Bloqueo de los puentes

En un clima tenso pero de relativo orden, miles de militantes altermundialistas bloquearon a partir de las 5:30 de esta mañana los cuatro principales puentes sobre el río Ródano.

Era una de las acciones públicas previstas por la Coordinacion anti G8 con el objetivo político de "obstaculizar la realización de la Cumbre de Evian" según había declarado el viernes a swissinfo Juan Tortosa, coordinador del Foro Social de la Región Lémanica. (FSL).

La acción de bloqueo de puentes, que debía preceder el inicio de la gran manifestación europea contra el G8, no pudo, sin embargo, impedir una escena de desborde que sufrió buena parte del centro de la ciudad.

Noche de infierno

A partir de las 23 horas, pequeños grupos de encapuchados y vestidos de negro, estimados en su conjunto en no más de 200 a 300, atacaron diversos sectores del centro ginebrino.

Apenas cinco minutos después de iniciado el vandalismo, swissinfo pudo constatar que los negocios no protegidos en casi 400 metros de las dos calles céntricas principales, la de la Confederación y la de la Rue du Marché, habían sido blancos de ataques con piedras y otros objetos percutantes

Gran parte de sus vitrinas fueron destruidas y algunos conatos de incendio debieron ser rápidamente sofocados por los bomberos.

Pequeños, pero móviles grupos de agresores se dirigieron después hacia es el casco antiguo de la ciudad donde lanzaron artefactos incendiaros contra edificios públicos, entre ellos la Casa de Gobierno municipal y el teatro.

"Es incomprensible que esto se haya producido en Ginebra, ciudad que acogió cálidamente a los manifestantes llegados de todas partes", enfatizó en diálogo exclusivo con swissinfo Patrice Mugny, miembro del gobierno municipal recientemente electo.

A sólo veinte minutos de haber entrado en funciones (0.20 horas del domingo primero de junio) Mugny fue convocado a una reunión de urgencia para evaluar la situación. "Me resisto a creer que en la base de estos hechos puedan estar los militantes altermundialistas", enfatizó.

Mugny, junto a los otros miembros del Ejecutivo municipal, recorrió los diferentes lugares de los incidentes hasta avanzada la madrugada.

"Este tipo de agresiones injustificables que atentan también contra los pequeños comerciantes -la mayoría de los negocios de la Ciudad Vieja son de reducidas dimensiones-, y que provocan daños considerables a las propiedades públicas son repudiables", sentenció.

"Lamento asimismo que al final de la cadena, como siempre, sea el contribuyente quien pague las mayores consecuencias de estos hechos tontos e injustificables", concluyó.

Repudio del Foro Social y la coordinación europea

"Estos hechos constituyen una verdadera afrenta a nosotros como organizadores de la gran manifestación de este domingo, es una afrenta a todo el movimiento altermundialista y no tiene justificativo alguno", enfatizó la madrugada del domingo a este corresponal Eric Decarro, presidente nacional del Sindicato de Servicios Públicos y uno de los principales dirigentes del FSL.

En rueda de prensa, a las 3 de la mañana de este domingo, los portavoces del FSL, principal integrante de la Coordinación Europea anti-G8, repudiaron enérgicamente los desbordes.

"Es más importante que nunca que la ciudadanía se movilice contra el G8 y contra estos hechos" añadió Decarro. Algunos de los portavoces del FSL dieron a entender, aunque sin aportar pruebas concretas, que los responsables de los incidentes "podrían estar vinculados a grupos radicales y provocadores de extrema derecha llegados de Alemania y de Italia".

Olivier de Marcellus, otro de los dirigentes de la Coordinación europea anti-G8, insistió en esa hipótesis subrayando que esas acciones destructivas no tenían nada que ver ni con el Foro, ni con los objetivos políticos de la manifestación europea.

Sergio Ferrari
enviado especial a Ginebra

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.