Alza del franco, pasajera

La sobrevaloración de la moneda helvética tendría un carácter efímero, de acuerdo con especialistas. Keystone Archive

La fuerte apreciación de la moneda helvética no perdurará, según opina Jean-Pierre Roth, presidente de la Banca Nacional Suiza (BNS).

Este contenido fue publicado el 29 noviembre 2001 - 15:39

La alta valoración del franco suizo luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre, se debe a factores excepcionales, advirtió Pierre Roth durante su participación en el Séptimo Foro Internacional Financiero y Económico, que se celebra en Viena, Austria.

A juicio de Roth, el fenómeno deberá, por consecuencia, ser pasajero. A partir del 11 de septiembre, el franco suizo ha sido utilizado como valor refugio, explicó.

En la etapa posterior a los ataques, el franco tocó su más alto nivel en comparación con el euro para situarse en las tablas de la actividad cambiaria en 1.45 francos por euro. (El promedio estable del franco antes del 11 de septiembre se situaba en 1.50).

Roth explicó en Viena que el franco helvético se ha reafirmado un 7% frente al euro desde la entrada en vigor de la moneda única, a principios de 1999.

Pero aclaró que teniendo en cuenta el desarrollo de la inflación en la zona euro durante este periodo, la apreciación real no es tan importante: corresponde a la mitad.

Es decir, las oscilaciones del curso en tres años son "moderadas", opina el presidente del banco central suizo.

El funcionario recordó además que una fluctuación débil del franco con relación al euro, no resulta de una política monetaria helvética copiada de aquella del Banco Central Europeo. Basta con observar las diferencias de los tipos de interés entre Suiza y la Unión Europea, dijo Roth.

Para él, si el euro y el franco han evolucionado conjuntamente, se debe a que los fundamentos son semejantes. Las economías de la zona euro y de Suiza están estrechamente ligadas, los desarrollos coyunturales evolucionan en el mismo sentido y responden a las mismas demandas monetarias.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo