Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Amnistía Internacional también critica a Suiza

El tema del asilo, mencionado en el informe de AI.

(Keystone)

El informe anual de la organización en defensa de los derechos humanos fue presentado este miércoles en Londres y difundido simultáneamente desde Lausana.

En él se aborda la preocupación ante la reforma en curso de la legislación helvética sobre el derecho al asilo.

El Informe de Amnistía Internacional (AI) constituye uno de los compendios más completos sobre las violaciones de los derechos humanos, país por país, y a la escala mundial. El año 2004, para el organismo internacional, deja una larga lista de graves abusos.

AI reprocha a los "gobiernos por haber traicionado las promesas que han hecho de respetar y hacer respetar los derechos humanos" y constata que "el nuevo orden mundial" que se está instalando, provoca numerosas "víctimas de crisis humanitarias y de conflictos olvidados".

El informe, constituye una "ocasión anual para denunciar" lo que no funciona, explica Manon Schick, portavoz de la sección suiza de Amnistía. En diálogo exclusivo con swissinfo, la responsable de prensa constata que el 2004 fue un año de "promesas no cumplidas", y que "en nombre de la lucha contra el terrorismo se cometen violaciones de los derechos humanos esenciales, incluida la tortura, lo que es inaceptable".

El documento, constituye una "crítica, sobre todo política. No se puede admitir que decisiones de ciertos gobiernos lleven a provocar guerras o violar los derechos esenciales", enfatiza.

Suiza en la picota

"Se recibieron nuevas denuncias de malos tratos, uso excesivo de la fuerza e insultos racistas por parte de agentes de la policía", enfatiza el informe anual al evaluar la situación helvética.

En esta ocasión, AI ha incorporado con mayor energía sus críticas con respecto a "la temática global del asilo", como reconoce la portavoz de AI sección suiza.

El documento subraya que la reforma de la legislación sobre el tema "impidió que muchos ciudadanos extranjeros ejercieran de forma efectiva su derecho a solicitar asilo".

Para el organismo internacional, el gobierno propuso nuevas reformas que restringen en gran medida el acceso al proceso de determinación de casos de asilo, con lo que "se corría el riesgo de violar la Convención de la ONU (Organización de Naciones Unidas) sobre los Refugiados".

Nuestra actitud sobre esta delicada problemática, subraya Manon Schick, "es casi preventiva", dado que la legislación está siendo estudiada en el parlamento para su revisión.

"Es un llamado de atención de Amnistía a las autoridades", ya que todavía están en posibilidad de reinvertir un proceso en curso que de confirmarse podría, incluso, significar la violación de normas internacionales, reitera.

Entre las modificaciones previstas se encuentra la reducción de 30 a 5 días del plazo concedido a muchos solicitantes de asilo para apelar ante la denegación de su demanda al gobierno suizo.

Adicionalmente, preocupa al organismo que en la ley de asilo propuesta se exija que los solicitantes deban tener un documento de viaje válido (pasaporte o tarjeta de identidad), lo que no siempre es posible en situaciones de riesgo límite.

El informe de AI indica también que hubo indicios de que las autoridades federales carecían a menudo de rigor a la hora de examinar, de manera individualizada, las solicitudes de asilo.

Es de recordar que, por ejemplo, Amnistía Internacional participó el año pasado en una Comisión ad-hoc, creada por las autoridades del cantón de Vaud, para resolver el caso de varias centenas de solicitudes denegadas de personas provienen de diversos países.

Aunque "logramos que se reconsiderase la situación de una cincuentena de personas", se comprobaron deficiencias en el tratamiento de las solicitudes, explica la representante de AI.

Otros problemas de derechos humanos

AI retoma un informe publicado por la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI), del Consejo de Europa, para indicar otros problemas que identifica en el ámbito de los derechos humanos. Si bien ese informe reconoce que Suiza tomó medidas para combatir el racismo y la intolerancia, "hizo notar la falta de un cuerpo legislativo completo contra la discriminación".

La organización coincide con la ECRI en la "preocupación por el aumento del racismo y la discriminación hacia los africanos de raza negra que se observó en la opinión pública, en el discurso político y de los medios de comunicación y en el comportamiento de los funcionarios, en especial la policía",

El informe del Consejo de Europa, citado por Amnistía, solicita que se ponga fin a "prácticas policiales claramente discriminatorias", como efectuar controles de identidad, recluir a personas bajo custodia policial y practicar registros corporales, a menudo en la calle, basándose sólo en el color de la piel.

El organismo de derechos humanos señala también su preocupación por el "uso excesivo e injustificado de la fuerza por parte de la policía en algunas manifestaciones, así como el empleo inadecuado de material policial concebido para incapacitar o neutralizar temporalmente".

Finalmente, AI insta a evitar el uso de armas que disparan proyectiles como balas de goma y "marcadores" (proyectiles que contienen pintura y metal), pistolas de electrochoque 'Taser’ y gases tóxicos neutralizantes.

swissinfo, Sergio Ferrari

Datos clave

Amnistía Internacional presentó su informe anual 2005 titulado "El estado de los derechos humanos en el mundo". La versión en español contiene 436 páginas, más los apéndices.

El documento, que analiza la temática en el 2004, está prologada por Irene Khan, secretaria general del organismo.

Fin del recuadro

Contexto

En el análisis de la situación general, Amnistía pone el acento principal en la responsabilidad de los gobiernos que "ha traicionado" sus promesas de respetar y hacer respetar lo derechos humanos.

En la introducción, el informe señala la incapacidad de "pasar de la retórica a la práctica en materia de derechos sociales y económicos". Más de mil millones de personas carecen de agua potable.

121 millones de niños no van a la escuela.

Con respecto a Suiza, las críticas principales son en el plano de la legislación del asilo que, en caso de seguir así, entrará en contradicción con convenciones internacionales de la ONU.

Amnistía señala también elementos racistas, el recurso excesivo al uso de la fuerza por parte de la policía y la continuidad de la violencia doméstica contra las mujeres como un fenómeno muy extendido.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes