Navigation

Banco suizo retribuye suma récord

Maria Altmann, 89 años, presentó la demanda de indemnización. Keystone

Un banco suizo debe entregar 26 millones 450 mil francos a los herederos de dos familias víctimas del Holocausto, por orden de un juez estadounidense.

Este contenido fue publicado el 14 abril 2005 - 11:48

Se trata del monto más importante desembolsado por las instituciones suizas acusadas de haber confiscado haberes judíos en beneficio de los nazis.

En 1998, el UBS y el Credit Suisse Group llegaron a un acuerdo global con las organizaciones judío-estadounidenses. Las principales instituciones bancarias helvéticas se comprometieron a poner a disposición mil 250 millones de dólares para indemnizar a los titulares y herederos de los bienes depositados en ellas durante los años de la II Guerra Mundial.

Ambos bancos publicaron luego los nombres de más de 24.000 beneficiarios potenciales. Hasta ahora han sido entregados 306 millones de francos (254 millones de dólares) por intermedio de la Claims Conference, encargada de esa tarea.

En el marco de ese acuerdo un juez estadounidense decidió la entrega de 26 millones 450 mil francos (21 millones 900 mil dólares) a 14 parientes de dos víctimas del nazismo. Se omitió el nombre de la institución bancaria involucrada.

El tribunal estadounidense hace notar que la suma en cuestión es "única" por su amplitud.

La señora Maria Altmann, que tiene hoy 89 años, se encargó de presentar la demanda de indemnización en nombre de los herederos de dos grandes accionarios de la ÖZAG, una sociedad austriaca de la industria azucarera.

Acuerdo violado por el banco

Antes de la anexión de Austria en 1938, y perseguidos por su origen judío, Ferdinand Bloch-Bauer (tío de Maria Altmann) y Otto Pick establecieron un acuerdo con una institución bancaria suiza para la transferencia de sus acciones.

El tribunal estadounidense dictaminó que tras la anexión el banco violó el compromiso toda vez que, contra la voluntad de sus propietarios, las acciones fueron vendidas a un prestanombres nazi por una suma irrisoria.

La expropiación de la ÖZAG fue conducida de manera sistemática por los nazis que incurrieron en fraude fiscal al propiciar la caída de los precios de los títulos para hacerse de ellos.

El tribunal considera que "habiéndose presentado a los judíos de Europa como un lugar seguro para sus haberes, los bancos suizos entregaron en repetidas ocasiones los bienes propiedad de los judíos a los nazis a fin de congraciarse con ellos".

Archivos familiares

La institución de justicia asienta que el presente caso es un ejemplo de "la traición de los bancos suizos a sus clientes judíos" y de la estrategia de acaparamiento de los bienes judíos "que iba del robo simple y llano a las ventas forzadas realizadas bajo la presión de funcionarios fiscales serviles y de bancos desleales que actuaron al abrigo de la ley".

La decisión del juez estadounidense no se basa en la prueba de los derechos de la familia a las cuentas –que los bancos suizos "reconocen haber destruido enteramente"- sino en los archivos y otros documentos familiares.

swissinfo y agencias

Contexto

La retribución de 26 millones 450 mil francos decidida este miércoles (13.04) es la más importante en el marco de las indemnizaciones de bancos suizos a víctimas del Holocausto.

Se produce en el marco del acuerdo logrado en 1998 entre instituciones bancarias helvéticas y organizaciones judías.

Hasta ahora, los bancos suizos han desembolsado un monto de 306 millones de francos.

El monto medio de retribuciones es de 130.000 dólares.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.