Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Bancos suizos buscan instalarse en Uruguay

En 2002, suspensión de operaciones bancarias, depreciación del peso...

(Keystone Archive)

Tras la debacle económica que en el 2002 golpeó a diversos países de América del Sur, Uruguay se reestablece.

Cuatro instituciones bancarias helvéticas buscan establecerse en la otrora 'Suiza de América Latina', informa el embajador uruguayo, Carlos Brugnini.

“En mes y medio cuatro instituciones han solicitado abrir representaciones bancarias en Uruguay. Una está por abrir, otra podría hacer lo mismo en febrero y dos más están en trámites”, precisa el representante oficial de Uruguay ante la Confederación Helvética.

El embajador Carlos Brugnini atribuye ese interés a diversos factores entre los cuales la tranquilidad social y la seguridad que priman en Uruguay, donde se superan los embates de la crisis económica del 2002.

En la agenda del diplomático para el fomento de las relaciones bilaterales se inscriben también negociaciones para la venta a Suiza de sistemas de purificación que produce Uruguay y la colaboración de ambos países para la producción de medicamentos naturistas.

Además, en un reciente viaje al Tesino, el embajador uruguayo analizó con sus conciudadanos establecidos en ese cantón de la Suiza de habla italiana, la posibilidad de establecer una Casa de la Cultura, que no sólo divulgue las expresiones artísticas del país rioplatense, sino que pueda servir como puente para fomentar el intercambio bilateral en otros sectores.

Todos esos proyectos, en el espacio mínimo de un par de meses.

¡Volver....!

En efecto, Carlos Brugnini presentó sus cartas credenciales al presidente Joseph Deiss hace apenas dos meses. Sin embargo, no es la primera vez que sus tareas en el mundo de la diplomacia –en el que se desempeña desde hace 36 años- lo traen a este país del corazón europeo.

Hace un cuarto de siglo, con el cargo de Consejero, nuestro interlocutor se estableció en la capital helvética. “Ha habido muchos cambios desde entonces”, dice, y uno de ellos concierne al paisaje, al crecimiento de la mancha urbana:

“Antes, para donde volteara la vista había espacios verdes, valles; ahora hay muchas edificaciones”. Aun así, “Suiza tiene una belleza inigualable. Todo el país es una postal. Para donde voltee puede disparar su cámara”.

Y, entre ese país de paisajes de sueño y la nación uruguaya hay muchas semejanzas: “Los dos son países chicos, en ambos hay estabilidad, seguridad, nivel cultural. Inclusive en Uruguay hubo un Consejo de Gobierno que copiaba las estructuras suizas”, subraya el diplomático.

Recuerda también que en algún momento Uruguay fue considerado “la Suiza de la América Latina” y que en el siglo XIX grandes oleadas de inmigrantes suizos se establecieron en ese país del Cono Sur americano donde, por cierto, fundaron la colonia ‘La Nueva Helvecia’.

Una opción para Suiza

Para Carlos Brugnini las relaciones bilaterales siempre han sido buenas y ahora, con el mandato de representar oficialmente a su país ante la Confederación Helvética, buscará estrecharlas.

Entre sus proyectos está el de la venta a Suiza de equipos de purificación de agua para su empleo en los países desfavorecidos que cuentan con el apoyo helvético. Explica que Uruguay produce sistemas de extracción de contaminantes que, además de ser eficaces, se producen a bajos costos y requieren un mantenimiento simple.

“Si se instalan equipos sofisticados para la depuración del agua en países en vías de desarrollo, se corre el riesgo de que, en caso de fallas, queden inoperantes por falta de las piezas o la tecnología adecuadas”, precisa.

Alternativas para la crisis

Otro renglón en el que Carlos Brugnini inició negociaciones, es el de la producción de medicinas naturales.

Ante la crítica situación que generó en diversos países americanos la debacle económica de Argentina en el 2002, Uruguay, como el resto de los países afectados, tuvo que hacer acopio de creatividad. Una muestra: la sustitución de medicamentos alopáticos por productos naturales.

“Es creciente el fenómeno de vuelta a la naturaleza”, comenta el embajador y añade que no sólo en Uruguay, sino a escala general hay un increíble desarrollo de la medicina naturista.

Carlos Brugnini estableció conversaciones con Novartis y está en contacto con otras empresas farmacéuticas con la finalidad de buscar una alianza para la producción de ese tipo de medicamentos que no sólo resultan menos onerosos, sino que son más amables con el organismo humano.

Asimismo, en el ámbito del intercambio bilateral, el grupo inversionista IVEX, con sede en Ginebra, ha instrumentado una serie de proyectos de desarrollo con contenido social en Uruguay que incluyen, por ejemplo, la formación de mil trabajadoras para la industria del tejido.

En fin, una serie de estrategias tendientes a acercar aún más a esos dos pequeños países de ambos lados del Atlántico.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

Desde el otoño, Carlos Brugnini está al frente de la Embajada de Uruguay en Berna.

El embajador ha laborado 36 años en el Ministerio uruguayo de Exteriores.

A lo largo de ese tiempo ha desempeñado funciones diplomáticas en Berna, Washington, Roma, Buenos Aires, amén de diversas tareas en Montevideo.

Fin del recuadro

Contexto

Entre los más recientes proyectos de intercambio Suiza-Uruguay se encuentran:

La instalación de cuatro instituciones bancarias helvéticas en el país americano.

Negociaciones para la venta a Suiza de equipos uruguayos para la purificación del agua.

Negociaciones para fabricación conjunta de medicamentos naturales.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes