Navigation

Skiplink navigation

Beneplácito por fallo contra la extrema derecha

Advierte SOS Racismo que la extrema derecha gana en violencia y arrogancia. Keystone

SOS Racismo manifiesta su optimismo por la decisión del Tribunal Federal que fortalece la lucha contra el odio y la discriminación raciales.

Este contenido fue publicado el 17 agosto 2004 - 16:15

Afirma, sin embargo, que aún queda mucho por hacer en Suiza contra ese fenómeno social.

“Si este asunto fue mediatizado y es objeto de un interés semejante, de una tal sensibilidad en el país, es que son muchos los que están conscientes de que la extrema derecha se ha vuelto muy violenta y muy arrogante y que hay que establecer los medios para reprimir sus actividades racistas”, enfatiza Karl Grünberg, titular de SOS Racismo, en entrevista con swissinfo.

Sus declaraciones se producen luego de que el Tribunal Federal suizo - la más alta instancia judicial helvética - emitiera este lunes (16.08.) un fallo contra el organizador de una concentración de unos 50 cabezas rapadas, que tuvo lugar en 1999 y en la que se pronunciaron mensajes de odio racial.

El Tribunal de Aarburg y la Corte Suprema del cantón de Berna habían rechazado la aplicación de la ley antirracista arguyendo que la reunión había tenido lugar en un círculo cerrado y no de manera pública.

Público y privado

La legislación en vigor establecía la prohibición de discursos racistas en forma pública y basaba su aplicación de acuerdo con el número de auditores.

Ahora, el fallo del Tribunal Federal (TF) establece que este tipo de señalamientos extremistas sólo pueden tener lugar en el ámbito restringido de la familia o los amigos.

“Si ahora el TF considera que lo importante no es el carácter público o privado de la reunión, sino el contenido del mensaje cargado de odio que se pronuncia, que las gentes transmiten aunque sea en un marco privado, el TF manifiesta así la voluntad de ser más firme contra la extrema derecha”, subraya el secretario general de SOS Racismo.

Agrega que, en adelante, “los tribunales confrontados a situaciones de este género deben considerar que tales reuniones son políticas y no privadas”.

Opina asimismo que la decisión del TF representa un mensaje para los grupos neonazis en el sentido de que, cuando se organicen de manera semiclandestina, la justicia será severa contra ellos y estará atenta a evitar sus actividades privadas o públicas.

De victimarios a víctimas

“Pienso que si ahora el TF pronuncia este fallo concerniente a una causa que se remonta a varios años, es que tiene en cuenta una situación que conocemos actualmente, donde los grupos de extrema derecha se hacen más activos y utilizan toda suerte de métodos de provocación para desarrollar sus actividades apareciendo como víctimas”, subraya nuestro interlocutor.

Al ahondar sobre el particular se refiere al reciente enfrentamiento entre un grupo de cabezas rapadas y de extranjeros que se produjo el pasado domingo (15.08) en la población de Olten, cantón de Solothurn, y en el que resultaron lesionados un policía y uno de los extremistas.

“Es un caso típico, aunque particularmente espectacular, porque pocas peleas de esa amplitud han tenido lugar hasta ahora en Suiza, pero es típico de la estrategia de grupos de extrema derecha, que consiste en provocar a jóvenes hasta que éstos se tornan violentos y entonces ellos aparecen como víctimas”.

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Contexto

El Tribunal Federal suizo refuerza el campo de aplicación de la ley antirracismo.

Pronuncia un fallo contra el organizador de una concentración de cabezas rapadas efectuada en 1999.

Queda prohibida la expresión de discursos con contenidos raciales más allá del ámbito de la familia o los amigos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo