Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Budas reencarnarán con ayuda suiza

Antes (1977) y después de la destrucción (26.03. 2001).

(Keystone)

El gobierno afgano reconstruirá las estatuas para mostrar que el régimen talibán está superado. Suiza participa en la rehabilitación cultural.

Las nuevas autoridades en Afganistán han decidido proceder con prioridad a la reconstrucción de los Budas del Valle de Bamiyán destruidos el 10 de marzo de 2001 por el régimen talibán.

Lo ha confirmado en conferencia de prensa, (viernes 18.01) Paul Bucherer, fundador en Suiza del Museo de Afganistán y uno de los especialistas que con mayor insistencia piden la rehabilitación de las estatuas que datan de hace más de 1.500 años.

"Me ha sorprendido mucho que la reconstrucción de los Budas sea una prioridad política del nuevo gobierno. Creo que las nuevas autoridades la consideran como una señal de que el régimen talibán es algo del pasado", indica a swissinfo el experto suizo.

El Museo de Afganistán en Bubendorf, cerca de Basilea, custodia desde hace varios años tesoros del patrimonio cultural de Afganistán, país devastado por más de dos décadas de guerras.

¿Cuándo y cómo?

Bucherer recuerda que antes de emprender la reconstrucción de las estatuas emblemáticas, un seminario internacional de expertos en arqueología de Bamiyán, reunido por la UNESCO, decidirá en qué circunstancias se harán los trabajos. Se habla incluso de que los Budas podrían ser levantados de nuevo en la misma zona pero no en el sitio original.

"Primero hay que hacer en Europa un modelo a escala reducida de las figuras para determinar las posibilidades materiales y técnicas de la reconstrucción. Después, aún durante éste año o el próximo, pueden comenzar las obras", precisa Bucherer.

Apoyo budista

¿Quién, en medio de los escombros de un país destruido y sin recursos, podrá pagar la reconstitución de los Budas y del resto del patrimonio cultural y artístico aniquilado o víctima del pillaje? Paul Bucherer indica que las nuevas autoridades estiman que hay muchas organizaciones budistas dispuestas a colaborar.

El proyecto no ha sido un sueño teórico de amantes de la cultura. Las estatuas, de 53 y 35 metros de altura, eran un atractivo cultural y turístico de Afganistán que generaba ingresos a miles de personas.

Antes de pertenecer al mundo islámico, en el siglo VII D.C, Afganistán fue un importante reino budista, un enlace entre la cultura asiática, el budismo, el helenismo y el arte grecorromano. Los Budas gigantes han sido un testimonio del carácter de aquella región afgana - paso obligado en la Ruta de la Seda - como puente entre Oriente y Occidente.

Antigua colaboración suiza

En colaboración con Bernhard Weber, creador de un sitio en Internet para informar sobre el proyecto, Paul Bucherer anima una campaña de recolección de fondos destinados a la reedificación de los Budas. Los dos expertos suizos esperan que, ahora, con la decisión del nuevo gobierno, la operación de acopio de fondos podrá avanzar.

Paul Bucherer señala que otro gran desafío es la restauración del Museo Nacional de Afganistán en cuya formación, ya en los años sesenta, Suiza había tenido un rol importante gracias a especialistas del Museo Etnográfico de Neuchâtel.

El fundador del Museo de Afganistán en Suiza reafirma que su institución participará en la reconstrucción de los Budas y subraya que él y su equipo disponen de las medidas más exactas que se conocen de las estatuas. Sin embargo, Paul Bucherer es partidario de que la reconstrucción de los Budas no sea organizada por un solo país, sino por la comunidad internacional.

Jaime Ortega


Enlaces

×