Navigation

Skiplink navigation

Campaña para los 'mil millones a la cohesión'

Tres ministros defienden los mil millones a la cohesión. Keystone

Tres ministros lanzaron este martes (26.09.) la campaña en vista de las votaciones del 26 de noviembre sobre la aportación económica que Suiza debe hacer a los diez nuevos miembros de la Unión Europea.

Este contenido fue publicado el 27 septiembre 2006 - 13:49

Los mil millones en cuestión no son una mera contribución económica, sino un asunto que atañe a la política europea del gobierno.

Un 'sí' el próximo 26 de noviembre a la Ley federal sobre la Cooperación con los estados del este europeo – base jurídica para el pago de los mil millones – es crucial para los intereses de Suiza en el continente y no representa una carga adicional para los contribuyentes.

Es el mensaje que lanzaron en Flims (cantón de los Grisones) los ministros de Exteriores, Finanzas y Economía, Micheline Calmy-Rey, Hans-Rudolf Merz y Doris Leuthard, respectivamente, a dos meses de la votación.

Mil millones para los nuevos miembros de la UE

La ley prevé el pago de mil millones de francos, repartidos en cuotas a lo largo de diez años, destinados a los nuevos miembros de la Unión Europea (UE).

La suma servirá para reducir las disparidades económicas y sociales en la Europa de los 25, según un comunicado del Ministerio suizo de Economía.

Entre los principales beneficiarios figuran Polonia (que recibirá 500 millones de francos), Hungría (131 millones), la República Checa (110 millones) y Lituania (71 millones).

La aportación helvética se efectuará en forma de proyectos y programas de cooperación. No se trata, pues, de una contribución al fondo de cohesión de la UE ni de una adhesión a la política de cohesión de Bruselas.

Inversión a largo plazo

La ministra de Asuntos Exteriores, Micheline Calmy-Rey, subrayó la importancia de la ley para defender los intereses de Suiza frente a Bruselas.

La jefa de la diplomacia helvética insistió también en que la ayuda a los países del este europeo contribuirá a limitar los fenómenos migratorios y, por ende, a incrementar la seguridad en el país.

Para la titular de Economía, Doris Leuthard, la aportación helvética a los países del Este abre perspectivas interesantes para las empresas suizas en términos de puestos de trabajo. La ministra puntualizó que un 'no' a la ley amenaza con dañar la imagen de Suiza y sus intereses económicos.

Por su parte, el ministro de Finanzas, Hans-Rudolf Merz, señaló que el sistema de financiación de los mil millones de cohesión no conllevará cargas adicionales para el contribuyente, ya que la suma será compensada con recortes internos.

Rumania y Bulgaria

Ante la próxima adhesión de Rumania y Bulgaria, prevista para el 1 de enero de 2007, Bruselas ya ha comunicado que Suiza deberá contribuir económicamente a esta nueva ampliación de la UE. La cifra que se baraja actualmente ronda los 330 millones de francos.

Además, Berna tendrá que negociar con Bruselas la extensión de la libre circulación de personas a los dos nuevos miembros de la UE.

swissinfo y agencias

Contexto

Desde 1990 Suiza pone a disposición 3.450 millones de francos destinados a los países del este europeo. Este apoyo a la democracia y a la economía de mercado se basa en la Ley federal sobre la Cooperación con Europa del Este.

El 1 de mayo de 2004 diez nuevos estados se adhirieron a la Unión Europea (UE), con la que Suiza ha concluido dos paquetes de acuerdos bilaterales.

Bruselas ha solicitado que Suiza contribuya financieramente a la ampliación de la UE. El Parlamento aprobó la aportación la pasada primavera.

Si el pueblo ratificara esta decisión el próximo 26 de noviembre, la suma se pagaría en partes de 200 millones anuales a los nuevos miembros de la UE.

Los fondos provendrán de la ayuda al desarrollo a los países del este europeo y del presupuesto de dos ministerios: el de Economía y el de Asuntos Exteriores.

End of insertion

Datos clave

El próximo 26 de noviembre los suizos votan la nueva Ley federal relativa a la cooperación con los países del este europeo.

Cuenta con el apoyo de los grupos parlamentarios socialista, verde y los partidos de la derecha, a excepción de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha nacionalista), primer partido del país.

Respaldada por otras dos pequeñas formaciones de derecha, la UDC ha lanzado el referéndum contra la ley.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo