Navigation

Escáner clínico para detectar cocaína en el vino

Oficiales de Aduanas efectúan tareas de registro. Keystone

La más reciente de las artimañas del narcotráfico ha sido anulada por los científicos que han encontrado la forma de detectar cocaína en los líquidos sin abrir la botella.

Este contenido fue publicado el 03 noviembre 2010 - 09:05
Emily Wright, swissinfo.ch

Los científicos suizos han demostrado que un escáner clínico corriente no sólo sirve para descubrir tumores y cánceres en el cuerpo humano, sino también para hallar cocaína disuelta en el vino o en otros líquidos.

Con las máquinas de Imagen por Resonancia Magnética (IRM) empleadas para imaginar las rodillas o el cerebro es posible descubrir rasgos de cocaína en el vino mediante una técnica denominada espectroscopia de resonancia magnética.

Giulio Gambarota dirige el equipo de investigadores de las universidades de Lausana y Ginebra y de los hospitales universitarios.

“Usted puede catar cuantas botellas de vino quiera sin abrirlas. Los productos no son dañados y los contrabandistas ni sospechan que han sido hallados y pueden ser rastreados con mayor facilidad”, declaró Gambarota a swissinfo.ch.

Tecnología antigua

Un estudio publicado recientemente por Gambarota y su equipo en el diario Drug Testing and Analysis muestra que los métodos como la radiografía o la fluoroscopia -empleadas en los aeropuertos., no pueden identificar la específica sustancia que contamina el vino, pero pueden detectar la sustancia ajena en el líquido.

En el año 2008, un estudio de enfoque radiológico mostró que la densidad del vino con cocaína disuelta en su contenido es distinta a la del vino sin ella..

Sin embargo, densidades similares fueron también halladas al someter la bebida alcohólica a pruebas de sustancias disueltas tales como el azúcar.

Por lo tanto, la técnica puede servir para explorar y ver si la carga fue contaminada sin determinar la naturaleza de la sustancia contaminante.
Los investigadores demostraron que los escáneres IMR pueden identificar de manera específica la cocaína en el vino o en otros líquidos, y eso quiere decir que no es necesario abrir la carga para controlar la naturaleza de la sustancia extraña.

Este método es también muy rápido, porque permite ver un gramo de cocaína en un minuto.

Artimañas

En los últimos años se ha registrado varios casos de cocaína disuelta en alcohol.

En el 2006 se descubrió que en poco más de un año ingresaron a Alemania 100 kilos de cocaína en botellas de ron importadas de la República Dominicana.

El año pasado falleció un británico tras haber bebido de una botella de ron contaminada.

La Oficina Federal de Aduana en Suiza informó a swissinfo,ch que hubo varios casos de contrabando de cocaína mezclada en vino.
La portavoz de la Aduana Stefanie Widmer señaló sin embargo que en la actualidad no hay escáneres IMR instalados. “Empleamos instrumentos técnicos y trabajamos con perros cuyos olfatos son altamente sensible y pueden oler marihuana oculta en líquidos”.

Gambarota advierte que incluso si las autoridades comenzaran a usar escáneres IRM, no sería raro que los carteles de la droga anticipen el paso.

“A pesar de este método aparecen nuevos trucos cada día, sobre todo si la cocaína está en polvo se la puede ingresar de contrabando utilizando todo tipo de recipientes, estatuas, etc.”.

El investigador científico no sabe si las conclusiones hechas con su equipo cambiarán algo en el narcotráfico. “Algunos carteles facturan miles de millones de dólares y cuentan con científicos y tecnologías”, previene.

DROGAS

Una 'mula' puede ganar hasta 1.500 francos por cada ingreso de cocaína a Suiza.

La 'mula' puede llevar consigo hasta 1 kilo de cocaína empaquetada en condones que traga.

Se desconoce la cantidad de cocaína que entra a Suiza de contrabando.

En el 2008, la Oficina Federal de Aduanas de Suiza confiscó 145 kilos de cocaína, volumen menor en comparación con los 217 kilos de 2007.

En los años 1980, un gramo de cocaína costaba en Suiza entre 500 y 600 francos, según su pureza. En la actualidad cuesta entre 40 y 120 francos, lo que equivales a menos de 8 francos por línea.

El 60% de los extranjeros arrestados por narcotráfico en Suiza son africanos occidentales provenientes de varios países.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.