Cinco años de violaciones de los DDHH en Guantánamo

Preocupa el futuro de los prisioneros en la base militar estadounidense de Guantánamo. Keystone

Desde 2002, Estados Unidos mantiene a presuntos terroristas musulmanes en su base de Guantánamo, en la isla de Cuba.

Este contenido fue publicado el 10 enero 2007 - 09:00

Apenas a partir del verano pasado estos detenidos adquirieron el estatuto de prisioneros de guerra conforme a los Convenios de Ginebra. La sección suiza de Aministía Internacional insiste en el cierre de esta prisión.

En el quinto aniversario de las denunciadas violaciones a los derechos humanos cometidas con los prisioneros en la base estadounidense de Guantánamo, la sección suiza de Amnistía Internacional (AI) solicita de nuevo el cierre de esa prisión.

"Guantánamo es un símbolo del desacato a los derechos fundamentales del ser humano", indica Daniel Bolomey, secretario general de AI sección suiza. Los detenidos no tienen derecho a un proceso en un juzgado competente.

A esto se suman maltratos crueles e inhumanos, advierte Bolomey. A juicio del representante de AI, el caso de Guantánamo no es el único, sino que se trata de la punta del iceberg en una "galaxia de violaciones a los derechos humanos".

Otros ejemplos son las cárceles militares estadounidenses de Abu Ghraib, en Irak, y de Bagram, en Afganistán.

AI Suiza se suma al reclamo de AI Internacional para el cierre de Guantánamo y para que se exponga a la luz pública la verdad de esa prisión.

Reclamo a gobiernos

No existe ninguna lista de los prisioneros ni de las deportaciones o de los lugares donde han tenido lugar las detenciones "para llevar luz a esta obscura galaxia", parangona Bolomey y exige a los gobiernos más valor para poder exigir explicaciones substanciales sobre estas "prácticas inaceptables".

Aún cuando la base estadounidense de Guantánamo sigue activa, las organizaciones de lucha en favor de los derechos humanos han podido ejercer mucha presión, subraya.

Actualmente la exigencia del cierre ya está en voz de la mayoría. Esto lo corrobora, por ejemplo, la posición de los expertos en derechos humanos de la ONU, quienes en febrero de 2006 solicitaron el cierre inmediato de la base militar.

Nuevas categorías

El 11 de enero de 2002 llegaron a la base de Guantánamo los primeros prisioneros.

De los casi 1.000 sospechosos terroristas islámicos llegados entonces, EEUU mantiene detenidos a unos 400.

Lo que ocurrirá con ellos y si tendrán un proceso justo son dos incógnitas abiertas.

Los reos fueron privados de su libertad durante la lucha antiterrorista estadounidense en Afganistán y Pakistán y otros países, sin que tuviesen el derecho a ser tratados como presos de guerra.

El presidente George W. Bush firmó en febrero de 2002 un memorando en el que estableció que ningún detenido de las filas de los talibán o al Kaida podía obtener ese estatus. Para la Casa Blanca se trata de combatientes enemigos.

¿Cambio?

El gobierno de Bush reconoció en julio de 2006 la validez de los Convenios de Ginebra también para los combatientes enemigos, en tanto que la Corte Suprema estadounidense señaló que las comisiones militares especiales en Guantánamo infringen la legislación de EEUU y el derecho internacional.

Cabe decir que la protección estipulada en los Convenios de Ginebra sólo es válida para los prisioneros militares y no para el número desconocido de prisioneros que ha arrestado la CIA en cárceles ilegales donde, se afirma, habrían sido interrogados y torturados.

CICR intranquilo

El reconocimiento del artículo tercero de los Convenios de Ginebra resulta un desarrollo positivo, indica Vincent Lusser, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), con sede en Ginebra. La mayor preocupación se centra en el destino incierto de los detenidos.

"Siguen en una situación incierta con respecto a su estatus jurídico, muchos de ellos desde hace ya cinco años", dice Lusser. Los afectados son alrededor de 600 prisioneros en el campo de la base estadounidense de Bagram, en territorio afgano y los detenidos en Guantánamo.

También para los familiares de los reos esta situación resulta es una carga enorme. "Se requiere de un juicio", advierte Lusser. El CICR mantiene por ello un diálogo constante con EEUU.

Testigos recientes de los maltratos

A principios de año aparecieron nuevos indicios de las violaciones a los derechos humanos que en Guantánamo se comenten. En un informe del 2 de enero pasado, miembros de la policía federal estadounidense, el FBI, indicaban haber constatado al menos 26 casos de posibles maltratos a los detenidos.

Entre los testimonios aportados, los policías federales dicen haber visto "cómo los reos, amarrados de pies y manos, debían permanecer en posición fetal por 18, 24 o más horas en las celdas de interrogatorios, sin agua ni alimento.

swissinfo y agencias

Datos clave

En la base militar estadounidense de Guantánamo, en Cuba, están detenidos desde 2002 sospechosos de pertenencia a la red terrorista de Al Kaida o miembros de los talibán.

De acuerdo a organizaciones de derechos humanos, unos 500 hombres de 35 países permanecen arrestados.

Tanto el gobierno suizo como el CICR, han expresado su preocupación por la situación de los detenidos en Guantánamo.

End of insertion

Cronología

11 de enero de 2002: los primeros detenidos fueron trasladados de Afganistán a Guantánamo.

15 de junio de 2005: Suiza exige a EEUU el respeto de los Convenios de Ginebra.

16 de febrero de 2006: cinco expertos de la ONU demandan al gobierno estadounidense el cierre inmediato de Guantánamo.

29 de junio de 2006: la Corte Suprema de EEUU emite un juicio de principio que señala la ilegalidad de los tribunales militares especiales en Guantánamo.

12 de julio de 2006: tras años de oposición, el gobierno estadounidense reconoce la validez de los Convenios de Ginebra para los combatientes enemigos.

3 de enero de 2007: miembros del FBI informan de 26 casos posibles de maltrato a detenidos en Guantánamo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo