Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Comercio de armas "Deme una Kaláshnikov y tres cargadores"

Tanto en las armerías como en Internet, encontramos modelos para todos los gustos.

(Keystone)

Se cree que Suiza es un país liberal en materia de comercio de armas. ¿Es fácil comprar legalmente un artefacto de guerra con municiones? Sí y no. Hay muchas trabas legales, pero también varios defectos en el sistema.

AK 47 es una sigla mítica. Desde hace casi 70 años, la Avtomat Kalachnikova 1947 y sus descendientes han estado en innumerables luchas. En algunas empuñadas por combatientes idealistas, como los guerrilleros del Che, en otras por pragmáticos captores de rehenes o asaltantes de bancos. Sencillo, sólido, fiable y barato es el fusil de asalto de concepción soviética que se ha convertido en el arma de su categoría más extendida en el mundo. Es la verdadera arma de destrucción masiva. Una por una o en ráfaga, sus balas de calibre 7,62 destruyen la carne y trituran los huesos con eficacia temible, incluso a 300 metros de distancia.

¿Hallar una Kaláshnikov en Suiza? Es fácil conseguirla sin siquiera entrar en un armería. Un par de golpes de ratón  en una página de anuncios bastan para localizar un ejemplar jamás utilizado por solo 900 francos. Por debajo de su precio en el mercado, afirma el vendedor.

No está mal siendo el primer intento, pero debo ampliar la perspectiva. Dado el mismo precio opto por un VZ 58, declinación checoslovaca del AK 47 (pero de concepción técnica diferente, explica el vendedor); una metralleta Mini Uzi israelí empleada por las policías y los ejércitos del mundo entero, además de las estrellas (de Terminator a Matrix, pasando por Rick Hunter); y por 350 francos veo un antiguo y bien conservado mosquetón del ejército suizo que data de 1931.

Pero no es fácil transportar este arsenal poco discreto. Se me ocurre también buscar armas livianas de mano y para encontrarlas vuelvo a las páginas de anuncios breves. De pronto descubro la Glock 17 austríaca, una de las primeras pistolas del mundo con componentes de plástico, y un revolver estadounidense Dan Wesson de la línea Magnum 357. Bastante raro, algo anticuado, pero suficientemente poderoso para detener a un oso. Dependerá del mejor postor, pero los cálculos ya rozan entretanto los 3.000 francos…

Del fusil para todos a la prohibición total

Estados Unidos: La segunda enmienda de la Constitución federal garantiza el derecho de poseer un arma de fuego, pero su aplicación varía de un Estado a otro. Según el último estudio nacional hecho por la Universidad de Chicago (2010), hay 300 millones de armas legales en ese país de 315 millones de habitantes; o sea, la mayor densidad del mundo.

España: Hay que presentar un certificado de antecedentes penales y otro de aptitudes psicofísicas para cualquier arma. Cada tipo de arma requiere una serie de condiciones adicionales. Un particular tiene que argumentar el uso le va a dar y demostrar que existe una necesidad real. Las armas para la caza y el tiro olímpico requieren además un examen de capacitación.

 

Francia: La nueva ley de 2012 clasifica las armas en cuatro categorías correspondientes con su grado de peligrosidad. Ese régimen se parece al de Suiza. Las armas de guerra y las automáticas están prohibidas, las otras dependen de una autorización, declaración o tenencia libre (armas de colección, históricas o consideradas poco peligrosas).

Alemania: El país endureció su legislación en 2009, tras la matanza perpetrada por un estudiante de 17 años (15 muertes). Los permisos de compra son otorgados únicamente a las personas que pueden probar que sus armas están lejos del alcance de los menores. La policía puede realizar controles inesperados.

Dinamarca, Holanda: La ley “prohíbe comprar, poseer, portar y utilizar armas de fuego y sus municiones”. Se concede excepciones a los cazadores y deportistas del tiro. Los coleccionistas deben tener al día el estado de sus armas y notificar cada año a la policía.

Gran Bretaña: Casi todas las armas de fuego están prohibidas, exceptuando los fusiles de caza y de deporte. Sus poseedores deben acompañar su solicitud con “una declaración de garantía moral escrita”.

Japón: La ley dispone desde 1958 que “nadie debe poseer armas de fuego”. El infractor corre el riesgo de pasar 10 años en la cárcel. Están permitidos únicamente los fusiles de caza y las carabinas de aire comprimido cuya compra está bien reglamentada.

Fin del recuadro

En nombre de la ley

Entonces, ¿hay negocio? Pues no con la rapidez supuesta, porque de las seis armas colocadas en mi cesta de compra puedo adquirir solo el mosquetón sin una autorización. El fusil de repetición que llevaban los soldados de infantería suizos hasta los años 60-70 sigue siendo muy mortífero. Lo ha demostrado en la reciente matanza de Daillon, cantón del Valais (tres muertos, dos heridos).

Todos los vendedores que he seleccionado respetan la ley. “Ni hablar de venta a la mano”, escribe uno de los consultados, al referir que recibió “varias demandas de gente extraña”, a menudo de “fuera de Suiza”. Por eso debo exigir el permiso extendido para la compra de un arma.

Las condiciones son bastante estrictas, en los papeles. Hacen falta un documento de identidad y una hoja de antecedentes penales. Si es posible limpia, aunque una infracción del código de circulación no es necesariamente insalvable. En cambio, si existe un caso de delito violento es mejor renunciar de inmediato. Hay que certificar asimismo no haber sido objeto de sanciones penales ni tener adicción a los medicamentos, el alcohol o las drogas. Finalmente debo explicar por qué necesito un arma, si no es para “tiro deportivo, caza o colección”, que se consideran motivos evidentes.

26.000 el año pasado

De acuerdo. ¿Pero quién verifica todo eso? En Suiza, país federalista, la concesión del permiso para adquirir un arma es competencia de las policías cantonales.

A guisa de ejemplo contacté por correo electrónico a las del Valais y de Berna. Supongamos que resido allí y la justicia local nada puede reprocharme. ¿Cómo saber si no fui procesado en otro cantón? Los berneses afirman que emplean “todos los medios a disposición para verificar este punto”. Sin embargo, “por razones tácticas” prefieren “no dar a conocer sus métodos”. En cambio, los valesanos aseguran que consultan a sus colegas de todos los cantones donde pude haber tenido domicilio en el pasado.

En el Valais, todo aquel que quiere un arma de autodefensa no tiene “ninguna posibilidad” de obtener la autorización, a menos que sea agente de seguridad o escolta de fondos. En Berna se conforman indicando que “cada solicitud es estudiada individualmente”, pero la policía tampoco “comunica en este caso sus métodos de valoración”.

En caso de una eventual dependencia susceptible de dar al poseedor un arma peligrosa, los berneses recuerdan que el formulario de solicitud pasa primero por el municipio de residencia del solicitante, donde se supone que es conocido. La policía utiliza asimismo “diversas fuentes complementarias para verificar este punto”. No abunda en detalles. Los valesanos explican a su vez que en caso de “antecedentes médicos o dudosos” exigen el certificado médico de un psiquiatra.

Finalmente, el cantón de Berna señala que rechaza “una media del 2% de las solicitudes recibidas”. En 2012 otorgó 3.210 permisos para la adquisición de armas. En el Valais se dieron 1.080 permisos y “algunas decenas fueron rechazadas”. Extrapolando esas cifras al conjunto del país advertimos que el año pasado se vendidas legalmente 26.000 armas de fuego (para el deporte, colección o caza) en Suiza –según estimaciones-, ya habría entre 26 y 46 por cada 100 habitantes.

En Suiza

La compra de la mayoría de las armas de fuego en una armería o de un particular está sujeta a una autorización que otorga la policía cantonal. Quien adquiere un arma sin necesidad de permiso (escopeta, mosquetón, fusil de caza de un caño) debe suscribir un contrato con el vendedor y remitir una copia del documento a la policía.

Están prohibidos los lanzacohetes, las ametralladoras pesadas, armas automáticas, los dispositivos de visión láser o nocturna y los silenciadores.

El transporte de armas de tiro deportivo está autorizado solo del domicilio hasta el estand. En casa como y en el vehículo, el tirador debe guardar el arma y el cargador en sitios separados.

La licencia para llevar un arma es exigida a toda persona autorizada a portarla en un lugar accesible al público. De hecho, se concede únicamente a los profesionales que aprueban un examen teórico y práctico.

Fin del recuadro

Inflexible

“Los amantes de las armas son gente de bien”, afirma Pierre-Alain Dufaux, 19 veces campeón de tiro del mundo, sin contar sus títulos suizos y europeos en distintos tipos de armas y distancias. Su armería situada a la salida de Friburgo es una de las más grandes de Suiza y la última etapa en mi búsqueda del arma legal.

Allí hay todas, desde la Kaláshnikov hasta el mosquetón y muchas otras. El dueño del lugar es evidentemente inflexible cuando se trata del reglamento: sin permiso, no hay fusil. Para la munición pide sistemáticamente un extracto de buena conducta a todas las personas que no conoce. “Con el tiempo, uno aprende a juzgar más o menos a las personas”, explica. “Y, créame que cuando pasa alguna cosa nunca se trata de un cliente de armería”.

“Los gánsteres no vienen a buscar armas en Suiza”, añade Pierre-Alain Dufaux. “Van, por ejemplo, a Irlanda, donde las armas de contrabando llegan por barco y se las encuentra por todas partes. Y no olvide que la ley es menos estricta en algunos países de nuestro entorno. En Francia, usted compra un fusil 22 Long Rifle con su cargador deportivo y silenciador, accesorio totalmente prohibido en el nuestro”.

Por último, solo quedan los bares sospechosos y las direcciones discretas de un mercado negro no muy frecuentado. Pero mi búsqueda del arma de fuego no me llevará hasta los barrios bajos. Yo me detengo aquí.


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes