Navigation

Skiplink navigation

Corrupción: Suiza retorna fondos a Taiwán

Una de las fragatas de fabricación francesa cuya venta generó un escándalo. Keystone

Suiza devolvió a Taiwán 34 millones de dólares (unos 42 millones de francos) vinculados con un caso de corrupción en la venta de fragatas a Taipei por parte de una empresa francesa.

Este contenido fue publicado el 14 junio 2007 - 13:10

El Ministerio de Justicia confirmó que continuará el análisis del caso que involucra 490 millones de dólares bloqueados aún en cuentas bancarias suizas.

El caso, que se remonta a 1991, implica un total de 2.500 millones de dólares (3.250 millones de francos), monto de la venta de seis fragatas Lafayette a Taiwán por parte de la antigua firma pública francesa, Elf Aquitaine.

Elf Aquitaine, vía otra empresa francesa, Thomson-CSF, habría pagado sobornos para persuadir a las autoridades francesas y taiwanesas de la aprobación de la venta de los buques de guerra.

Tanto Suiza como Liechtenstein han bloqueado los fondos de cuentas que estarían relacionadas con el caso.

Según Paul Perraudin, juez suizo de instrucción, 34 millones de dólares fueron devueltos como resultado de un proceso con asistencia legal suiza, y con el consentimiento expreso de dos titulares de una cuenta.

El reembolso fue hecho bajo la condición de que los procedimientos legales en contra de ambas personas se llevarán a cabo en el estricto cumplimiento de los principios de derechos humanos, señaló el magistrado.

Identidades desconocidas

Perraudin rehusó identificar a los dos dueños de los 34 millones de dólares, pero dijo a la agencia de prensa Associated Press que uno de ellos era un funcionario público taiwanés.

El dinero no pertenece a la familia del fugitivo comerciante de armas, Wang Chuan-pu, que escapó de Taiwán en 1993 tras de que estallara el escándalo en torno a la venta de las fragatas, dijo Perraudin.

Wang era un agente local de Thomson-CSF. Escapó de Taiwán después de la muerte de un capitán naval que habría sido asesinado cuando se disponía a alertar a sus colegas sobre las presuntas comisiones en el negocio de las fragatas. Lafayette.

Gran parte de los 490 millones de dólares que siguen aún en los bancos suizos pertenecen a cuentas de Wang. Perraudin dijo que decidirá más tarde sobre una eventual liberación del dinero.

Taiwán ha acusado a Wang de asesinato, corrupción, lavado de dinero y fraude. Un tribunal de ese país emitió una autorización para su detención, pero Wang se exilió primero en Estados Unidos y más tarde en Europa.

Las investigaciones sobre el caso comenzaron cuando las autoridades taiwanesas concluyeron que el desmesurado precio del negocio constituía un serio caso de corrupción internacional.

En la investigación de eventuales violaciones a sus propias leyes, Francia, Liechtenstein y Taiwán han solicitado a Suiza los documentos bancarios correspondientes.

swissinfo y agencias

Contexto

Los seis buques de guerra fueron vendidos en 1991 a la marina taiwanesa por la firma francesa Thomson-CSF. El negocio costó a Taiwán 2.500 millones de dólares.

El antiguo distribuidor de armas, Andrew Wang, que era un agente local de Thomson en Taiwán, es sospechoso de haber pagado sobornos a funcionarios taiwaneses para asegurar su acuerdo sobre el trato.

El Tribunal Federal suizo dictaminó en octubre de 2005, que documentos bancarios relacionados con el caso podrían ser entregados a Taiwán tras de que el gobierno de Taipei otorgara la seguridad de que no usaría la pena de muerte contra ninguna persona encontrada culpable en el caso.

End of insertion

Datos clave

El 8 de noviembre de 2005, Suiza expidió un gran número de archivos de asistencia legal a las autoridades de Taiwán, Francia y Liechtenstein para apoyar las investigaciones sobre la corrupción y los ilícitos asociados con la venta de las fragatas.

El 5 de septiembre del 2006, las autoridades taiwanesas presentaron una solicitud para la entrega de los activos congelados en Suiza como parte de los procedimientos internacionales de asistencia legal.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo