Navigation

Credit Suisse gana menos y decepciona al mercado

Los resultados del Credit Suisse, inferiores a lo esperado. Keystone

El banco número dos de Suiza anunció este jueves que sus utilidades sumaron 609 millones de francos suizos durante el tercer trimestre del año, 74% por debajo del año previo.

Este contenido fue publicado el 21 octubre 2010 - 16:59
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Brady Dougan, Director General del grupo, pide concentrarse en lo importante: el desempeño fue sólido en un entorno desafiante. La bolsa no opina lo mismo, y la acción del banco perdió 2,17% durante la jornada.

Aunque todas las divisiones de Credit Suisse operaron con rentabilidad, el tercer trimestre de este año se caracterizó por una elevada volatilidad y bajos volúmenes de intercambio, una inercia que forzosamente impactó los resultados financieros del grupo, justificó el banco número dos de Suiza al presentar sus resultados financieros correspondientes al tercer trimestre del año.

Concretamente, Credit Suisse informó hoy (21.10) que sus ganancias netas sumaron 609 millones de francos suizos entre julio y septiembre, 74% menos que durante el mismo lapso del 2009.

Un dato inferior al aguardado por los analistas financieros, y que fue suficiente para que el mercado de valores suizo (SIX) castigara a los títulos del Credit Suisse desde el inicio de la jornada.

La buena nueva: los fondos netos totales alcanzan 14.600 millones de francos suizos en septiembre pasado, lo que equivale a un radio (Tier 1) del 16,7%. Fuera de tecnicismos, Credit Suisse se convierte con ello en uno de los bancos mejor pertrechados en el mundo de cara a cualquier futura crisis.

Dougan y Ulrich-Doerig se explican

Estamos satisfechos con el trabajo realizado. Presentamos resultados sólidos en un trimestre difícil. Hemos sido disciplinados en materia de inversiones y nuestros activos son cada vez más sólidos, informó Brady Dougan a los mercados financieros para tranquilizarlos.

El Director General del Credit Suisse agregó que desde su perspectiva se vive “el cierre de un periodo cíclico”. Las tasas de interés han sido bajas durante meses y eso desincentiva la actividad financiera por parte de los clientes, pero creemos firmemente en el potencial de desarrollo del grupo.
En una carta destinada a sus accionistas, Hans-Ulrich Doerig, presidente de Credit Suisse añade que el banco ha decidido anticiparse a los cambios de regulación que están por venir.

Los requerimientos de capital exigidos por el Comité de Basilea –que aglutina a todos los bancos centrales del mundo- son cada vez más altos y estrictos (acuerdo conocido como Basilea III) y la Comisión de Expertos del gobierno suizo ha decidido aplicar criterios aún más severos para evitar que el riesgo de que los gigantes empresariales quiebren en Suiza, afirmó Doerig.

Nosotros hemos introducido ya nuestras nuevas reglas de liquidez anticipándonos a ese escenario.

El modelo de negocios que elegimos tras la crisis, continuó, nos ha permitido posicionarnos correctamente de cara a estos nuevos requerimientos y garantizar la rentabilidad para nuestros accionistas, puntualizó el timón estratégico el banco.

Menos ingresos

Pese al optimista discurso de los hombres fuertes del Credit Suisse, las 134 páginas en las que se desagregan los detalles financieros del grupo durante el tercer trimestre del año, dan cuenta de tímidos resultados si se les compara con el desempeño habitual del grupo.

Los ingresos totales netos del grupo sumaron 6.284 millones de francos suizos durante el tercer trimestre, frente a los 8.420 millones del segundo trimestre.

Y la principal explicación de los resultados del grupo radica en la controvertida división de Investment Baking, la más rentable del grupo pero también la más riesgosa -fue la gestora de la crisis de los supbrime-. Entre julio y septiembre, registró ganancias de 295 millones de francos suizos, 50% menos que en el segundo trimestre del año.

“Hemos sufrido el impacto de un descenso en el volumen de los clientes”, precisó al respecto Brady Dougan.

En tanto, la división de Private Banking –que comprende los negocios de Wealth Management y Corporate Institutional Clients- obtuvo utilidades brutas por 836 millones de francos suizos, 4% por debajo del desempeño del segundo trimestre.
Por su parte, el área de Asset Management obtuvo beneficios por 135 millones de francos suizos, seis veces más que durante el segundo trimestre cuando sumó 22 millones de francos.

La rigidez del mercado

Entre las noticias positivas del grupo destaca dos temas: empleo y flujos frescos de capital.

El reporte recibido por la bolsa de valores suiza (SIX) da cuenta de la contratación de 3.100 nuevos elementos. La plantilla del grupo sumó 50.500 empleados el pasado 30 de septiembre, comparables con los 49.200 puestos de junio pasado, y los 47.400 de septiembre del 2009.

El segundo rubro en donde las noticias fueron positivas fue la entrada neta de capitales. A diferencia del UBS, Credit Suisse atenuar con mayor rapidez la fuga de los capitales atemorizados por la volatilidad.

Entre julio y septiembre, entraron capitales netos por 3.600 millones de francos suizos, dato que anticipa la confianza de los inversionistas en el desempeño del grupo para el 2011.

Pese a que los datos presentados dan cuenta de un avance a paso lento, pero sólido, el mercado de valores castigó, como se dijo, las magras ganancias.

Los títulos del Credit Suisse iniciaron la jornada (9h00) con un contundente retroceso del 3% con respecto a su cotización del miércoles (20.10). La negociación de títulos del banco inició a razón de 41,65 francos suizos por acción, y alcanzó su nivel máximo de la jornada a las 14h08, con un valor de 42,52 francos por título.

Hacia las 15h00, el grupo había perdido 2,17% para ubicarse en 42,35 francos.

Credit Suisse

Credit Suisse es el segundo banco más importante del sistema financiero suizo. Su actividad está dividida en banca privada, banca de inversión y gestión de activos. Trabaja con empresas, pero su principal fortaleza es la administración de fortunas privadas alrededor del mundo.

Aunque Credit Suisse maneja con precaución su toma de riesgos, pactó este mes una mayor participación en la compañía York Capital Management, lider global en la administración de fondos de alto riesgo.

Brady Dougan, Director General de Credit Suisse, es el banquero mejor pagado del mundo. El año pasado ganó 19,2 millones de francos suizos.

Credit Suisse tiene su sede principal en Zúrich y opera en 50 países.

End of insertion

BASILEA III

Suiza reforzará las exigencias de fondos propios que aplica sobre UBS y Credit Suisse para asegurar que no se repitan nuevos riesgos de quiebra en condiciones difíciles.
Berna exigirá que el “colchón financiero anti crisis” sea igual a 19% de sus activos riesgosos, prácticamente el doble que Basilea III, acuerdo entre bancos centrales internacionales que apunta en el mismo sentido y que busca la solvencia de las grandes instituciones financieras del mundo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.