Navigation

De maestra a empresaria

Jenny Lucy Arivilca prefirió crear en madera que enseñar inglés swissinfo.ch

Pisa los 30 y es una de las pocas excepciones de la regla entre 3,1 millones de PYMES en Perú. Jenny Lucy Arivilca dejó el aula y apostó por una mueblería que parece crecer. Swisscontact no es ajena.

Este contenido fue publicado el 22 julio 2002 - 09:09

"Comencé hace siete años con 10 soles (5 francos suizos), un formón y un martillo", recuerda la empresaria pequeña, que tras abdicar a las clases de inglés, "porque se gana poco", dirige una promisoria fábrica de muebles, con 27 empleados, en la emblemática Villa El Salvador, aquella que en los años 70 hizo historia ganando espacios físico y político en el arenal del sur de Lima.

Un micro crédito de 800 dólares (1.200 francos), los conocimientos de carpintería adquiridos en el taller de su padre y su tesón han hecho que Jenny pase de fabricar "tachitos" de basura a diseñar y vender muebles de oficina con criterio y asesoramiento moderno.

Esta es una historia feliz, pero no puede desfigurar la implacable realidad que pone zancadillas y derriba a la gran mayoría de quienes sueñan con ser económicamente independientes o al menos tener un medio de subsistencia.

Mercado de servicios

Dado que las Pequeñas y Microempresas (1,4 millones urbanas y 1,7 millones rurales) ocupan al 74% de la población activa y contribuyen con un 43% al Producto Interno Bruto (PIB) de Perú, la lucha contra la pobreza pasa necesariamente por mejorar el rendimiento de las PYMES.

Ahí es donde actúa, entre otros, el programa de apoyo a la Pequeña y Microempresa DESIDE, financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y ejecutado por la ONG helvética Swisscontact.

La fase actual, la tercera del proyecto iniciado en 1994, cuenta con la suma de más 1'600.000 dólares (unos 2'400.000 francos) para dinamizar el mercado de servicios, definir políticas de fomento de las PYME y promover iniciativas de desarrollo regional y local.

Uno de los instrumentos aplicados por DESIDE para lograr la meta perseguida, en labor conjunta con instituciones del Estado, se funda en la introducción de nuevas metodologías de capacitación y asistencia técnica necesarias para corregir las deficiencias de calidad, falta de personal formado, carencia de potencial de ahorro y dificultad de ingreso a los mercados.

Swisscontact licita y elige los operadores que se convertirán en Centros de Desarrollo Empresarial con apoyo financiero inicial de COSUDE, es decir, mientras logren su autosuficiencia económica, que depende del número de PYMES que acudan al mercado de servicios.

Centros de Desarrollo Empresarial, CDE

Los CDE son pequeñas unidades que ofrecen a las PYME capacitación, asesoría, comercialización y otros servicios.

"Me dio la visión de cómo puedes manejar y dejar de ser una más (del montón de firmas)", recalca Jenny Lucy Arivilca, refiriéndose a la influencia de 'Mercadeando' -uno de los 15 CDE formados con el apoyo de COSUDE y la ejecución de Swisscontact-, en la evolución de su mueblería.

La capacitación en ventas, gestión de personal, contabilidad y los cánones de las PYME modernas brindada por los CDE a 3.217 personas de 4.050 micro y pequeñas empresas en el último año han contribuido, según datos oficiales, a que el 11% de ellas mejore sus ingresos en una media de 33%, 16% baje 21% de sus costos de producción y fomente la formación de su personal.

A este segmento de beneficiados pertenece Jenny Lucy Arivilca, cuya mueblería factura entre 50.000 y 60.000 soles (unos 30.000 francos) mensuales. "Como todos los de aquí (más de un millón de habitantes en Villa El Salvador), comenzamos en el arenal, con techos de plástico y frío en invierno", recuerda al constatar que "dando comodidad a los trabajadores aumenta la producción".

El brillo de los ojos vivaces y la sonrisa cordial de una mujer simpática, de piel morena y enorme espíritu emprendedor, que agiganta su baja estatura, delatan la satisfacción de haber conseguido su propósito: "ser su propio jefe".

Papel de las PYME

Sin ser un paradigma, porque muchos quedan en el camino, el éxito de Jenny Lucy Arivilca demuestra que para competir es necesario entrar en la lógica y en las exigencias del mercado.

Nadie desconoce el papel fundamental de las PYMES en la economía pública, sobre todo de los países en vías de desarrollo. Consiguientemente, la cooperación internacional, incluida de Suiza, pone acento particular en este sector expuesto, aquí y allí, a la voracidad de las nuevas reglas de juego de la "globalización".

Resta saber si la inyección de "competitividad" a las PYMES en Perú, y en otros países similares, logra abrir las puertas de los mercados internos y externos para sus productos mejorados, o queda en un mero espejismo, a pesar de las buenas intenciones de propios y ajenos.

Juan Espinoza

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.