Navigation

Skiplink navigation

De regreso a los "números negros"

Producción de semiconductores en una fábrica de ABB, en Lenzburg (Argovia). ABB

Esta semana, gigantes helvéticos como ABB o ZFS dan vuelta a la página de las pérdidas y anuncian los buenos resultados que obtuvieron en 2004.

Este contenido fue publicado el 18 febrero 2005 - 07:24

La Confederación Helvética también avanza por el rumbo correcto: el déficit público sumó 1.700 millones de francos suizos en 2004, la mitad de lo previsto.

Febrero es mes de informes anuales. Cada año, tanto el gobierno como las empresas que cotizan en bolsa esperan su turno para rendir cuentas y dar a conocer sus estados financieros del año previo.

Y aunque los expertos económicos del Credit Suisse, la Secretaría de Estado de Economía (Seco) o del Centro de Investigación Coyuntural (KOF por sus siglas en alemán) coincidan en que el 2005 será un mal año para la economía; el 2004 fue un remanso luego de cuatro años de estancamiento.

De ahí que empresas del sector industrial y financiero –como ABB o Zúrich Financial Services- se hayan reafirmado en la senda de los "números negros", al tiempo que la Confederación Helvética avanzó en el saneamiento de sus maltrechas finanzas públicas.

A continuación, lo más importante de la semana económica.

ABB, tras despidos logra utilidades

ABB, el grupo tecnológico de origen suizo-sueco vive malos tiempos desde que inició el milenio.

Una deuda abultada, la caída de sus ventas y un tipo de cambio que no jugó a su favor, hicieron estragos con sus cuentas.

En 2004, sin embargo, logró remontar las pérdidas de los cuatro años previos y reportó utilidades netas equivalentes a 238 millones de francos suizos.

El dato precedente era de pérdidas por 1.018 millones de francos en el 2003.

Sin embargo, y pese a los avances, el grupo decidió no pagar dividendos a los socios por considerar que es mejor actuar con cautela y dedicar esos recursos a la reinversión.

Al presentar su Informe Anual 2004 (18.02), ABB detalló que la división Energía fue la más dinámica, con ventas por 19.860 millones de francos suizos, 15% más que en 2003.

Con respecto a su abultada deuda, ésta cerró en 7.000 millones de francos suizos, 30% debajo del nivel del 2002, lo que permitirá un mejor manejo de sus pasivos en el futuro.

Fred Kindle, presidente de ABB, dijo al respecto que aunque el balance del 2004 haya sido positivo, porque logró "enderezar" las cuentas, reducir costos y aumentar productividad, aún hay mucho por hacer.

Tácitamente, el funcionario se refiere al hecho de que durante los 15 meses previos, ABB sacrificó alrededor de 14.000 puestos para ganar rentabilidad. Su plantilla actual de empleados es de 102.500 personas en todo el mundo.

ZFS, contra viento y marea

Zurich Financial Services reportó utilidades netas del orden de los 3.070 millones de francos suizos el año pasado, 29% arriba del 2003, y lejos de las pérdidas de los años precedentes.

James Schiro, presidente de ZFS, atribuyó los resultados del grupo que encabeza a la "diversificación en la toma de riesgos, además de al hecho de que la evolución de los seguros fue extraordinaria en la Europa Continental y también en el Reino Unido".

De hecho, dos de sus mercados más importantes, Reino Unido y la propia Suiza, continuaron recuperándose. Y Alemania le reportó más ganancias que en cualquiera de los 10 años previos.

El 2004 marcó también, según Schiro, el final de un periodo –sin precedentes- de dos años sin grandes catástrofes.

El año pasado, en contrapartida, en septiembre se produjeron huracanes en Estados Unidos y el Caribe (que generaron pérdidas históricas por 27.800 millones de francos suizos) y el año cerró con las noticias del tsunami en las costas de Indonesia, India, Malasia, etcétera, lo que implicó para ZFS un desembolso 702 millones de francos suizos para el pago de daños.

La Confederación pierde menos

La Confederación Helvética ganó una batalla, pero no la guerra.
El Departamento Federal de Finanzas (DFF) anunció el miércoles (16.02) que las cuentas públicas arrojaron un déficit de 1.700 millones de francos suizos en el 2004. La mitad de lo previsto para el año (3.500 millones).

Este resultado se explica en el esfuerzo a partir de tres factores que se conjugaron.

Ingresos. El gobierno obtuvo ingresos extras por 700 millones de francos suizos, debidos a una mayor recaudación de impuestos directos –que gravan al salario-, y al cobro de los impuestos sobre el tabaco y las casas de juego.

Gasto. Se redujo debido a que el presupuesto para la Defensa Nacional fue menor, lo mismo que los fondos destinados al apoyo de refugiados, inversión en carreteras y al campo.

Ahorros. El factor clave que jugó a favor de la Confederación fueron las tasas de interés. Éstas cayeron en 2004 con respecto al 2003, lo que permitió al gobierno ahorrarse un desembolso equivalente a 1.100 millones de francos.

Un día después (17.02), el ministro de Finanzas suizo, Hans-Rudolf Merz, resumió la situación de forma irónica y divertida: "No vayamos más rápido que la música".

Y es que las finanzas de la Confederación están fuertemente endeudadas y tienen un problema desde los cimientos que debe resolverse cuanto antes, el gobierno suizo gasta más de lo que ingresa, por lo que el resultado del 2004 sólo es un respiro dentro de la compleja situación financiera gubernamental.

Swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

·ABB registró 238 millones de francos de utilidades en 2004
·Zurich Financial Services ganó 3.070 millones de francos.
·Suiza registró un déficit público de 1.700 millones de francos, la mitad del previsto.

End of insertion

Contexto

· El 2004 fue un buen año en materia de ventas y saneamiento financiero interno para la mayoría de las empresas helvéticas de primer nivel.

· Compañías como ABB o ZFS consiguieron interesantes utilidades el año pasado luego de que los años previos fueron poco propicios para las ganancias

· La Confederación Helvética también vio "desahogadas" sus finanzas en 2004 debido a que aumentaron sus ingresos por el cobro de un impuesto al tabaco y la caída en las tasas de interés le permitió ahorrarse desembolsos por 1.100 millones de francos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo