Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Derechos humanos... a la espera

El futuro del Consejo de Derechos Humanos sigue siendo una incógnita.

(Keystone)

En Ginebra como en Nueva York, la incertidumbre sobre el futuro de los derechos humanos en la ONU es total, un expediente en el que Suiza se ha implicado a fondo.

La Comisión de Derechos Humanos podría aplazar su sesión anual para dar una nueva oportunidad al Consejo de Derechos Humanos, concebido para reemplazarla.

Este lunes, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) va a proponer previsiblemente a los 53 Estados miembros del organismo de la ONU aplazar la apertura de su 62ª sesión hasta la próxima semana.

El peruano Manuel Rodríguez Cuadros espera que de aquí a esa fecha en Nueva York se adopte una decisión final sobre el futuro Consejo de Derechos Humanos.

La nueva institución concebida para ayudar y proteger a las víctimas de los Estados que violen los derechos humanos necesita la aprobación de la Asamblea General de la ONU. Una decisión que se ha aplazado varias veces y que podría producirse en los próximos días, según su presidente, Jan Eliasson.

El sueco encabeza las negociaciones sobre la forma que debe tener el futuro Consejo y quiere aprovechar estos días suplementarios para obtener "el más amplio apoyo posible al proyecto", según sus palabras. En resumen, se trata de vencer la oposición de Estados Unidos.

La agencia Inter Press Service sostiene que las negociaciones se desarrollan ahora entre Jan Eliasson, Kofi Annan (secretario general de Naciones Unidas) y Condoleezza Rice, la jefa de la diplomacia estadounidense.

Líneas de frente

Y es que Washington considera que el futuro Consejo corre el riesgo de pecar del mismo problema que la actual Comisión: permitir que los Estados que cometen graves violaciones de los derechos humanos se sienten en su seno.

Las ONG como UN Watch (próxima a los neoconservadores estadounidenses) o Reporteros Sin Fronteras (siempre muy crítica hacia la ONU) comparten este punto de vista.

Las principales organizaciones de defensa de los derechos humanos, por el contrario, estiman que el proyecto que negocia Jan Eliasson constituye "una base sólida para reforzar los mecanismos onusianos de protección de los derechos humanos", según un comunicado suscrito por ONG como Amnistía Internacional o Human Rights Watch.

Son propósitos que respaldan Suiza, la Unión Europea y América Latina.

A primera vista, todas las partes buscan obtener el mejor resultado posible. Pero en los hechos, este proceso corre el riesgo de conceder una victoria a los enemigos de las libertades públicas.

En ausencia de un pronto acuerdo, el proyecto del Consejo de Derechos Humanos podría ser postergado hasta las calendas griegas.

Un paso atrás

Pero esto no es todo. La confusión actual también está amenazando lo más preciado que tiene la actual Comisión de Derechos Humanos: las investigaciones que encarga a expertos independientes.

"Esta sesión de la Comisión debe renovar los mandatos de 21 relatores especiales. Pero los 53 Estados miembros de la CDH están totalmente divididos sobre la celebración o no de la 62ª sesión de la Comisión de Derechos Humanos. Las investigaciones corren el riesgo de caer en el olvido", subraya Adrien-Claude Zoller.

El director de 'Ginebra por los derechos humanos' teme que los regímenes autoritarios que forman parte de la Comisión de los Derechos Humanos – y que causan su descrédito – aprovechan para deshacerse de un máximo de esos mandatos.

Para la jefa de la diplomacia helvética, es mucho lo que está en juego. De las negociaciones actuales depende el futuro del Consejo de Derechos Humanos, puntualiza Micheline Calmy-Rey.

En caso de fracaso, también saldrá penalizado el papel de Ginebra, capital de los derechos humanos. Sin no hay Consejo de Derechos Humanos, subsistirá la actual Comisión, sin que nadie (o casi nadie) le conceda la mínima credibilidad.

swissinfo, Frédéric Burnand, Ginebra
(Traducción: Belén Couceiro)

Contexto

En marzo del 2004, la ministra suiza de Exteriores Micheline Calmy-Rey lanza la idea de un Consejo de Derechos Humanos.

Jan Eliasson, presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, recibe el mandato de negociar la forma del nuevo órgano con los 191 Estados miembros de la ONU. Su mandato expira en junio del 2006.

El futuro Consejo debe reemplazar a la Comisión de Derechos Humanos, organismo que nació en 1946 y que se reúne todos los años durante seis semanas en Ginebra.

La 62ª sesión de la Comisión debería inaugurarse brevemente este 13 de marzo para luego ser aplazada una semana.

Entre tanto, la Asamblea General de la ONU en Nueva York podría adoptar el proyecto para el Consejo de Derechos Humanos.

Fin del recuadro


Enlaces

×