Navigation

El suizo que ha declarado la guerra a las minas

El DIGGER D-250 en plena acción: la máquina detecta las minas y las hace explotar. Christe Patrick/Digger.ch

Un ingeniero suizo ha dedicado su vida al desminado. Tras diez años de trabajo ha desarrollado un dispositivo que se utiliza en las zonas de guerra y contra el que estos artefactos explosivos tienen la batalla perdida.

Este contenido fue publicado el 05 abril 2017 - 12:03
Balz Rigendinger

El Día Internacional contra las Minas, el 4 de abril, es motivo para recordar que el número de víctimas que se cobran estos artefactos en el mundo ha vuelto a aumentar. En 2016, cerca de 7 000 personas perdieron la vida a causa de las minas antipersona, cuando su número había descendido temporalmente a 4 000 en 1999, cuando entró en vigor el Tratado de OttawaEnlace externo.

En muchas antiguas zonas de conflicto hay aún vastas superficies de terreno minadas. Pero los fondos para el desminado escasean y la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersonas, distinguida con el Premio Nobel de la Paz en 1997, de repente está en tela de juicio.

Vehículos blindados contra las minas

Entre quienes han declarado la guerra a las minas figura el suizo Frédéric Guerne, ingeniero de Tavannes, en el cantón de Berna. Después de desarrollar los primeros robots antiminas en la Escuela Politécnica Federal de ZúrichEnlace externo (EPFZ), Guerne discurrió una máquina que tiene un solo objetivo: detectar y destruir las minas.

El Digger-D-250Enlace externo es un cortacésped de cuarta generación. Pesa doce toneladas y en una hora puede limpiar una superficie de 600 a 2 000 metros cuadrados, según las condiciones de trabajo.

DiggerEnlace externo, la fundación que dirige Guerne, produce también cortacéspedes blindados. Se han utilizado en Sudán, Chad y Mali para despejar el terreno de hierbas y arbustos y facilitar el trabajo de los expertos en desminado.


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.