Navigation

Dubai, riesgo moderado para la banca suiza

La deuda de Dubai asciende a 800 mil millones de francos. Keystone

La posible moratoria de Dubai World, holding del emirato de los rascacielos, puso a temblar al sistema financiero internacional. En Europa, los bancos británicos, franceses y alemanes serían los más vulnerados en caso de impago. La posición suiza es marginal.

Este contenido fue publicado el 30 noviembre 2009 - 17:45

El banco central de los Emiratos Árabes Unidos sale al rescate de Dubai para eliminar la inquietud de los mercados. Pero las bolsas siguen inquietas, incluida la suiza.

El sobreendeudamiento de Dubai no era sorpresa, de hecho, era evidente desde el 2008.

Lo que sí sorprendió es que el emirato de los rascacielos y las islas en forma de palmera solicitara una súbita moratoria (25.11) de seis meses para una porción de las deudas de su filial, Dubai World.

El emirato de Dubai enfrenta deudas por un total de 80.000 millones de francos suizos. Prácticamente el 90% de ellas han sido asumidas por el gobierno o alguna de sus filiales.

Y Dubai World es la más implicada, con pasivos de 59.000 millones de francos suizos, producto del desarrollo de ambiciosos proyectos inmobiliarios, de infraestructura y de servicios financieros, todos sectores abiertamente golpeados por la recesión.

¿Está en puerta una nueva crisis internacional del crédito?,
¿Es Suiza una de sus víctimas previsibles?

Es poco probable. Especialmente, porque el banco central de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) salió el pasado fin de semana a apaciguar los temores y dar señales de apoyo al emirato. Pese a lo cual, los mercados siguen inquietos.

Banca suiza, poco impactada

Apenas 24 horas después del anuncio de la moratoria, Credit Suisse presentó un análisis detallando la situación de Dubai.

Según las estimaciones del banco número dos de Suiza, la posición de los bancos europeos en Dubai es poco significativa.

Refiere que si la holding Dubai World incurriera en un incumplimiento equivalente al 50% de sus compromisos financieros, el daño para la banca europea podría cifrarse en unos 5.000 millones de euros (7.500 millones de francos suizos).

¿Poco o mucho?

La cifra es importante, pero sólo como referencia cabe recordar que según el Banco Nacional de Suiza (BNS), la crisis de los subprime le costó al UBS y al Credit Suisse –conjutamente- más de 45.000 millones de francos.

De regreso al análisis de Credit Suisse, éste destaca que los principales bancos europeos afectados son los británicos HSBC, RBS y Barclays, seguidos por los franceses BNP Paribas y Calyon (Crédite Agricole); y por el alemán Deutsche Bank.

Deja claro también que la banca suiza se encuentra en una posición poco comprometida.

Por su parte, el Informe de Activos y Pasivos de la Banca Extranjera 2008, elaborado por Asociación de Bancos de los Emiratos Árabes Unidos 2008, y consultada por swissinfo, confirma la visión del Credit Suisse, ya que ni este banco ni el UBS aparecen entre los 10 principales bancos extranjeros acreedores de los emiratos.

Los temores latentes

Nadie quiere nuevas crisis de crédito cuando las economías del mundo comienzan a recuperar el pulso.

En opinión de UBS, la deuda pública de Dubai podría ser hasta 10% superior a lo que declaran sus cifras oficiales, según un informe obtenido y publicado por la agencia EFE (27.11), en el que se establece que los pasivos de este emirato oscilan entre los 80.000 y 90.000 millones de dólares (equivalentes aproximadamente al mismo monto en francos suizos).

Según el banco, Dubai tuvo razones de peso para expresar sus intenciones de moratoria.

Una de ellas, cita, el hecho de que su vecino, el emirato de Abu Dhabi –que posee un fondo listo para realizar inversiones cuyo valor supera en 10 veces la deuda total de Dubai- le informó que no estaba dispuesto a apoyarle incondicionalmente.
Lo que le exigía a Dubai World buscar soluciones desde casa.

Consultado por swissinfo sobre el documento, UBS declinó hacer comentarios por el momento.

Pero la evaluación del UBS referida por EFE hace evidente el temor internacional de que las cuentas públicas de Dubai no sean tan transparentes y precisas como se debiera.

Rescate, en puerta

Los mercados bursátiles son los primeros en reaccionar ante las buenas y las malas nuevas, y con frecuencia de forma irracional.

El jueves pasado, la bolsa de valores suiza (SIX) perdió 2,16% (con caídas del 5,5% y 4,8% para las acciones del Credit Suisse y el UBS, respectivamente), mientras París, Londres y Frankfurt cayeron entre 3,5 y 4%.

El mercado estadounidense no experimentó pérdidas porque la jornada coincidió con el 'Día de Acción de Gracias', y los mercados de Medio Oriente se mantuvieron cerrados jueves y viernes por feriados locales.

El viernes (27.11), Ahmed ben Said Al Maktoum, presidente del Comité Fiscal Supremo de Dubai, presentó un discurso por escrito en el que afirmaba "que Dubai crece de forma sorprendente desde hace una década y posee fundamentos son sólidos, por lo que nadie debe dudar que resolverá sus problemas financieros"-.

El domingo (29.11), el discurso fue complementado por los hechos.
El Banco Central de los Emiratos Árabes anunció que "ponían a disposición de los bancos locales y extranjeros con operación en los emiratos, un dispositivo de liquidez".

Dicho con simplicidad, les ofrece recursos a una tasa de interés atractiva para financiar el pago de compromisos por vencer. Un respiro para Dubai World.
La noticia fue bien recibida el lunes (30.11) por las bolsas asiáticas: Japón subió 3% este lunes; Shangai, 3% también; y Hong Kong 3,4%.

En contraste, los mercados de Medio Oriente se desplomaron hoy. La jornada del lunes se tradujo en un retroceso de 6,9% para la bolsa de Dubai, y del 7,6% para la bolsa de Abu Dhabi.

El sistema financiero internacional se niega a sumergirse en nuevos terrenos pantanosos.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Contexto

Qatar, miembro de los Emiratos Arabes Unidos y vecino de Dubai, salió al rescate de Credit Suisse en 2008, cuando los "subprime" pusieron en riesgo su solvencia. Le capitalizó con 10.000 millones de francos suizos vía su Qatar Investment Authority).

Una empresa, o país, incurre en moratoria cuando pide una prórroga para pagar sus deudas luego de evaluar, y concluir, que no dispondrá de fondos suficientes para pagar sus compromisos financieros.

De cara a la moratoria que anuncia Dubai World, el emirato de Dubai vive una paradoja. El Ministerio de Finanzas afirma que no será posible pagar los adeudos que vencen en diciembre; pero el emirato es propietario de un fondo soberano que vale 100.000 millones de dólares.

End of insertion

Datos clave

Un franco suizo equivale a 3,7 dirham de los Emiratos Arabes (la moneda corriente en Dubai).

Nakheel, filial inmobiliaria de Dubai World, tiene deudas por 25.000 millones de francos. Una parte de ellas -3.500 millones de francos-, vence el 14 de diciembre, y es la porción de pasivos que requiere una moratoria de seis meses.

Los siete Emiratos Árabes Unidos ubicados en la península arábiga del Golfo Pérsico son: Abu Dhabi, Ajmán, Dubai, Fujairah, Ras al Khaimah, Shrarjah y Um el Kaiwain.

End of insertion

BANCOS SUIZOS EN DUBAI

Suiza puso la mirada en Dubai en 2005 cuando se confirmó el potencial de su entonces próspera plaza financiera.

Se trataba del emirato de los rascacielos y el principal centro financiero de la región de Medio Oriente, ubicado justo entre Londres y Singapur.

El lujo era su sello. Y su imagen más conocida: las Islas Palmeras, un ambicioso proyecto de urbanización que incluía zonas residenciales y comerciales construidas en forma de sofisticadas palmeras.

UBS y Credit Suisse abrieron filiales y comenzaron a operar en este mercado.

En 2007, el gobernador del Centro Financiero Internacional de Dubai, Omar bin Sulaiman, afirmaba que "el establecimiento de bancos suizos en Dubai era muestra del significativo crecimiento de esta plaza financiera y de su potencial".

Declaraciones que coinciden con la llegada de entidades helvéticas como el Banque de Commerce et Placements, Julius Baer o el Fortis Banque (que, por cierto, cesó operaciones en Dubai en 2009).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.