Navigation

Skiplink navigation

La vulnerabilidad del FMI, afecta a la zona euro

Las acusaciones contra DSK pusieron en jaque la estabilidad del euro. Keystone

Más requerimientos de capital o reglas de responsabilidad social mejoran la gestión de las instituciones. Pero aún es imposible blindarlas frente al daño que infringen eventos como la pérdida de reputación o enfermedad de sus directivos

Este contenido fue publicado el 18 mayo 2011 - 12:21
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

El caso Strauss-Kahn provoca una parálisis temporal en el FMI. Hasta hace unos días, el Banco Nacional de Suiza (BNS) defendía que dicha institución timoneara la reforma al sistema monetario internacional.

La estabilidad del sistema financiero internacional está prendida con alfileres.

La economía de la zona euro avanza, pero cualquier contratiempo es capaz de colocarla contra la pared.

Agrupaciones, como el G-20, G-8 o el Banco de Pagos Internacionales (BIS, basado en Basilea), aumentan los requisitos que imponen a las grandes compañías, a nivel de capital y reservas; y les exigen un mayor compromiso social y medioambiental para asegurar que la economía mundial marche sin contratiempos.

Sin embargo, ni Suiza ni los vecinos desarrollados han encontrado el camino para reducir la vulnerabilidad de las instituciones frente al deterioro de sus activos intangibles.

Concretamente, factores como la reputación, la salud de sus hombres clave, o la existencia de conflictos internos entre los directivos, son problemas capaces de derribar la acción bursátil de una compañía, o de poner en jaque una línea de crédito como la que requiere Grecia en el presente por parte del FMI.

Los hombres clave

Juicios morales aparte, el estallido del caso Dominque Strauss-Kahn en Nueva York –Director-Gerente del FMI a quien se acusa de agresión, privación de la libertad e intento de violación de una mujer de 32 años- ha puesto en jaque la estabilidad de la zona euro en una coyuntura particularmente delicada para Grecia y Portugal.

Este miércoles (18.05), Strauss-Kahn estaba convocado a Bruselas para inaugurar un foro comunitario en donde uno de los principales temas de debate será el plan de rescate de alrededor de 100.000 millones de francos suizos previsto para Portugal. Y se abordaría también la necesidad de una extensión para los apoyos concedidos a Grecia.

La presencia del Director-Gerente del FMI era vital porque un tercio de los recursos serán aportados por este organismo basado en Washington.

Un caso más en donde un nombre estratégico impactó la operación cotidiana de una gran entidad: en enero, Steve Jobs, fundador de Apple, anunció que se alejaría nuevamente de la compañía por razones médicas: el recrudecimiento de un cáncer de páncreas.

El anuncio tuvo un costo material de 20.000 millones de francos suizos; la pérdida que experimentaron las acciones del grupo en bolsa durante esa jornada.

El BNS, defiende el rol del FMI

Tanto Suiza como los países desarrollados y las principales agrupaciones de economías industrializadas y emergentes (G-20) trabajan en el fortalecimiento de las instituciones tras la crisis de los subprime.

Y también en la aplicación de compromisos de responsabilidad social y medioambiental cada vez más estrictos.

No obstante, el impacto de los activos intangibles es difícil de prever y ponderar.

Recientemente (10.05), el Banco Nacional de Suiza (BNS) defendió férreamente la importancia del FMI como eje de la reforma al sistema monetario internacional.

Desde Zúrich, el presidente del BNS, Philipp Hildebrand, estimó que el FMI debía timonear dichos cambios, en el marco de un encuentro al que asistieron el propio Strauss-Kahn, la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde; y representantes de los bancos centrales de Canadá, India, y Japón, entro otros.

Premonitorio, el discurso de Hildebrand expresaba entonces: “Deben enviarse mensajes creíbles (a la economía y los mercados); y para ello, el trabajo técnico del FMI debe alejarse de todo manejo político”.

El expediente judicial que enfrenta el titular del FMI se aleja también del ámbito técnico y resta credibilidad a la institución que encabeza. Una condición vital para un Fondo que vio triplicar su poder en 2009, cuando su presupuesto para atender rescates financieros pasó de 250.000 a 750.000 millones de francos suizos.

Códigos internos

Para evitar que condiciones intangibles afecten la solidez de una institución deben delimitarse compromisos claros a todos los niveles, estima la Fundación Ethos.

Sin opinar sobre el caso DSK en particular, la fundación suiza especializada en la promoción de la transparencia de las instituciones, destaca la importancia de los códigos internos.

Cada colaborador debe adquirir compromisos específicos con respecto a las condiciones laborales que acepta, su salud y seguridad. Y también con respecto a su reputación y las implicaciones de cualquier acción judicial.

En Suiza, en el presente, solamente las empresas cuentan con códigos de conducta.

De las 100 más importantes, 69% cuenta con un código interno que norma la conducta de sus colaboradores.

Costosa indefinición

La discusión sobre nuevos apoyos potenciales a Grecia se ha visto alterada por la coyuntura que vive el FMI, ya que el francés Strauss-Kahn es uno de los principales aliados de la zona euro.

Su futuro al interior del FMI no ha sido definido aún, en principio su mandato tiene vigencia hasta finales del 2012.

Consultadas por swissinfo.ch en Washington, vía telefónica, fuentes del FMI aceptaron que “todo funcionario del FMI está obligado a respetar elevadas normas de comportamiento ético”, pero declinaron dar detalles sobre la decisión que tomará el FMI sobre si esperará algunas semanas más o removerá a Strauss-Kahn de su cargo.

No obstante, confirmaron que, en caso de desprenderse de esta responsabilidad, el político francés tendría derecho a una indemnización equivalente a alrededor de siete meses de su sueldo.

IMPORTANCIA DEL FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) juega un rol fundamental en material de cooperación monetaria internacional y de la estabilidad del sistema financiero internacional.

Su gestión está regida por estatutos  reglamentos internos que incluyen una larga lista de normas de conducta.

El artículo 8 de sus estatutos confiere inmunidad a sus funcionarios con respecto al a su persecución “por actos realizados en ejercicio de sus funciones”, inmunidad que suelen gozar la mayoría de los funcionarios internacionales.

Pero el Código de Conducta para el Personal aclara también que si bien el FMI respeta la vida privada de su personal, ser funcionario internacional entraña obligaciones relativas a la conducta, ya que “toda falta puede impactar negativamente la imagen de la institución”.

End of insertion

Activos intangibles

Los activos intangibles de una empresa y/o instituciones son variados e incluyen:

Lealtad del consumidor

Derechos de autor

Grado de especialización de los trabajadores

Cultura institucional

Reputación de la empresa y su personal

Respeto a los derechos laborales

Buen estado de salud de los mandos clave

End of insertion

CONTEXTO

El Comité de Supervisión Bancaria Internacional, que incluye a reguladores financieros y bancos centrales de 27 países, fijó en Basilea, en 2009, nuevas reglas para fortalecer a los bancos de gran talla y blindarlos contra futuras bancarrotas.

Dichos acuerdos, conocidos como Reglas de Basilea III, exigen a los bancos aumentar el “colchón financiero” que tienen disponible en caso de nuevas crisis sistémicas y quiebras potenciales. Y las autoridades suizas han decidido ir incluso más lejos en la exigencia en los niveles de capitalización y reservas.

Y la Secretaría de Estado de Economía (Seco) promueve en Suiza el respecto constante de normas de respeto social y medioambiental (RSE) entre las compañías helvéticas de todas las tallas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo