Navigation

Skiplink navigation

Mattel retira sus juguetes de manos de los niños

Los Polly Pocket contienen piezas que pueden ser deglutidas por los más pequeños. Keystone Archive

Mattel retira del mercado millones de juguetes de las gamas Polly Pocket y Doggy Day Care, fabricados en China. La decisión también afecta a su mercado en Suiza, donde 94.000 piezas de éstas están en circulación.

Este contenido fue publicado el 16 agosto 2007 - 16:05

Dado que las asociaciones de consumidores saben que esos llamados funcionan poco en Suiza, insisten en que el país se adhiera al sistema de alerta europeo RAPEX.

Desde julio, el coloso estadounidense ha debido recobrar dos lotes de juegos hechos en China de la filial Fisher-Price. En total, se trata de dos millones y medio de piezas, cuya pintura contendría plomo.

Esta vez la noticia afecta a 430.000 jeeps de tipo 'Sarge', 600 de los cuáles se encuentran en circulación en Suiza.

Pero aún hay más: 56 objetos de Polly Pocket y Doggy Day Care, y ciertos accesorios de Barbie, la estrella de la casa, contienen pequeños imanes que pueden desprenderse y causar serios problemas a los pequeños, pues podrían engullirlos.

En total, se trata de más de 18 millones de piezas que Mattel debe recobrar. En su página internet, el gran patrón de la compañía, Robert Eckert, presenta sus excusas a las familias concernidas y recuerda que para su empresa "nada es más importante que la seguridad de los niños".

Rezagado

Andreas Tschöpe, de la Fundación para la Protección de los Consumidores en la parte germanófona de Suiza, explica que este tipo de llamados no funcionan lo suficientemente bien en Suiza.

"Aquí, las empresas no están obligadas a mencionar los productos no alimenticios que sean peligros, y las autoridades no tienen ningún poder para intervenir, contrariamente a lo que ocurre en la Unión Europea", indica el experto.

Por eso, los productos señalados como peligrosos por el sistema europeo de alerta RAPEX (que no cubre los alimentos) pasan desapercibidos en Suiza.

"Lo que significa que pueden permanecer en el mercado por días o por semanas o meses luego del lanzamiento del llamado de alerta de RAPEX", agrega Andreas Tschöpe.

En primer lugar, opina, esta situación se debe a razones históricas. "Aquí se considera que el mercado puede regularse por sí mismo, mientras que en la UE, los Estados consideran necesario que se decreten normas al respecto."

Y no parece que las cosas cambiarán. En marzo de este año, una senadora socialista presentó una moción solicitando la adhesión de Suiza al RAPEX. Siguiendo la recomendación del Gobierno, la Cámara Alta enterró la idea.

Reacción china

Durante este tiempo en Pekín, la administración de control de calidad afirmó "prestar gran atención" al retiro de los juguetes de Mattel y agregó que estaría en contacto sobre el tema con la comisión estadounidense de protección de los consumidores.

Las autoridades chinas, que anuncian igualmente la apertura de una investigación sobre el asunto, aprovecharon para recordar que "la mayoría de los juegos de fabricación chinos son concebidos por sus importadores, quienes, con las marcas, deben asumir una gran parte de la responsabilidad cuando surgen los problemas".

A principios de agosto, cuando varios escándalos salpicaban la reputación de productos fabricados china, el ministro de Comercio de ese país, Bo Xilai, insistió en la calidad de los productos chinos de exportación, descritos como "buenos y seguros en más del 99%".

swissinfo, Faryal Mirza y agencias

Datos clave

El más reciente llamado con relación a juguetes de Mattel concierne a 18,2 millones de piezas, de las cuales, 9,5 millones de circulación a los Estados Unidos.

94.000 se encuentran en Suiza, principalmente de las gamas Polly Pocket y Doggy Day Care.

End of insertion

RAPEX

Es un sistema de alerta europeo para todos los productos de consumo que pudieran ser peligrosos (excepto productos alimenticios y farmacéuticos).

RAPEX permite el intercambio rápido de informaciones entre los Estados y la Comisión Europea sobre las medidas a tomar para evitar o suspender la distribución de productos que puedan amenazar la salud o la seguridad de los consumidores.

RAPEX incluye también las medidas tomadas por los poderes públicos y por los productores o los distribuidores.

Una vez a la semana publica una lista de productos señalados como peligrosos, que es distribuida a los 27 países miembros de la UE, con distribución también para Islandia y Noruega, pero no para Suiza, pues no forma parte de RAPEX.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo