Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Mujeres al poder Cuotas femeninas: poco probables en Suiza

(Keystone)

La Unión Europea (UE) quiere introducir cuotas de mujeres en los consejos de administración de las empresas. En Suiza, hay iniciativas en ese sentido, pero el sector privado no ve con buenos ojos las medidas de discriminación positiva.

Las compañías listadas en los mercados bursátiles de la Unión Europea (UE) podrían verse obligadas incluir una cuota mínima del 40% de mujeres en sus consejos de administración para el año 2020, según la propuesta de la Comisión Europea realizada en noviembre.

En 2010, las mujeres ocupaban solo el 4% de los puestos ejecutivos de alto nivel en Suiza y solo el 8,3% estaban representadas en los consejos de las empresas. Una proporción que ha cambiado muy poco durante la última década, señala la Secretaría de Estado de Economía (Seco).

El año pasado, Seco presentó un nuevo código de prácticas destinadas a incentivar el nombramiento de mujeres en los altos mandos de las empresas. Pero Heliane Canepa, la primera directora ejecutiva de una empresa que cotiza en el índice SMI 100 –que reúne los 100 principales valores de la bolsa helvética– sostiene que se ha agotado el tiempo para las acciones voluntarias.

“Hace diez años tuvimos la misma discusión, las empresas juraron que las cosas cambiarían. Introdujeron un gran número de programas para las mujeres y se sostuvieron muchas conversaciones. Pero estas empresas aún no incluyen a las mujeres en los cargos de alto nivel”, declara a swissinfo.ch.

Diversidad

La organización patronal suiza economiesuisse está en contra de las cuotas de género. Considera que es preferible que las empresas fijen sus propios objetivos internos e incentiven prácticas laborales que hagan compatible la vida laboral con la familiar.

“Desde una perspectiva de negocios, las cuotas legales rígidas son una respuesta errónea a la escasa representación de mujeres en los consejos”, señala a swissinfo.ch Meinrad Vetter, subdirector de Competencia y Regulación.

Las cuotas analizadas por la UE no son extensivas a Suiza, que no se rige por las leyes comunitarias, salvo en lo relativo a los acuerdos bilaterales que suscribieron ambas partes en temas concretos. Sin embargo, es un hecho que Suiza se ve cada vez más obligada a adaptar las regulaciones que ganan terreno en la UE.

De acuerdo con la iniciativa de la UE, las empresas que se sitúan por debajo del 40% tendrán que aplicar normas claras e igualitarias y seleccionar a sus candidatos en función de su cualificación y méritos. Y en caso de contar con dos candidatos cuya cualificación sea la misma, “deberán dar prioridad al sexo cuya representación sea inferior, que en la mayoría de los casos será el femenino”.

Para Vetter, esto representa un problema. “Suena muy fácil, pero en la práctica no lo es. La diversidad es clave en los consejos directivos, y la diversidad incluye no solo el género, sino también la mezcla de nacionalidades, experiencias, educación, etcétera”.

El representante de economiesuisse cree que con el paso del tiempo este desequilibrio se resolverá espontáneamente. “Pienso que todas las compañías tienen interés en contar con más mujeres en sus consejos y no es necesario obligarlas”.

Beneficios para las empresas

En términos financieros, el beneficio de contar con una mayor participación femenina en los consejos de las empresas ha quedado ampliamente probado por un reciente informe del Instituto de Investigación del banco Credit Suisse.

En los últimos seis años, las acciones de las compañías que contaban con al menos una mujer en su consejo administrativo superaron en un 26% el desempeño de aquellas que carecían de mujeres.

Sin embargo, aún existe una falta de voluntad política en Suiza para introducir cuotas de género. El año pasado, el Consejo Nacional (cámara baja) rechazó una moción que proponía establecer cuotas a favor de las mujeres con un total de 102 votos en contra y 57 a favor.

Pese a ello, la lucha continúa. Por ejemplo, el mes pasado Christine Thommen, del Partido Liberal Radical (PLR), presentó una propuesta en Schaffhausen para fijar una cuota del 35% de mujeres en los niveles medios y superiores de la administración pública municipal.

“No creo que sea la solución ideal, pero pienso que ha llegado el momento de que se haga algo porque, de lo contrario, simplemente, nada se mueve. Ésta es la razón principal de la propuesta. Desde hace mucho tiempo hay mujeres con alto nivel de formación en Suiza, pero nada ha cambiado en los altos niveles directivos”, expresa a swissinfo.ch.

Pero la discriminación positiva también tiene bemoles. ¿No le preocupa que las mujeres pierdan respeto si se genera la percepción de que no han sido promovidas por su propio mérito?

“De todas maneras esto sucede siempre que una mujer es promovida. Existe la idea de que fue elegida solo por ser mujer, incluso cuando no existen cuotas”, afirma Thommen.

Es el momento

Canepa considera que el sistema de cuotas debe ser de carácter temporal y operar solo mientras se reúnen las condiciones para que la promoción de las mujeres sea espontánea. “En el presente, solo las supermujeres lo consiguen y no puede tolerarse que siga siendo así, también debe ser viable para las mujeres normales”.

De acuerdo con Virginie Carniel, de la organización Business and Professional Women Switzerland, apoyar la existencia de cuotas femeninas para el acceso a cargos directivos fue durante años la visión de una minoría, pero esta situación se transforma.

“Cada vez más mujeres se están manifestado a favor de cuotas”, asevera a swissinfo.ch.

Sin embargo, algunos especialistas en Recursos Humanos afirman que la realidad es que no hay suficientes mujeres que aspiren a una promoción laboral. La participación femenina en la fuerza laboral helvética es elevada, pero las mujeres tienden, presionadas por su entorno, a interrumpir su carrera profesional y a trabajar media jornada, casi siempre obligadas por los compromisos familiares.

De acuerdo con la Oficina Federal de Estadística, el 57,8% de las mujeres trabajan medio tiempo, frente a un 13,6% de los hombres.


Muchas escuelas suizas aún tienen dos horas de pausa para el almuerzo de los niños, lo que crea un grave problema de organización para los padres que trabajan.

Estos son los aspectos prácticos que tienen que cambiar, según Vetter, así como la cultura corporativa. "Las empresas deben promover acuerdos que favorezcan el desarrollo de las familias, ofrecer alternativas para el cuidado de los niños, jornadas laborales flexibles y oportunidades para trabajar desde casa”.

"Creemos que ésta es la verdadera discusión, y no necesitamos cuotas fijas", añade.

 
Pese a la fuerte oposición del sector privado y el limitado apoyo político que tiene el tema, el debate sobre la discriminación positiva seguirá en marcha en Suiza, mientras las mujeres sigan insuficientemente representadas en los puestos de poder.

cuotas

En noviembre, Comisión Europea (CE) propuso establecer una cuota mínima de mujeres en los consejos administrativos –no ejecutivos– de los grandes corporativos de los 27 países de la UE.

El objetivo de la iniciativa presentada por la vicepresidenta de la CE, Viviane Reding es que al menos 40% de los puestos estén ocupados por mujeres a partir del 1 de enero del 2020 en empresas privadas. En el caso de las públicas, la fecha límite es enero de 2018.

Toda empresa con más de 250 empleados y que opera en bolsa está obligada a cumplir con estos principios en la UE. Actualmente, el porcentaje de mujeres en los consejos de administración en la UE es inferior al 15%.

Sin embargo, los países de la UE están divididos al respecto. Gran Bretaña y Alemania se niegan a aplicar cuotas de discriminación positiva en favor de las mujeres.


Gran Bretaña, donde la proporción de mujeres en los consejos de las sociedades con cotización en Bolsa pasó del 7% en 1999 al 12,5% en 2010, no está a favor de la imposición de cuotas.

La iniciativa requiere también el aval del Parlamento Europeo para ser adoptada.

Fin del recuadro

¿Juego limpio?

Un estudio realizado en 2011 por la Universidad George Washington, con el apoyo de la embajada de EEUU en Berna, entre 1.100 profesionales con experiencia laboral en Suiza –donde el 85% de las respuestas correspondieron a mujeres y el 70% de los encuestados contaban con nivel mínimo de licenciatura– arrojó los siguientes resultados:

 
El 89% de los hombres y el 54% de las mujeres rechazan el sistema de cuotas para dar lugar a las mujeres en los consejos.

El 73% de las mujeres dicen que hay barreras para el acceso de las mujeres

a los puestos directivos en Suiza (61% de los hombres no están de acuerdo).

El 89% de las mujeres

y dos tercios de los hombres

afirman que tener hijos afecta negativamente la carrera de una mujer.

  

El 86% de los consultados afirma que hay que cambiar

los horarios de las escuelas deben ser cambiados

y adaptarlos a las necesidades de los padres.

Fin del recuadro


(Traducción: Andrea Ornelas), swissinfo.ch


Enlaces

×