Navigation

Skiplink navigation

San Valentín, brújula de la industria florícola

Las rosas son las flores favoritas de los suizos. imagepoint

Suiza es el principal país consumidor de flores en Europa, y el 14 de febrero, Día de San Valentín, concentra un tercio de las ventas anuales.

Este contenido fue publicado el 14 febrero 2008 - 08:45

Holanda, Kenia y Sudamérica son los principales proveedores de un mercado en el que el comercio justo aún tiene mucho camino por andar.

Desde los sencillos tulipanes multicolores de 8 francos la docena o las 'minirosas' del comercio equitativo de 13 francos el ramillete de 20, hasta las estilizadas orquídeas de 20, 50, 100 francos –o más- la unidad.

La fiesta anual de las flores levantó el telón esta semana y, este 14 de febrero en particular, las cajas registradoras de centros comerciales y florerías helvéticas no cesan de recibir clientes.

Normal, los helvéticos conforman el principal mercado consumidor de flores de Europa, según datos de la Fundación Max Havelaar. Y San Valentín es la jornada en la que se factura el 32% del consumo anual.

Para todos los gustos

Cada suizo gasta anualmente 125 francos suizos –promedio nacional- en la adquisición de flores en tallo, como las llaman los expertos para diferenciarlas de las composiciones florales vendidas en maceta.

La pieza preferida de los suizos es la rosa. Y el ramillete promedio en cualquier periodo ordinario tiene un valor de 27 francos, menos de la mitad de los 59 francos que alcanza en fechas especiales como San Valentín o el Día de la Madre, según datos de Fleurop Suiza.

Sin embargo, dadas las coordenadas y características climáticas de Suiza, sólo 20% de su consumo floral se producirá en casa; el 80% restante viene de Holanda Kenia, Colombia y Ecuador.

Esto significa, según la estadística de Max Havelaar, que de las 500.000 flores en tallo que consumen los suizos cada mes, alrededor de 100.000 serán cultivadas en Suiza, otras 250.000 vendrán de Holanda, 78.000 de Kenia, 69.000 de Colombia, 48.000 de Ecuador y el resto de otros países del mundo.

Y es tal la importancia que tiene San Valentín para este sector que en febrero del 2008 se estima se venderán 1,2 millones de flores.

Holanda, cuestionado líder

Holanda es el imperio europeo en materia de producción floral y sede de la Bolsa de Valores de Aasmer, punto de encuentro en el que cada día se comercian 19 millones de flores frescas de todo el mundo.

No obstante, pese a ser uno de los países más desarrollados del mundo, Holanda ha sido señalada en reiteradas ocasiones por instancias como el 'World Ressources Institute' (WRI) por un controvertido mercado negro.

Según WRI, en pleno siglo XXI unos 15.000 trabajadores de Bulgaria, Polonia y Turquía, entre otras naciones, son empleados sin contrato, pagados a menos de 6 francos suizos la hora y carecen de seguro médico o protección contra el contacto con pesticidas (práctica que provoca trastornos respiratorios y aumenta el riesgo de abortos espontáneos en las mujeres).

La industria holandesa lo niega, pese a los reiterados testimonios que existen al respecto.

Kenia y Sudamérica

Kenia es el segundo proveedor de flores para Suiza. Sin embargo, este 2008 el país está inmerso en la crisis política y la violencia que provocaron las elecciones del pasado 27 de diciembre, en donde dos partidos se proclamaron ganadores. Esta situación ha puesto en jaque a la industria florícola del país, que no tiene claro aún cuánto perderá por esta causa.

La tercera región que más flores exporta a Suiza es Sudamérica. Y en ella, Colombia y Ecuador están a la cabeza.
Durante el periodo 2006-2007, las exportaciones de flores frescas colombianas a Suiza aumentaron 35%, con lo que se tradujeron en ingresos del orden de los 150 millones de francos suizos, según datos de Proexport de Colombia.

Y con 102 millones de francos suizos anuales, Ecuador gana terreno en el mismo mercado.

César Torres, presidente de la Asociación Nacional de Productores y Exportadores de Flores de Ecuador (Expoflores), explica a swissinfo que la clave ha sido concentrarse en un mercado de nicho, es decir, en flores de alta calidad y respetuosas del comercio justo, dos cualidades que son muy apreciadas por el consumidor helvético.

La rosa, continúa el experto, es la flor que más se comercializa.

Comercio equitativo

Como el agropecuario, el mercado florícola mundial camina rumbo al comercio equitativo.

En Suiza surgieron desde mayo del 2001 las etiquetas o 'labels' de comercio justo para las flores, respaldadas por la fundación Max Havelaar.

Las que poseen la etiqueta 'FLP' garantizan un cultivo y segado en el que no se emplearon ni niños ni ancianos, existieron contratos formales, pago de horas extras y un compromiso ecológico.

Si las flores cuentan con etiqueta 'Proyecto Indio' los esfuerzos fueron aún mayores: por ejemplo, las mujeres tuvieron accesos a guarderías y jardines de infancia para sus hijos y facilidades para almorzar con ellos.

Esfuerzos importantes, pero aún insuficientes en un mercado donde sólo 2 de cada 10 flores actualmente se inscriben en el marco del comercio justo.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Una flor vendida en Suiza a 3 euros tuvo un costo de producción de 50 céntimos y otros 40 céntimos como costo de transporte. El resto son ganancias de los intermediarios.

El 55% de la venta de flores en Suiza se realiza en supermercados.

Rosa, gypsophila, limonium y liatris, son algunas de los nombres científicos de las variedades de flores más consumidas en Suiza.

Las flores en florero duran más si se les añaden unas gotas de limón, un preservante natural.

End of insertion

Contexto

Al no ser comestibles, las flores no tienen fecha de caducidad para su comercialización. Tampoco es simple seguir el rastro de su origen, porque muchas flores llegadas de África pasan directamente a la bolsa de valores de las flores en Holanda e ingresan con certificados holandeses a Suiza.

La fundación Max Havelaar fue fundada en 1992 por Caritas, Helvetas y Swissaid, entre otras organizaciones. Una de sus misiones es clasificar por etiquetas ('labels') a los productos que Suiza importa de mercados en desarrollo según hayan sido cultivados y comercializados con criterios sociales y ecológicos. Además de flores, actualmente son clasificados también frutos, chocolate o edulcorantes, entre otros.

Kenia, el segundo proveedor de flores de Suiza, ha enfrentado 1.000 muertes y el desplazamiento de 300.000 personas por la crisis política que vive, situación que afectó la oferta de flores a Suiza este San Valentín.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo