Navigation

Un comité para prevenir quiebras bancarias

Sede central del UBS en Zúrich: el banco concentra el 30% del mercado financiero suizo. Keystone

La crisis provocada por los créditos hipotecarios en Estados Unidos alertó a la plaza financiera suiza, uno de los pilares de la economía helvética.

Este contenido fue publicado el 06 febrero 2008 - 17:09

Instituciones de crédito, aseguradoras, la bolsa de valores y la Confederación Helvética deciden actuar conjuntamente para reforzar la autorregulación e incrementar la supervisión.

"Después del niño ahogado... a tapar el pozo", reza un refrán popular, una máxima que opera con asombrosa precisión cuando se trata de una crisis que afecta al sistema financiero internacional.

Tras detectarse los errores cometidos y exponerse ante la luz pública, el paso siguiente es tomar medidas para corregirlos.

Suiza vive ese proceso tras el golpe que asestó al mundo el descalabro de los créditos hipotecarios estadounidenses conocidos como 'subprime'. Sin embargo, a juicio de los suizos, los protagonistas de esta historia deben pagar por sus errores.

¿Guillotina a Ospel

Un 50% de ellos considera que el director general del UBS, Marcel Ospel, debe ser destituido de su cargo por una razón:

El banco más importante de Suiza perdió 4.400 millones de francos suizos el año pasado por una mala gestión de riesgos. La tenencia de créditos 'subprime' por parte del UBS fue tan alta que tuvo que enfrentar números rojos por primera vez en una década.

"Si los banqueros cometen errores y provocan pérdidas a su institución, deben asumirlo y pagar el precio", opina el 72% de los encuestados.

La forma de afrontarlo arroja divergencias.

Siete de cada 10 están de acuerdo en que sería impensable que Ospel cobrara el bono con el que se le premia cada año por su gestión.

De los mismos 10, la mitad opina que Ospel debe dejar el cargo y la otra mitad que debe dársele una segunda oportunidad.

Sobre el futuro del UBS, 7 de cada 10 están convencidos de que la Confederación Helvética no debe rescatarle como lo hizo con Swissair en su momento.

Y lo más grave de todo es que, nuevamente 5 de cada 10 suizos aseguran que dejaron de confiar en el UBS, un lujo que no puede permitirse la plaza financiera helvética.

Todas las afirmaciones anteriores fueron concluidas por un sondeo que realizó el grupo helvético Demoscope el pasado 1 de febrero entre 522 suizos.

Recuperación de la confianza

La plaza financiera es más que un emblema para Suiza, es uno de sus motores económicos fundamentales.

Es la suma de 583 instituciones (entre bancos y aseguradoras) que gestionan 4 billones de francos suizos anuales, un tercio de la riqueza que está depositada en el sistema financiero mundial.

La crisis del UBS pone a tambalear a todo el sistema financiero.
Tras conocerse que habría pérdidas (10.01), Marcel Ospel dio la cara a los medios y afirmó que "quería ser parte de la solución y no un cobarde entre bambalinas".

Luego vino la sorpresiva capitalización por 13.000 millones de francos suizos a finales de enero, recursos que llegaron de dos fuentes: la Corporación de Inversión del Gobierno de Singapur (GIC por sus siglas en inglés) y un inversionista de Oriente Medio, cuyo nombre no se reveló.

La búsqueda de soluciones comenzó ya. El pasado 26 de enero, en el marco de los trabajos del Foro Económico Mundial de Davos, el ministro de Finanzas, Hans Rudolf Merz, se reunió con Dominique Strauss-Kahn, director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y con William Gates, director de Microsoft, para ofrecer que Suiza reforzará sus políticas de supervisión dentro los mercados financieros. Y anticipó el inicio de operación de un nuevo comité especializado en la materia.

Comité de Diálogo Financiero

El pasado viernes (01.02), inició operaciones el llamado 'Comité piloto de Diálogo para la Plaza Financiera Helvética' (Codifi), un equipo de trabajo multidisciplinario en el que operan autoridades e instituciones del sector financiero.

Su primer encuentro formal tuvo lugar en Berna y su objetivo inicial es definir un plan de trabajo que permita a la plaza financiera suiza una mejor capacidad de respuesta en caso de crisis y una mejor administración de riesgos.

Los fondos especulativos ('hedge funds') son manejados permanentemente por Suiza y la solución no es alejarse de ellos, porque se trata de uno de los nichos más rentables, pero debe administrarse con mayor cuidado.

"La supervisión debe ser más estrecha", afirmó Peter Siegenthaler, director de la Administración Federal de Finanzas de Suiza.

El también nuevo director de Codifi precisó que este grupo incluye miembros del Banco Nacional de Suiza (BNS), la Comisión Federal de Bancos, la Oficina Federal de Aseguradoras Privadas, la Asociación Suiza de Inversiones y el 'Swiss Financial Market Services'.

La clave será la autorregulación, una premisa sin la cual es imposible funcionar dentro del sistema financiero mundial, precisó. Pero se reforzará también la supervisión para mejorar el perfil de riesgo de las instituciones.

Codifi sesionará en abril próximo, aunque sostendrá reuniones técnicas semanales en la búsqueda de soluciones para un sistema financiero global y rentable, pero también seguro.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

La plaza financiera suiza –constituida por más de 389 bancos y 155 aseguradoras- es una de las principales fuentes de riqueza de Suiza. En el mundo es conocida por su estabilidad, solidez y su secreto bancario.

En febrero del 2007, el 'Wall Street Journal' advirtió por primera vez sobre el peligro de las hipotecas de alto riesgo (subprime), y el FMI lo secundó en abril. En agosto comenzaron las quiebras en EEUU de Bear Stearns, Blackstone y American Home Mortgage.

En septiembre, Suiza se alertó sobre el problema y, antes de conocer el descalabro del UBS, la Asociación Suiza de Banqueros (ASB), la Asociación Suiza de Aseguradoras (ASA) y el 'Swiss Financial Market Services' se reunieron para hablar sobre los riesgos que enfrentaban.

End of insertion

Datos clave

La plaza financiera suiza emplea a 100.000 personas.

El UBS concentra 30% del mercado financiero helvético.

Demoscope es una empresa encuestadora suiza especializada en investigaciones financieras. Se fundó en 1961.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo