Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El conflicto entre UBS y la justicia de EEUU se complica

El UBS se prepara para el juicio que se inicia el lunes, 13 de julio, en Miami.

(Keystone)

El juez de Florida exige al gobierno Obama que defina si está dispuesto a retirar al banco suizo el permiso para operar en territorio estadounidense, si se rehúsa a entregar información confidencial de 52.000 clientes sospechosos de evasión fiscal.

El gobierno suizo ha prohibido tajantemente al UBS entregar información al fisco americano. El banco se prepara para el juicio que inicia el próximo lunes, pero destaca que aún es posible un acuerdo amigable.

Confusión y malos augurios reinan con respecto al futuro del UBS en Estados Unidos. El fisco estadounidense, Internal Revenue Service (IRS), no quita el dedo del renglón y exige información confidencial de 52.000 clientes americanos del UBS sospechosos de evasión fiscal.

El gobierno helvético se niega y prohibió abiertamente al UBS entregar información pues, de hacerlo, violaría el derecho suizo.
Ante la falta de acuerdos, será la Corte de Florida quien decida quién de las dos partes en conflicto tiene la razón.

Sin embargo, antes de iniciar el juicio civil correspondiente el próximo el lunes, 13 de julio, el citado tribunal puso al Departamento de Justicia de EEUU contra la pared al exigirle que defina qué tan lejos está dispuesto a llegar en este tema.

Concretamente, ¿estaría dispuesto el gobierno Obama a cancelar la licencia de operación de UBS en EEUU si el banco se niega a entregar información confidencial, o si su gobierno se lo impide?
A juicio del banco, pese al complejo panorama, aún es posible una salida amistosa, vía un acuerdo extrajudicial.

"No" rotundo de Suiza

El gobierno de EEUU afirmó el pasado 30 de junio que el UBS no sería perseguido penalmente si comunicaba al IRS la información confidencial de 52.000 de sus clientes americanos.

Este miércoles (08.07), el gobierno suizo respondió vía un breve mensaje emitido por el Ministerio de Justicia y Policía:

"El derecho suizo prohíbe al UBS obedecer a cualquier solicitud del tribunal de Miami de entrega de información. El Consejo Federal ha decidido emprender todas las medidas necesarias para impedir la liberación de datos a las autoridades civiles estadounidenses".

Dicha posición fue enviada a la Corte de Florida a través de una carta en la que el Ministerio informa que será la autoridad responsable de hacer cumplir estas disposiciones.

"Y si las circunstancias lo exigen", aclara, "emitiremos por escrito la prohibición al UBS de comunicar las coordenadas de sus clientes".

Alan Gold, juez de Florida responsable del caso, reaccionó de inmediato y ayer mismo pidió al gobierno de EEUU que deje claro qué tan lejos está dispuesto a llegar.

Antes de las 18h00 (hora suiza) del próximo lunes debe definir si está dispuesto a retirar al UBS su licencia de operación en EEUU si falla a favor de la entrega de coordenadas, y el banco se rehúsa a otorgarlas por prohibición de su gobierno.

La respuesta de la administración Obama es aguardada con impaciencia.

UBS, dispuesto a colaborar

Consultado al respecto por swissinfo, Serge Steiner, portavoz del UBS, reiteró que el banco está en desacuerdo con la entrega de la información que le solicita el IRS.

Y detalló que son los gobiernos quienes que deben discutir el intercambio de información fiscal bilateral, "no UBS directamente con otro gobierno".
Steiner afirmó que el banco está dispuesto a colaborar en todo lo que le soliciten, siempre que se apegue y respete la legislación vigente en Suiza.

Agregó que entre dos estados amigos, como Suiza y EEUU, siempre es posible encontrar una solución extrajudicial. Y aclaró que ésta puede llegar incluso después de que haya iniciado formalmente el juicio civil en la Corte de Florida.

Los datos sobre los 52.000 clientes no pueden ser liberados como el IRS lo pide, explicó, porque esta vez el escenario es muy distinto al que existía a principios de año, cuando UBS entregó información de un grupo de 250-300 clientes estadounidenses que habían incurrido en defraudación fiscal.

No es el caso de los 52.000 clientes, citó.

Al cuestionarle si UBS había evaluado ya las implicaciones de un posible cierre de operaciones en EEUU, Steiner declaró:

"No queremos entrar en el ámbito de las especulaciones; por el momento estamos totalmente enfocados en el juicio que inicia el lunes, contamos con argumentos jurídicos sólidos y ésa es nuestra prioridad".

Un "acto de Estado"

Lo cierto es que la posición de Suiza es menos conciliadora que la de hace unos meses.

El gobierno suizo estima que ha demostrado ya su buena voluntad a EEUU. FINMA, la autoridad supervisora del sistema financiero helvético, consintió en febrero pasado la entrega de la información confidencial de los 250 clientes americanos que defraudaron al fisco norteamericano.

Y Suiza concluyó en junio un nuevo Convenio para Evitar la Doble Tributación (CDI) con EEUU que permitirá futuros intercambios de información fiscal entre gobiernos cuando se presuma evasión.

Pero ahora ha decidido marcar claramente los límites, porque los presuntos delitos aludidos corresponden al periodo 2001-2007.

Durante una visita de trabajo a Washington, la ministra de Economía suiza, Doris Leuthard, reconoció que UBS ha cometido errores y probablemente tendrá que pagar un precio por ellos para arreglar el conflicto que mantiene con EEUU.

Sin embargo, es importante salvaguardar la estabilidad del UBS, porque esto da estabilidad a la economía en general.

Para Suiza, según lo expresó en la misiva que envío a la Corte de Florida esta semana, este expediente se tornó ya un "acto de Estado", y el gobierno hará todo lo necesario para garantizar que la soberanía del país se resguarde, lo mismo que los intereses del UBS.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Contexto

UBS promovió y encubrió entre 2001 y 2007 operaciones realizadas por clientes estadounidenses en paraísos fiscales que derivaron en evasión fiscal.

El banco suizo aceptó su falta y se comprometió a pagar (18.02) una multa equivalente a 780 millones de dólares.

La ministra de Economía de Suiza, Doris Leuthard, realiza esta semana una visita de trabajo por EEUU, que incluye ciudades como Washington y Nueva York, y el 'asunto UBS' se convirtió en el inesperado, pero obligado, tema central de la agenda.

Kaspar Villiger, presidente del UBS, declaró a la televisión suiza el miércoles (08.07) que el conflicto UBS-IRS transcendió ya el ámbito de un caso de evasión fiscal para convertirse en un tema de debate entre los dos gobiernos involucrados.

Fin del recuadro

Datos clave

El UBS tiene actualmente cerca de 76.700 empleados, de los cuales el 35% en Estados Unidos.

Según especialistas, un acuerdo extrajudicial entre el UBS y el gobierno de EEUU podría costarle al banco entre 2.000 y 10.000 millones de francos suizos.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes