Navigation

El divorcio puede convertirse en un calvario para parejas mixtas con hijos

Uno de los aspectos más delicados de la ruptura entre parejas mixtas tiene que ver, sin duda, con el destino de los hijos. En Suiza se registra alrededor de un centenar de secuestros de niños con padres de nacionalidades diferentes.

Este contenido fue publicado el 04 agosto 2000 - 18:43

La mayor parte de esos casos se resuelven por las vías jurídicas clásicas, pero son muchos los que requieren soluciones distintas. La Fundación Suiza de Servicio Social (SSI) interviene cuando el derecho internacional agota sus posibilidades y a la fecha se ocupa de 400 casos en diversos puntos del planeta.

Cada año unas diez mil parejas binacionales unen sus vidas ante jueces suizos. Los matrimonios mixtos, como cualquier otro, tienen sus altas y sus bajas, pero a diferencia de los demás, enfrentan situaciones que llegan a ser dramáticas en casos de divorcio ante la decisión de la custodia de los menores.

Sólo en 1999 las responsables en materia de secuestro internacional de niños, del Departamento Federal de Justicia y Policía (DFJP), se encargaron de 67 casos en los que, desde el extranjero, uno de los padres había incumplido o violado el derecho de custodia o de visita. Atendieron otros 36 casos en Suiza.

La mayor parte de las quejas son de papás.

La terrorífica imagen de los hombres que arrancan a los chicos de los brazos de la madre no corresponde a la realidad suiza: la mayor parte de quejas proceden de papás.

Además, los procesos que se inician en Suiza están vinculados más recurrentemente con la ex Yugoslavia, Estados Unidos, Francia y Portugal. A la inversa, las quejas en contra de helvéticos proceden de Estados Unidos, Francia, Italia y Alemania.

Las bases jurídicas de ese tipo de conflictos se encuentran en la Convención de La Haya -sobre los aspectos civiles del secuestro internacional de menores- y la Convención de Europea sobre el Derecho de Custodia. Esos lineamientos no pueden aplicarse más que en los países signatarios.

Corresponde al Departamento Federal de Asuntos Exteriores (DFAE) ocuparse de los casos ajenos a esos convenios y en esa situación se encuentran actualmente 9 expedientes que involucran a la República Federal de Yugoslavia, Israel, Líbano, Túnez, Argelia, Brasil y Guatemala.

En situaciones semejantes, la SSI juega un papel fundamental. Unas 400 familias han recurrido a esa institución, con sede en Ginebra, en busca de ayuda.

El año pasado la SSI intervino en 45 casos a través de sus filiales en 130 países. Sin embargo, comenta el director de la fundación, Rolf Wiedmer, los secuestros tienen difícilmente un final feliz cuando incumben países al margen de las convenciones internacionales.

La solución de conflictos vinculados con la custodia de los pequeños se hace todavía más difícil cuando las diferencias culturales son mayores. El papel de la fundación es entonces básicamente de mediación.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.