Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El franco, un lastre para los productos suizos en EEUU



Cliff y Michael Haene han registrado un decremento en la venta de productos suizos en su tienda de abarrotes importados.

Cliff y Michael Haene han registrado un decremento en la venta de productos suizos en su tienda de abarrotes importados.

(swissinfo.ch)

La moneda helvética coloca en problemas a los productos hechos en Suiza que se comercializan en Estados Unidos. Los negociantes pierden clientes y algunos reducen su oferta de mercancías. Los suizos afectados dan su testimonio a swissinfo.ch.

Lo hecho en Suiza pierde terreno en EEUU de cara al repunte del franco suizo frente al dólar. “Y aunque las más afectadas son empresas pequeñas y medianas porque importan productos 100% suizos con altos costos de producción, como los quesos o los chocolates, a estas alturas también las grandes compañías resienten el problema”, destaca Francois Schmidt.

El Agregado Comercial de la Embajada en Washington indica que aún no existen cifras oficiales sobre este problema, pero confirma que el tema es una inquietud que se ha manifestado en todos los contactos que ha sostenido recientemente con empresarios.

A lo largo y ancho del territorio estadounidense, la fortaleza del franco ha amplificado los efectos que ya había impreso la crisis económica sobre la venta de productos suizos.

Difícil situación

 Desde San Francisco, Dominik Schieweck, dueño de la tienda ‘Schoggi’ y del sitio de Internet que lleva el mismo nombre, especializado en la comercialización de chocolates suizos, afirma que a pesar de que sus “ventas son 80% superiores a las del 2010”, la debilidad del dólar frente al franco “hace extremadamente difícil la situación presente”.

“Las tarifas de mis proveedores siguen aumentando, como consecuencia, debo repercutirlo en los precios; y a pesar de ello, mi comercio es cada vez menos rentable”, afirma este basiliense, quien acaba de perder a uno de sus principales clientes, el hotel de lujo ‘Palace’.

“Inauguré mi tienda en el periodo navideño del 2007, justo cuando la recesión comenzaba a golpear; fundé mi proyecto de empresa bajo el entendido de que probablemente no ganaría dinero durante cuatro años, pero francamente no estaba preparado par a una situación tan mala”, confía Dominik Schieweck.

Del chocolate a la galleta de la fortuna

Más al Sur, en el Valle de Silicio (Silicon Valley), Bruce, director de la tienda en línea Swisschocolateoutlet.com, quien prefiere resguardar su apellido en el anonimato, asegura que sus ventas de chocolates suizos de fabricación artesanal “se reducen desde el año pasado al grado que la actividad dejó de ser rentable”.

Por ello, el sitio californiano cierra sus puertas, explica.

“Sencillamente reorientaremos nuestras actividades sobre nuestro otro sitio, y quizás vía los pedidos de galletas chinas de la fortuna, algunos clientes compren también algunos chocolates suizos”, precisa el gerente de la compañía.

Cerca de Washington, Cliff Haene, propietario junto con su hermano de la tienda de víveres ‘German Gourmet’, reconoce que a diferencia de otros competidores ha tenido a su favor ventajas que le ayudan a bregar contra la fortaleza del franco.

“Estamos en la región de EEUU menos afectada por la crisis, la gente tienen más ingreso disponible que en otras zonas del país, y también hemos decidido diversificarnos, además de los suizos también proponemos productos de otros países europeos”, narra este hijo de berneses.

No obstante, Cliff Haene anticipa “repercusiones este otoño y para las próximas fiestas de fin de año que se inauguran con el Día de Acción de Gracias a finales de noviembre”. 

En el presente ya tuvieron que retirar de sus anaqueles algunos yogures de origen suizos debido a que “nuestros clientes comenzaron a comparar precios; y ahora solo los vendemos sobre pedido”, explica.

Reducción de márgenes

Pero el franco fuerte no solo afecta a la alimentación, también ha mermado las ganancias del sector de los artículos de lujo.

En Illinois, el responsable de una tienda en línea de utensilios de cocina –quien pide el anonimato para él y su compañía- ofrece sartenes y cacerolas del Valais. Actualmente teme que su negocio se deteriore más aún: “Nuestros utensilios suizos son de lujo y siempre han sido caros, pero en este momento se han vuelto tan costosos que de verdad es difícil venderlos”, dice.

En Winchester, Virginia, Chantal Aaeschback-Powell, suiza que preside la filial estadounidense de Naef, indica que las ventas en EEUU de la empresa de Zofingen -dedicada a la fabricación de objetos de madera para su comercialización en boutiques de museos y tiendas de decoración- son bajas desde el año pasado.

“A causa del tipo de cambio hemos tenido que revisar nuestros precios al alza desde el año pasado, y desde entonces los ajustamos cada trimestre”, continúa Aeschbach-Powell.

La empresa avizoraría suprimir 75 modelos y redirigirse a un público más amplio, afirma, al tiempo que explica que por ello, por primera vez en su historia, Naef participó hace poco en la Feria Internacional del Regalo de Nueva York.

Prudencia y relojes de lujo

En Miami, Ira Krieger, fundadora de la marca de relojes de lujo que lleva su nombre, advierte que las empresas que operan en nichos de mercado altamente especializados y de lujo “deben ser prudentes al aumentar sus precios”.

“Para poder mantener el sello de calidad “Hecho en Suiza” es claro que no podemos recortar costos de producción deslocalizándonos en China. La única opción que nos queda es aumentar los precios, pero una vez que lo hacemos, ya no podemos bajarlos después porque quedaríamos desfasados con el mercado cuando el dólar se recupere”, explica Ira Krieger.

Y esto genera un dilema en torno a las estrategias destinadas a mantener o reforzar la rentabilidad, cita, ya que también debe considerarse el aspecto inmediato. “Aumentando precios se pierden clientes, y aquellos que se quedan limitan sus consumos”, afirma Krieger y concluye, “compran un solo reloj cuando antes habrían adquirido uno al año”.

Franco fuerte

Entre enero y agosto, el franco suizo se apreció 26% frente al dólar.

De acuerdo con la agencia Bloomberg, el franco aumentó este año 19% con respecto a una canasta de monedas de otros 9 países desarrollados.

La escalada del franco comenzó en 2010.

En tiempos de crisis económica, el franco suizo suele operar como valor refugio para los inversionistas, lo mismo que el oro.

FRANCO FUERTE

Entre enero y agosto, el franco suizo se apreció 26% frente al dólar.

De acuerdo con la agencia Bloomberg, el franco aumentó este año 19% con respecto a una canasta de monedas de otros 9 países desarrollados.

La escalada del franco comenzó en 2010.

En tiempos de crisis económica, el franco suizo suele operar como valor refugio para los inversionistas, lo mismo que el oro.

Fin del recuadro


Traducción, Andrea Ornelas, swissinfo.ch, Washington


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×