El mercado del automóvil se abre a la competencia

La compra de un automóvil nuevo pasaría menos por las manos de un importador. Keystone Archive

La liberalización del mercado automotor en Suiza será una realidad hasta el 1 de enero de 2005. Lo será para provecho de los consumidores, al menos en teoría.

Este contenido fue publicado el 20 septiembre 2004 - 21:31

Los observadores esperan un aumento de las importaciones paralelas de vehículos nuevos provenientes de la Unión Europea.

Desde 1999, los consumidores suizos pueden comprar un automóvil en la Unión Europea si disponen de un certificado de conformidad, pagan un impuesto de 4% y 7,6% de IVA.

Ese mercado gris representa menos del 3% del parque de automóviles nuevos. Pero en los próximos años podría afectar más a los concesionarios oficiales en Suiza. Incluso los garajes independientes podrán proveerse en el extranjero.

Urs Wernli, presidente de la Unión profesional suiza del automóvil (UPSA) considera: "las importaciones paralelas pueden aumentar, pero de manera limitada y lentamente".

Tal evolución es deseada por la Comisión de la Competencia (Comco), instancia que en 2002 decidió inyectar una buena dósis de liberalismo al mercado helvético del automóvil. Particularmente a través de los acuerdos verticales (relaciones entre los constructores y los distribuidores/vendedores).

El vigilante de la competencia ha dado plazo hasta fin de este año para que el sector se vaya adaptando a la liberalización. Ante esta situación apremiante, negocian los contratos sobre la base de las nuevas instrucciones.

Elegir su mecánico

Con la ayuda de una serie de normas y principios, la Comco obliga a la industria automotor - tal como se ha visto -, a permitir las importaciones paralelas de automóviles nuevos y de piezas de repuesto. Pero eso no es todo.

Entre otras cosas, ofrece a los garajistas independientes la posibilidad de reparar y asegurar el servicio de los vehículos de todas las marcas, sin perjuicio de la garantía. Eso permite al automovilista elegir su mecánico, independientemente del vendedor.

No obstante, la asociación de automovilsitas Touring club Suiza (TCS) no cree que se produzca un verdadero cambio de comportamiento en el terreno práctico.

"El propietario de un vehículo con garantía seguirá acudiendo a la agencia oficial e irá a otro garaje sólo si se trata de un coche de ocasión cuya garantía expiró", señala Eric Schwizer.

Otro objetivo de la liberalización impulsada por la Comco es la de facilitar a los actores del mercado del autmóvil la distribución de varias marcas. ¿Vamos acaso a una generalización de los "supermercados" del automóvil?

"No lo creo, dice Urs Wernli. A nadie interesa en el sector. En los próximos años habrá que desechar esa idea".

Hacia el "multimarquismo"

Eric Schweizer matiza la idea. "Se constata una tendencia en los grandes centros de venta que cuentan con unidades satélites. Pero el multimarquismo dependerá mucho del contexto regional. Y esta evolución será muy lenta".

Schweizer recuerda asimismo que en materia de vehículos nuevos, la rentabilidad pasa por el volumen de ventas que permtie a los distribuidores obtener rebajas de los constructores.

"No creo que un garaje se especialice en la comercialización de 4x4 (todo terrenos) de todas las marcas. Los márgenes serían reducidos", precisa el experto.

Para el sector, los efectos de la liberalización son aún más difíciles de predecir. Teóricamente, aumentaría el número y el tipo de actores del mercado, estimularía la diversificación (y el recurso a los nichos de mercado), e incitaría a una gestión más cuidadosa de costos.

"En realidad, la liberalización tendrá un impacto reducido, asegura Urs Wernli. En los últimos tres años, el número de garajes (a menudo pequeños)ha disminuido entre 3 y 5%. Esta tendencia no cambiará verdaderamente".

Urs Wernli espera en cambio una revisión de los papeles. "Los garajes grandes tenderán a ocuparse de la venta y de las reparaciones, mientras que los más pequeños de los servicios posteriores a la venta".

"Algo bueno"

Para el consumidor, esta liberalización es más bien 'algo bueno' porque hará bajar los precios de los vehículos y de las piezas de repuesto que son bastante caras", sentencia Monique Pichonnaz Oggier, jefa de la Oficina Federal de Consumo.

El encargado del expediente en la Comisión de la Competencia, Olivier Riesen, confirma: "Las nuevas condiciones marco darán lugar a precios más bajos si los consumidores y algunos actores del mercado se proveen en el extranjero y pueden aprovechar el nuevo rumbo".

"Lo ideal sería que la liberalización induzca a una tendencia a la baja como consecuencia de la presión sobre los precios, pero tampoco se descarta que las nuevas condiciones marco se traduzcan en la homogeneidad de los precios", añade Riesen.

En el TCS, Eric Schwizer es más escéptico y no cree que los precios de los automóviles nuevos registren una reducción significativa.

Más áun considerando que en Suiza "los precios no son mucho más elevados que en los países vecinos (algunos modelos son hasta 25% más caros, y otros 5% más baratos), indica el experto.

En cualquier caso, multiplicando la demanda para activar la competencia es siempre posible obtener sorpresas agradables. Pero, ¿tomará parte en el juego el consumidor que es por lo general prudente y conservador? Falta saber.

swissinfo, Pierre-François Besson
(Traducción: Juan Espinoza)

Datos clave

271.541 vehículos nuevos han sido vendidos en Suiza el año pasado.
Los compradores han pagado una media de 35.000 francos por su coche nuevo.
Los 5.400 garajes del país emplean a 35.000 trabajadores.
La cifra global de negocios del sector automotor supera los 74.600 millones de francos.
Ese monto es ciertamente el más importante del país.

End of insertion

Contexto

- La Comisión de la Competencia(Comco) ha iniciado en noviembre de 2002 la liberalización del mercado del autmóvil para los vehiculos nuevos, el servicio posterior a la venta y la provisión de repuestos.

- De aquí al 1 de enero próximo, los constructores y los distribuidores tendr´n que negociar los contratos sobre la base de las directivas de la Comco, que respetan la ley de los cárteles.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo