Navigation

El terrorismo sobrevivirá sin Bin Laden

El terrorismo no va a terminar con la muerte de Osama Bin Laden. Reuters

Osama Bin Laden está muerto, pero se necesita más que eso para deshacerse por completo del terrorismo islámico, dice el profesor de la Universidad de Berna, Reinhard Schulze.

Este contenido fue publicado el 09 mayo 2011 - 19:15
Etienne Strebel, swissinfo.ch

El experto en Islam explica a swissinfo.ch que no existe una estrategia que pueda terminar con la práctica del terrorismo, desarrollado en diversos puntos del globo por razones diversas.

“Pensemos solo en las grandes diferencias entre la situación en Yemen y Gran Bretaña”, indica Schulze.

swissinfo.ch: ¿Entonces, los países occidentales e islámicos necesitan diferentes estrategias?

Reinhard Schulze: Eso no es todo. Ya no se puede comparar más a Egipto con el Yemen. Todo depende del contexto social en el que se practica el terrorismo.
 
En los lugares donde hay una fuerte estructura de la sociedad civil, tales como Egipto, Túnez y Marruecos, es necesario que haya una estrategia de control diferente a la que existe en Yemen, donde no la hay.

swissinfo.ch: ¿En qué dirección deberían evolucionar las cosas en Yemen?

R.S.: En Yemen, las organizaciones terroristas han creado una especie de nicho en un área pequeña. Actúan como una red de solidaridad para la población local.
 
Es por esto que el Estado tiene que asumir tareas como el cuidado de la población local y lucha contra el desempleo. Es gracias a este tipo de actividades que los grupos de Al Qaeda en Yemen han ganado reconocimiento. Este patrón también se aplica a Hamás en la Franja de Gaza.

swissinfo.ch: En comparación con Yemen y los territorios palestinos, Marruecos parece un país próspero y libre. Sin embargo, un número significativo de terroristas activos en Occidente tienen raíces marroquíes. ¿Por qué ocurre eso?

R.S.: En Marruecos hay dos tradiciones diferentes. En primer lugar, están las barriadas en las afueras de Casablanca, donde se ha creado un entorno social por parte de los que parecen desconectados de la sociedad. Esto no es diferente a la situación en los suburbios de París y otras ciudades francesas.
 
Luego están las asociaciones islámicas combativas que llegan a Marruecos de Mauritania, Mali y Argelia.

swissinfo.ch: ¿Al Qaeda también parece atraer a algunos jóvenes musulmanes en los países desarrollados?

R.S.: Sobre todo en Occidente,  pero también en algunas partes del mundo árabe, el resentimiento suele ser el punto de partida para la aceptación de las ideas de Al Qaeda. Esta “lucha contra el sentimiento” puede surgir, por ejemplo, si alguien se siente marginado como musulmán. En algunos se desarrolla un sentimiento de venganza.
 
Hay gente en Gran Bretaña y Francia, por ejemplo, que actúan como el flautista de Hamelín para ganarse a los jóvenes musulmanes con el deseo de venganza. Luego les dicen que sus sentimientos están justificados y les animan a sacar su agresión contra su “enemigo” -el Occidente.

swissinfo.ch: Algunos dicen que una democracia de estilo occidental no es viable en los países islámicos porque el Islam no puede ser reformardo.

R.S.: Ese es un viejo prejuicio del siglo XIX que no tiene nada que ver con la situación actual. Las protestas en el mundo árabe muestran claramente cómo las personas de entre 15 y 35 años -que constituyen la mayoría de estas sociedades- han expresado su deseo de vivir en una sociedad pluralista.
 
Quieren formar su propio futuro en lugar de seguir las directrices gubernamentales o religiosas. Se trata de un proceso de emancipación fundamental.

swissinfo.ch: Pero estos procesos no han terminado todavía, por lo que es demasiado pronto para comentar sobre el éxito de los mismos.

R. S.: Por supuesto. Pero la religión no es el primer obstáculo –más que los viejos sistemas, las regulaciones del gobierno y los privilegios que ciertas partes de las sociedades locales se han apropiado en las últimas décadas.
 
A veces, el poder del antiguo régimen sigue siendo tan grande que esta emancipación no será fácil, como vemos en Siria.
 
Así que el éxito no está garantizado. Pero la voluntad y el optimismo expresado en estas revueltas muestra claramente que la mayoría de la población se identifica completamente con lo que podríamos llamar los valores occidentales: la libertad de religión, libertad de conciencia, la libertad de expresión.

swissinfo.ch: ¿Qué pasa si las necesidades de la población no se ven satisfechas y si la gente no consigue trabajo, comida y no dispone de perspectivas dentro de unos años?

RS.: Si el proceso actual termina sin éxito, los grupos radicales de jóvenes podrían decir: Esto es lo  se obtiene si se quiere comportar como Occidente. Una conclusión lógica sería la ordena: 'Vuelve a tus raíces!
 
Pero la gente sabe que el uso del islam como un modelo de orden social no ha contribuido a la satisfacción de las necesidades sociales.
 
El desempleo no se resuelve mediante un orden islámico, no se abolirán los privilegios y no hay un cambio social real, tampoco.

swissinfo.ch: Sin embargo, Occidente apoya a estrictos regímenes islámicos como el de Arabia Saudí.

R. S.: Ese es precisamente el problema. El Occidente se centra en la seguridad, la estabilidad y la disponibilidad de petróleo y otras materias primas. Esto significa que Occidente apoyará a los regímenes que representan exactamente lo opuesto a sus valores de libertad. Arabia Saudí es un buen ejemplo de ello.

Reinhard Schulze

Reinhard Schulze es un lingüista alemán, historiador, profesor y director del Centro de Estudios Islámicos en la Universidad de Berna.
 
Estudió el Islam, lenguas latinas, árabe y lingüística en la Universidad de Bonn. Pasó a enseñar en las universidades de Bochum, Bonn y Bamberg antes de incorporarse a la Universidad de Berna en 1995.
 
Schulze se interesa tanto en el desarrollo histórico y la difusión del Islam como en su comprensión contemporánea y práctica.
 
Escribió ‘Historia Moderna del Mundo Islámico’ (New York University Press, 2000) y ha publicado ampliamente sobre asuntos sociales, económicos y políticos de Oriente Medio, Asia y África.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.