Navigation

El triple "no" del pueblo suizo

Los excedentes de oro suizo no irán a una Fundación Solidaria. Keystone

Tres veces no y un día negro para el Gobierno suizo. El pueblo rechaza dos de sus proyectos preferidos.

Este contenido fue publicado el 22 septiembre 2002 - 19:09

El primero, en referencia a la creación de una Fundación Suiza Solidaria (52%), el otro, con respecto a la liberalización de la electricidad (52,6%).

La Fundación Suiza Solidaria quedó enterrada. La mayoría de los cantones rechazaron el contraproyecto que preveía repartir el producto de la venta de los excedentes de oro del Banco Nacional Suizo (BNS) entre esa estrategia, el fondo de retiro y los cantones.

Los capitales tampoco se destinarán exclusivamente al fondo para el retiro, como lo pretendía la iniciativa popular de la Unión Demócrata Cristiana (UDC), igualmente rechazada por la mayoría de los cantones.

Es la 136 ª ocasión en que una iniciativa popular es rechazada en votaciones desde 1981, contra 13 que han sido aceptadas.

Arnold Koller, creador del proyecto de la Fundación Suiza Solidaria, se manifestó "desilusionado pero no sorprendido" de los resultados del escrutinio.

Inseguridad del pueblo

"El pueblo suizo no se siente seguro y en una situación semejante uno piensa primero en sí mismo antes de mostrarse solidario", destacó el ex ministro suizo de Justicia, para añadir que "la aceptación de un proyecto extraordinario, como la fundación, requería una gran unidad".

Arnold Koller, quien lanzó la idea de la creación de una fundación el 5 de marzo de 1997, ya no tiene ilusiones sobre el futuro del organismo. "Hay que ser realista, la Fundación quedó enterrada bajo esa forma, pero tal vez surjan nuevas ideas", convino.

Por parte de la UDC, Ueli Maurer aseguró que la iniciativa pretendía hacer fracasar la Fundación Suiza Solidaria. En su opinión, el débil rechazo a la iniciativa presentada por su partido justifica la pretensión de otorgar una buena parte de las reservas del oro al fondo de retiro.

No a la liberalización

Los suizos no confían en la libre competencia en el mercado de la electricidad. Con 52,6% de los votos rechazaron la liberalización en seis años. Los reticentes fueron aún más numerosos en la Suiza de expresión francesa.

La ley sobre el mercado de la electricidad fue rechazada por 1,08 millones de ciudadanos contra 971.775 partidarios. La izquierda y los sindicatos, que hicieron del escrutinio un combate emblemático contra las liberalizaciones y el desmantelamiento del servicio público, ganaron la partida.

Los Verdes se felicitaban del rechazo a la ley sobre la apertura del mercado de la electricidad. El rechazo abre la vía a una política ecológica de la electricidad sin energía nuclear y bajo control público, según estiman.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.