Navigation

En Basilea se gestará un nuevo sistema financiero mundial

El Foro de Estabilidad Financiera comparte sede con el Banco de Pagos Internacionales en Basilea. www.bis.org

El Foro de Estabilidad Financiera (FSF) fue ungido por el G-20 como el nuevo responsable de coordinar las reformas del vapuleado sistema financiero internacional. El organismo, poco conocido hasta ahora, tiene sede en Basilea.

Este contenido fue publicado el 02 diciembre 2008 - 12:03

Suiza no sólo es uno de los pocos países que integran el FSF, sino que ha jugado un papel clave en la historia del mismo.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), sólo durante las últimas dos décadas el mundo ha enfrentado 18 crisis financieras. Una de las más significativas, por ser la "primera crisis del mundo globalizado", tuvo lugar en Asia.

El 2 de julio de 1997, el baht se devaluó, provocando con ello un movimiento telúrico sobre su propia economía, Tailandia, que contagió a Indonesia, Malasia, Filipinas, Hong Kong, Corea del Sur y Taiwán.

El mito del 'milagro económico asiático' se hacía añicos y dejaba claro que, en un mundo globalizado, nadie estaba a salvo.

La lección aprendida llevó a Hans Tietmeyer, entonces presidente del Bundesbank de Alemania y comisionado de los Ministerios de Finanzas y Bancos Centrales del G-7, a aceptar públicamente en 1998 que las autoridades financieras y los viejos guardianes económicos del siglo XX, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), necesitaban refuerzos.

El mundo había cambiado y exigía nuevas reglas. Por ello, Tietmeyer convocó al G-7 –que aglutina a las economías más industrializadas del mundo– a crear una nueva estructura para reforzar la supervisión, a la que llamó Fondo de Estabilidad Financiera (FSF por sus siglas en inglés).

Misión y miembros...

La propuesta de Hans Tietmeyer fluyó en octubre de 1998. Para febrero de 1999, el Fondo de Estabilidad Financiera ya era una realidad. Su primer presidente fue Andrew Crockett, entonces titular del Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés).

Sus integrantes eran los ministros de finanzas, banqueros centrales y autoridades supervisoras del G-7, es decir, de Estados Unidos, Japón, Canadá, Francia, Gran Bretaña, Alemania e Italia.

Y el objetivo del Foro se definió con claridad en sus estatutos:
"Coordinar el trabajo de las autoridades financieras para evitar los crecientes riesgos sistémicos derivados de la integración de los mercados".

Dicho con sencillez, coordinar los esfuerzos de las autoridades financieras para garantizar un sistema financiero internacional sólido y sano.

Para fortalecer la capacidad de reacción del naciente organismo, el FSF invitó a sus filas a representantes de entidades como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, el Comité sobre el Sistema Financiero Mundial, el Comité de Control Bancario de Basilea (BCBS) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Suiza y el FSF

Suiza ha jugado un papel clave en la historia del Foro de Estabilidad Financiera.

Primero, porque su sede se halla en Basilea. Segundo, porque es uno de los contados países ajenos al G-7 que ha sido invitado a adherirse como reconocimiento a la importancia de la plaza financiera helvética.

Suiza es miembro del FSF desde enero de 2007, cuando su ministro de Finanzas, Hans-Rudolph Merz, nombró a Jean-Pierre Roth, gobernador del Banco Nacional Suizo (BNS), como representante del país dentro del foro. Y es también uno de los principales países promotores de la importancia del Foro.

Este otoño, durante un discurso pronunciado en la Escuela de Negocios de la Universidad de Lausana, Philipp Hildebrand, vicepresidente del banco central helvético, afirmó:

"En octubre de 2007, a unos meses de iniciada la actual crisis financiera, el G-7 confió al FSF la misión de identificar las causas del problema y obtener las primeras lecciones de la misma".

En abril de 2008, precisa el experto económico, el Foro de Estabilidad Financiera presentó un amplio documento al respecto. Sus tres principales conclusiones fueron: debe reducirse el nivel de endeudamiento del sistema financiero; las instituciones deben identificar y ponderar mejor los riesgos que asumen; y el sistema financiero debe estar cada vez mejor inmunizado contra incentivos perversos.

Tras evaluar la situación suiza encontramos evidencias, continúa Hildebrand, de que en los grandes bancos internacionales, efectivamente, el endeudamiento era muy elevado, la evaluación de riesgos insuficientemente fiable y existían lagunas en la exigencia de fondos propios. Todos elementos revelados por el análisis del FSF.

El futuro del FSF

A escala internacional, la misión del FSF está apenas por comenzar.
Durante la Cumbre de líderes del G-20, sostenida en Washington los pasados días 14 y 15 de noviembre, los participantes decidieron que sería el FSF el responsable de coordinar las reformas que precisa el sistema financiero internacional.

De hecho, una serie de propuestas de su parte son aguardadas para los encuentros financieros de alto nivel que se programen en 2009.
Actualmente, el presidente del Foro es Mario Draghi, gobernador del Banco de Italia, cuyo mandato concluye en mayo de 2009.

Y entre los cometidos de esta entidad estará el de buscar fórmulas para fortalecer al sistema financiero; para ello se reunirá tantas veces como lo requiera en un año.

Del mismo modo y para ser más representativo de la realidad mundial actual, el FSF incluirá en breve a economías emergentes de América Latina, Asia y Europa del Este.

swissinfo, Andrea Ornelas

Fondo de Estabilidad Financiera (FSF)

El FSF es el nuevo coordinador y generador de propuestas para fortalecer el debilitado sistema financiero internacional. Para nutrir sus reflexiones, tiene la posibilidad de crear grupos de trabajo especializados en temas determinados.

Cuenta con expertos de los ministerios de finanzas, bancos centrales, órganos internacionales de regulación y supervisión, así como de los comités de sistemas de pago y liquidación para cumplir con su objetivo, lo que permite en la teoría atender cualquier frente de riesgo.

El actual presidente del G-20, Luiz Inacio Lula da Silva, ha solicitado que, además de incorporar a sus filas economías emergentes, el FSF incluya también a España.

End of insertion

Miembros del FSF

El Foro de Estabilidad Financiera está integrado por:

G-7 (EEUU, Canadá, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, e Italia),

Suiza, Australia, Hong Kong, Países Bajos, Singapur,

el FMI y el Banco Mundial,

el Banco Central Europeo y el Banco de Pagos Internacionales,

el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, la Organización Internacional de Comisiones de Valores y la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros.

End of insertion

G-20

Y el G-20, promotor del impulso Foro de Estabilidad Financiera, está conformado por:

El G-7, la Unión Europea (como bloque), Rusia, Arabia Saudí, Argentina,Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, República de Corea, Sudáfrica, Turquía.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.