Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En Colombia, el sindicalismo: tarea de alto riesgo

Jairo Quiroz y Stephan Suhner (atrás) Freddy Sepúlveda y Freddy Lozano.

(swissinfo.ch)

En la última década, 2.700 dirigentes sindicales han sido asesinados; 48, en el segundo semestre de 2008, dicho de otro modo, a la manera de Amnistía Internacional: el sindicalismo es una tarea de alto riesgo en Colombia.

Empero, los representantes laborales no bajan la guardia: Freddy Sepúlveda denuncia en Suiza prácticas de espionaje e intimidación contra sindicalistas colombianos, y Jairo Quiroz y Freddy Lozano son recompensados en Davos

"Es un reconocimiento no sólo para Sintracarbon, sino para todo el movimiento obrero colombiano, es un compromiso más porque demostramos que no sólo luchamos por reivindicaciones económicas y laborales de nuestros trabajadores, sino porque el resto de la población tenga mejores condiciones de vida".

El testimonio es de Freddy Lozano, presidente de la sección Puerto Bolívar, del Sindicato Sintracarbón que cuenta con más de 3.000 de los trabajadores a cielo abierto del Grupo Carbones del Cerrejón Limited, cuyas operaciones obligaron el desalojo de diversas comunidades de la región.

"El premio se debe inicialmente a una decisión que toma nuestra organización sindical, desde el año 2002, cuando la población de Tabaco es desplazada de forma forzada por la compañía Intercor-carbocol en ese entonces, con participación directa del Estado, representado con la fuerza pública".

"A partir de ahí -añade Jairo Quiroz, presidente del sindicato Sintracarbón-, nuestra organización toma la decisión de no solamente de defender los intereses de los trabajadores, sino de igual forma, de defender los intereses y derechos de las comunidades vecinas al complejo Carbonífero El Cerrejón".

Para ello establece alianzas estratégicas con la comunidad internacional, representada por ONG defensoras de derechos humanos o medio ambiente, entre las que destaca ASK (Grupo de Trabajo Suiza- Colombia), amén de otras entidades en Canadá, Estados Unidos e Inglaterra.

Primer premio a labor encomiable

Y es justamente el Grupo de Trabajo Suiza-Colombia, el que nomina a los sindicalistas colombianos para el primer premio "positivo" que entrega el 'Public Eye' (Mirada Pública sobre Davos).

Esta manifestación pública, integrada por ONG, incluida la Declaración de Berna y Greenpeace, había "galardonado" hasta ahora sólo a las trasnacionales "destacadas" por su conducta irresponsable, tanto en el plano humano como ambiental. Es decir, había entregado únicamente "los premios de la vergüenza".

"Es importante denunciar a las empresas con comportamientos negativos. Cada año hay muchísimas postulaciones, pero era importante resaltar que los propios trabajadores lograron cambiar la actitud de una empresa mancomunadamente con ONG internacionales. Si bien no todo es perfecto en Cerrejón, es muy bueno poder mostrar que hay un avance significativo", destaca Stephan Suhner de ASK.

En efecto, merced al esfuerzo de Sintracarbon, las negociaciones sobre la convención de trabajo llegó a buen puerto en 2006 y las empresas acordaron la entrega de indemnizaciones así como la introducción de medidas para reubicar a las poblaciones que habían sido desplazadas por las operaciones de Cerrejón.

Espionaje también en Colombia

En el marco del Foro Económico de Davos no sólo los dirigentes de Sintracarbón, dieron cuenta en Suiza de la situación del sindicalismo colombiano.

Freddy Sepúlveda participó en "el otro Davos", en Zúrich, donde denunció las prácticas de espionaje e intimidación de empresas trasnacionales.

Un aspecto fundamental de la visita a Suiza del dirigente sindical y trabajador de Nestlé en Colombia fue el de establecer una relación entre las prácticas de espionaje de trasnacionales, como fue el caso aquí de la ONG, ATTAC (infiltrada por una empresa de seguridad que habría sido contratada por Nestlé), y como fue el caso del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria (Sinaltrainal) en Colombia.

Concretamente, explica que en el año 2006, en un período de negociación con Nestlé y donde hubo proceso de confrontación directa con la patronal, los trabajadores advirtieron la presencia de un hombre armado al interior de la empresa y que se dirigió a las casas de algunos dirigentes sindicales para investigarlos.

Amenazas de paramilitares

"Los procesos sindicales han generado situaciones graves de inseguridad, amenazas directas a través de grafitis en los baños o de panfletos. Por ejemplo, el grupo paramilitar Águilas Negras ha dejado la amenaza directa de que vamos a hacer asesinados por nuestras prácticas de defensa laboral".

En entrevista con swissinfo, los sindicalistas colombianos y el representante de la ONG Grupo Suiza-Colombia, insisten en que las violaciones a los derechos laborales e incluso humanos de los líderes sindicales son constantes.

"En Colombia, las expresiones sociales, específicamente de la de Sinaitranal, han sido fuertemente reprimidas en los últimos 25 años. Hemos tenido enfrentamientos directos con trasnacionales no sólo de Nestlé sino de Coca Cola y de otras, con lo que hemos tenido 25 muertos, 8 de los cuales trabajaban en Nestlé".

Y justamente, aprovechando su estancia en Suiza, Freddy Sepúlveda acude se este martes (03.02) a las instalaciones de Nestlé en Vevey. "Y yo quisiera que no fuera una mera visita de cortesía, sino poder explicar a los directivos los problemas que tenemos en la Nestlé en Colombia. Las cosas que no van", para ello viajó desde su país con un amplio dossier sobre el caso.

Datos clave

La Mirada Pública sobre Davos es una manifestación crítica, que tiene lugar cada año en paralelo al WEF de Davos, y que se solidariza con el Foro Social Mundial.

Se trata de un proyecto común de la asociación para el desarrollo sustentable Declaración de Berna y la organización para la defensa del medio ambiente, Greenpeace.

Fin del recuadro

Sindicalismo

Jairo Quiroz (presidente del Sindicato Sintracarbón) y Freddy lozano (presidente de la sección Puerto Bolívar de Sintracarbón) laboran en defensa de los trabajadores de la mina a cielo abierto de Cerrejón.

En 2006, los sindicalistas lograron una revisión del convenio colectivo de trabajo más favorable a los empleados, así como programas de reubicación e indemnización para las comunidades desplazadas por la operación de la mina.

Empero, los trabajadores aún no están suficientemente protegidos contra las materias tóxicas y cancerígenas que emanan de las operaciones de la mina y 800 personas resultaron intoxicadas.

Además, tienen que ser reubicadas otras comunidades de la Guajira (frontera con Venezuela): Roche, Tamaquitos, Chancleta y Patilla, una parte de Remedios y Tabaco. Esta última negoció un acuerdo para el empleo de tierras de la empresa, en comodato, mientras se concluye la reconstrucción de su poblado, totalmente destruido en 2001.

El sindicato negocia también actualmente un nuevo convenio colectivo de trabajo, dada la precariedad de los empleados que ganan sueldos insuficientes .

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×